¿Se ba­ja­rán de la so­ber­bia?

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - DA­NIEL MUCH­NIK*

Aun­que al­gu­nos así lo sien­tan el Kirch­ne­ris­mo-Cris­ti­nis­mo no que­da se­pul­ta­do con es­tos re­sul­ta­dos par­la­men­ta­rios. Los ofi­cia­lis­tas to­da­vía tie­nen ca­pa­ci­dad y dis­po­si­ti­vos pa­ra ha­cer da­ño, de pu­ra mal­dad no­más. Por­que tie­nen el po­der y por­que si­guen en sus pues­tos sin avi­zo­rar cam­bios cer­ca­nos por lo me­nos has­ta que reasu­ma la Presidenta los mis­mos res­pon­sa­bles mi­nis­te­ria­les que vie­nen ha­cien­do de­sas­tres, ges­tio­nes pé­si­mas to­man­do com­pa­ra­cio­nes his­tó­ri­cas.

Eso sí: el ofi­cia­lis­mo sa­le he­ri­do, abo­fe­tea­do, cas­ti­ga­do por la so­cie­dad. No me ex­tra­ña­rá ma­ña­na o pa­sa­do ma­ña­na es­cu­char de­cla­ra­cio­nes que no le den im­por­tan­cia a los re­sul­ta­dos. Se en­car­ga­rán de ello los Kun­kel, los Zan­ni­ni, los Abal Medina, los im­pu­nes mu­cha­chos de la Cám­po­ra, los le­gis­la­do­res ver­ti­ca­lis­tas que asu­men su con­di­ción de so­me­ti­mien­to co­mo si es­tu­vie­ran ha­blan­do de una or­ga­ni­za­ción sta­li­nis­ta.

El ar­gu­men­to que uti­li­za­rán es que en los años que le que­dan to­da­vía pue- den pa­sar a la his­to­ria co­mo hé­roes y salvadores. Y van a pro­cu­rar per­du­rar, de al­gún mo­do. En­ga­ña­dos, co­mo en los úl­ti­mos años, cre­yén­do­se re­pre­sen­tan­tes de un “pro­gre­sis­mo” a ul­tran­za que go­za re­di­mien­do la lu­cha armada de los años se­ten­ta, alia­dos a los in­ten­den­tes más ca­ver­ní­co­las del Gran Bue­nos Ai­res, a los se­ño­res feu­da­les del in­te­rior pro­vin­ciano pro­fun­do, fir­man­do cual­quier pro­me­sa que vul­ne­ra la dig­ni­dad na­cio­nal con tal de con­se­guir al­gu­na in­ver­sión ex­tran­je­ra.

No que­da cla­ro quú pa­sa­rá con la opo­si­ción tras una elec­ción tra­ba­jo­sa co­mo la que ter­mi­na. ¿Con­ti­nua­rá el áni­mo de un en­ten­di­mien­to en ba­se a ejes fun­da­men­ta­les de tra­ba­jo pen­san­do en fu­tu­ro?. ¿Fa­ci­li­ta­rán en sus agen­das el in­gre­so de nue­vos te­mas pal­pi­tan­tes que im­por­tan a los ciu­da­da­nos?. En de­fi­ni­ti­va: ¿se pon­drán de acuer­do pa­ra lle­gar al 2015 y al re­cam­bio pre­si­den­cial con un cri­te­rio real y es­pe­ran­za­dor de lo que ne­ce­si­ta el país y la so­cie­dad ?.

En los úl­ti­mos días han cir­cu­la­do ver­sio­nes de todo ti­po y co­lor, pa­ra na­da op­ti­mis­tas. So­bre la sa­lud de la presidenta y even­tua­les im­pe­di­men­tos pa­ra go­ber­nar, por ejem­plo. So­bre la reali­dad eco­nó­mi­ca vin­cu­la­das al ti­po de cam­bio, a even­tua­les de­va­lua­cio­nes o di­vi­sio­nes en dis­tin­tos ti­pos de cam­bio. Los he­chos in­di­ca­rían que nin­guno de los que ro­dea a la Presidenta quie­ren per­der más res­pal­do po­pu­lar del que ya han per­di­do. Pe­ro, co­no­cién­do­los en sus im­pul­sos es­pas­mó­di­cos des­de que lle­ga­ron de San­ta Cruz ¿eli­gi­rán la pru­den­cia en vez de la agre­sión y la pro­pues­ta vio­len­ta?. ¿Se­ría lo más re­co­men­da­ble, ha­bi­da cuen­ta de los re­gis­tros de los he­chos de vio­len­cia, que co­rren de ma­ne­ra pa­ra­le­la a la in­se­gu­ri­dad y que avi­van el fue­go del des­con­cier­to.¿Pe­di­rá ayu­da el ofi­cia­lis­mo?. ¿Abri­rá las puer­tas de sus des­pa­chos, que es­ta­ban se­lla­dos por afue­ra y por aden­tro?. ¿Lla­ma­rán al diá­lo­go, a una con­cor­dia im­pres­cin­di­ble en es­tos tiem­pos?.¿Se ba­ja­rán del ele­fan­te de la so­ber­bia, ese que atro­pe­lla sin mi­rar? Yo creo que só­lo al­gu­nos lo ha­rán, que no se­rá una es­tra­te­gia ge­ne­ra­li­za­da. Las úl­ti­mas se­ma­nas, des­de el agra­va­mien­to de los ma­les­ta­res de la Presidenta, hu­bo quie­nes se cor­ta­ron so­los. En un go­bierno que no co­no­ce las reunio­nes de ga­bi­ne­te, que no im­po­ne la coor­di­na­ción en­tre las áreas, és­tas in­de­pen­den­cias de cri­te­rio pue­de agra­var la po­lí­ti­ca en vez de me­jo­rar­la.

Si la hi­pó­te­sis es que no ha­brá mo­vi­mien­tos brus­cos de aho­ra en más en la go­ber­na­bi­li­dad, el gran pro­ble­ma en puer­ta que ten­drá es­te go­bierno que no quie­re ad­mi­tir la he­ri­da en su nar­ci­sis­mo se­rá si tie­ne cri­te­rio pa­ra fre­nar la in­fla­ción, con­se­guir los dó­la­res que se han ido y que no vuel­ven, si aca­so se ani­man a dis­ten­der to­dos los fo­cos de cues­tio­na­mien­to y con­flic­to que el go­bierno, en su to­ta­li­dad, guar­da en su te­rri­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.