Mo­yano en­fren­ta su pri­me­ra de­rro­ta des­de el 2005

Ha­bía apos­ta­do por De Nar­váez en las PA­SO, lue­go se apar­tó y fi­nal­men­te ga­na­ron es­pa­cio los di­pu­sin­di­ca­les de Mas­sa. La CGT ofi­cia­lis­ta de Ca­ló tam­bién que­dó gol­pea­da, al igual que los in­ten­tos de uni­dad gre­mial.

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - EMI­LIA DEL­FINO

Uni­te. El desafío pa­ra Ca­ló, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CGT ofi­cial, se­rá lo­grar el pri­mer in­ten­to de uni­dad: ha­cer re­gre­sar a los mas­sis­tas que de­ja­ron va­cías sus si­llas pre­vio a las elec­cio­nes pri­ma­rias. Ca­ló le pi­dió a Héc­tor Daer, elec­to dipu­tado na­cio­nal por el Fren­te Re­no­va­dor, que re­gre­se a la CGT an­tes de co­no­cer los re­sul­ta­dos de ayer. Daer le con­fir­mó que vol­ve­ría, jun­to al sec­tor que apo­ya al ti­gren­se, con la vic­to­ria ba­jo el bra­zo, pe­ro pon­drá con­di­cio­nes. Esas con­di­cio­nes im­pli­can co­men­zar a plan­tear lí­mi­tes pú­bli­cos a al­gu­nas po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas y la­bo­ra­les del Go­bierno.

Ca­ló, que ju­gó con el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria y pi­dió vo­tar por Martín In­sau­rral­de, de­be­rá co­man­dar jun­to a su sec­tor, pa­ra­dó­ji­ca­men­te de­no­mi­na­do “el MA­SA” —Mo­vi­mien­to de Ac­ción Sin­di­cal Ar­gen­tino— con la de­rro­ta del kirch­ne­ris­mo a cues­tas. El re­gre­so se­rá du­ro pa­ra Ca­ló y sus alia­dos, co­mo Omar Vi­via­ni, quie­nes jue­gan de lleno con el Go­bierno. Nin­guno de ellos quie­re en­fren­tar a la Presidenta. “El vo­to de los tra­ba­ja­do­res de­be ser pe­ro­nis­ta”. An­to­nio Ca­fie­ro se en­fren­tó por afue­ra del Jus­ti­cia­lis­mo a Her­mi­nio Igle­sias en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de 1985. El por en­ton­ces hom­bre fuer­te del sin­di­ca­lis­mo, Lo­ren­zo “Lo­ro” Mi­guel, de­ci­dió no ju­gar pú­bli­ca­men­te por nin­guno de los dos. La de­rro­ta o la vic­to­ria no iban a ja­quear el po­der del lí­der gre­mial.

La en­se­ñan­za del his­tó­ri­co di­ri­gen­te me­ta­lúr­gi­co no es el es­ti­lo de los ac­tua­les lí­de­res del mo­vi­mien­to obre­ro. La elec­ción 2013 pul­ve­ri­zó nue­va­men­te a

Daer pre­sen­ta­rá con­di­cio­nes pa­ra vol­ver a la cen­tral pro ofi­cia­lis­ta pe­ro ten­drá más po­der.

la cen­tral obre­ra ofi­cial y de­jó a su prin­ci­pal con­trin­can­te, Hu­go Mo­yano, con su pri­me­ra de­rro­ta po­lí­ti­ca na­cio­nal des­de 2005. El ofi­ca­lis­mo de An­to­nio Ca­ló y el mo­ya­nis­mo aho­ra de­ben ne­go­ciar con el sin­di­ca­lis­mo ali­nea­do a Ser­gio Mas­sa, en cla­ra ven­ta­ja. Fac­tor Mo­yano. Que­da­rá pa­ra el me­diano pla­zo, una se­gun­da eta­pa de uni­dad, más pro- fun­da, pa­ra lo­grar ar­ti­cu­lar ac­cio­nes con Hu­go Mo­yano.

Mo­yano ga­nó en po­lí­ti­ca só­lo cuan­do obe­de­ció los pe­di­dos de Nés­tor Kirch­ner. Pe­ro es­te año apos­tó a Fran­cis­co De Nar­váez y lo aban­do­nó tras el re­sul­ta­do de las PA­SO. Su error fue ele­gir al can­di­da­to que le da­ba más lu­ga­res en la lista sin me­dir que los vo­tos del pe­ro­nis­mo an­ti-K se des­via­rían ha­cia Ser­gio Mas­sa. Su úni­ca bue­na no­ti­cias es la vic­to­ria del pe­tro­le­ro Gui­ller­mo Pereyra, elec­to se­na­dor por Neu­quén. Es un alia­do pe­ro tie­ne vue­lo pro­pio.

Aún así, ha­bien­do te­ni­do la

Fa­cun­do Mo­yano, con me­jor tim­ming que su pa­dre, se unió al ti­gren­se des­de el prin­ci­pio.

lista de De Nar­váez a su mer­ced, só­lo uno de sus can­di­da­tos a dipu­tados por la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, Omar Plai­ni, al cie­rre de es­ta edi­ción, al­can­za­ba a in­gre­sar al Con­gre­so ape­nas ro­zan­do la de­rro­ta. Las úni­cas re­pre­sen­ta­cio­nes de Mo­yano en la Cá­ma­ra ba­ja se­rán en­ton­ces el di­ri­gen­te ca­ni­lli­ta y su hi­jo Fa­cun­do Mo­yano, quien tu­vo me­jor tim­ming po­lí­ti­co que su pa­dre y se ali­neó con Mas­sa des­de un prin­ci­pio.

Mo­yano y la uni­dad son una apues­ta a me­diano y lar­go pla­zo pa­ra Ca­ló. El ca­mio­ne­ro es­tá más có­mo­do —aun­que tam­bién más so­lo— al man­do de su CGT, en la que só­lo pe­sa su gre­mio y su pa­la­bra.

FO­TOS: TELAM

MO­YA­NIS­MO. El ca­mio­ne­ro con De Nar­váez, sus res­pec­ti­vas es­po­sas y La­vag­na, en épo­ca de alia­dos.

MAS­SIS­MO. El di­ri­gen­te Héc­tor Daer abra­za a Mas­sa. Vol­ve­rá a la CGT de Ca­ló pe­ro con con­di­cio­nes.

OFI­CIA­LIS­MO. Ca­ló pi­dió vo­tar por In­sau­rral­de, el can­di­da­to del Go­bierno. Aho­ra regresa de­rro­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.