El fu­tu­ro inasi­ble

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - JAIME DU­RAN BAR­BA*

Aun­que to­dos que­re­mos adi­vi­nar el fu­tu­ro nos equi­vo­ca­mos con fre­cuen­cia. Pa­ra ana­li­zar lo ocu­rri­do hoy va­le re­cor­dar que cuan­do el 2009 Fran­cis­co de Nar­váez de­rro­tó a la lista del FPV en­ca­be­za­da por Nés­tor Kirch­ner, Da­niel Scioli y Ser­gio Mas­sa, se di­jo que ha­bía ter­mi­na­do el kirch­ne­ris­mo y se pro­cla­mó pre­si­den­te a De Nar­váez. Dos años más tar­de Cris­ti­na ob­tu­vo uno de los triun­fos más con­tun­den­tes de la his­to­ria ar­gen­ti­na. Mas­sa ocu­pa hoy el lu­gar de De Nar­váez, In­sau­rral­de re­em­pla­za a Nés­tor Kirch­ner, se de­cla­ra el fin del kirch­ne­ris­mo y quie­nes pro­cla­ma­ron Pre­si­den­te a De Nar­váez, un­gen a Ser­gio Mas­sa. No apren­de­mos que el fu­tu­ro es inasi­ble y na­da hay de­fi­ni­ti­vo en po­lí­ti­ca.

Se re­pi­te el mi­to de que la dis­tan­cia en­tre dos can­di­da­tos de­ter­mi­na el fu­tu­ro, ol­vi­dan­do que Nés­tor Kirch­ner fue uno de los pre­si­den­tes ar­gen­ti­nos más po­de­ro­sos de la his­to­ria aun­que lle­gó se­gun­do con el 22% de los vo­tos, fren­te al 24% de Carlos Me­nem. Los que di­cen que las pró­xi­mas elec­cio­nes de­pen­den de la dis­tan­cia que ob­ten­ga Mas­sa so­bre In­su­rral­de, no to­man en cuen­ta de que hay otros can­di­da­tos y de que na­die pier­de o ga­na las elec­cio­nes por­que un can­di­da­to ami­go sa­ca cin­co pun­tos más o cin­co pun­tos me­nos en una elec­ción an­te­rior. Des­de las elec­cio­nes de Me­nem y Kirch­ner se ins­ta­ló que cuan­do al­guien ga­na las elec­cio­nes en su pro­vin­cia pue­de ser pre­si­den­te de la na­ción. Afir­man que Ca­pi­ta­nich en Cha­co, Urri­ba­rri en En­tre Ríos, Co­bos en Men­do­za o Bin­ner en San­ta Fe que­dan ins­ta­la­dos con el re­sul­ta­do de hoy. La his­to­ria nos di­ce que el apo­yo ma­si­vo en una pro­vin­cia no es su­fi­cien­te. Das Ne­ves ob­tu­vo en su pro­vin­cia el 56% en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, apor­tó po­co co­mo can­di­da­to a la vi­ce­pre­si­den­cia al 6% que ob­tu­vo su fór­mu­la. En San Luis los her­ma­nos Ro­dri­guez Saa hi­cie­ron un tra­ba­jo ex­cep­cio­nal aplau­di­do por los pun­ta­nos, que no fue in­su­fi­cien­te pa­ra que Alberto ga­ne la pre­si­den­cia de la na­ción. Los re­sul­ta­dos de es­ta no­che des­mien­ten a quie­nes cre­ye­ron que el PRO en Bue­nos Ai­res y Gio­ja en San Juan se­rían de­rro­ta­dos por­que no ce­le­bra­ron unas PA­SO com­pe­ti­ti­vas. Gio­ja tie­ne un triun­fo con­tun­den­te en San Juan. En la ciu­dad de Bue­nos Ai­res el PRO con­si­gue la vo­ta­ción más al­ta de su his­to­ria en elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas bor­dean­do el 40%, ca­si diez pun­tos más que en el 2009. La UNEN pro­ta­go­nis­ta de las PA­SO, lo­gra ajus­ta­da­men­te la elec­ción de Pino So­la­nas con un 25%, cuan­do ha­ce cua­tro años la su­ma de los par­ti­dos que la in­te­gran fue 45.79%. Da­niel Fil­mus lo­gró al­go di­fí­cil cuan­do per­dió la ban­ca en el Se­na­do del FPV en la ca­pi­tal. Georg Can­tor des­cu­brió los nú­me­ros tran­si­fi­ni­tos, Fil­mus en la cam­pa­ña des­cu­brió los por­cen­ta­jes tras cen­te­si­ma­les, di­jo que es bueno que ha­ya más jó­ve­nes sin tra­ba­jo que no pue­den es­tu­diar. Él y Ca­ben­dié hi­cie­ron cam­pa­ña su­cia en con­tra de sí mis­mos y ni si­quie­ra la im­por­tan­te re­cu­pe­ra­ción de la ima­gen de la pre­si­den­te lo­gró que man­ten­ga su si­lla.

En las de­mo­cra­cias desa­rro­lla­das del mun­do des­apa­re­cie­ron los par­ti­dos cau­di­llis­tas, no exis­ten el lu­lis­mo, el oba­mis­mo o el pe­ña­nie­tis­mo. Tam­po­co exis­te la idea de que un par­ti­do de­be per­ma­ne­cer en el po­der pa­ra siem­pre, cam­bian­do de ideo­lo­gía pe­ro las per­so­nas que si­guen go­ber­nan­do con el mis­mo mem­bre­te. En Ar­gen­ti­na go­ber­nó la de­re­cha con el me­ne­mis­mo, el cen­tro con el duhal­dis­mo, la iz­quier­da con el kirch­ne­ris­mo, pe­ro fue­ron los mis­mos per­so­na­jes, que ade­más cuan­do cam­bia­ron de gru­po ata­can al go­bierno al que sir­vie­ron.

En cual­quier otro país se­ría in­só­li­to que par­te del ga­bi­ne­te de un go­bierno se con­vier­ta en la prin­ci­pal fuer­za opo­si­to­ra. Acá nos pa­re­ce nor­mal. Lla­ma la aten­ción que el mar­ke­ting mez­cla­do a ideas anacró­ni­cas de al­gu­nos ra­di­ca­les les ha­ya im­pe­di­do ob­te­ner un triun­fo en la Pro­vin­cia. A pe­sar de todo el pun­te­ro es im­pres­cin­di­ble.

Cris­ti­na con­ser­va una fuer­za im­por­tan­te, Scioli es un buen can­di­da­to y jun­tos pue­den dar una sor­pre­sa re­pre­sen­tan­do a mu­chos ar­gen­ti­nos que quie­ren que si­ga el “mo­de­lo”. El pro­yec­to de Mas­sa se de­fi­ni­rá cuan­do es­co­ja si tie­ne el apo­yo de car­ta abier­ta, car­ta se­mi­abier­ta o car­ta ce­rra­da.

En el pan­ra­di­ca­lis­mo hay mu­cha gen­te va­lio­sa que pue­de mo­der­ni­zar­se La suer­te de Ma­cri de­pen­de de que lo­gre con­so­li­dar una pro­pues­ta ra­di­cal al­ter­na­ti­va de una po­lí­ti­ca que la ma­yo­ría re­cha­za.

JUAN OBRE­GON

2009. Con el triun­fo De Nar­váez se lo con­si­de­ra­ba el nue­vo pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.