Ga­na­mos to­dos

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - JOR­GE FON­TE­VEC­CHIA

La com­pa­ra­ción en­tre el triun­fo de De Nar­váez en 2009 y el de ayer de Ser­gio Mas­sa es in­jus­ta pe­ro no im­pro­ce­den­te. Ha­ce cua­tro años, el can­di­da­to opo­si­tor ga­nó por ape­nas dos pun­tos y Mas­sa ayer ob­tu­vo unos on­ce pun­tos de di­fe­ren­cia, pe­ro tam­bién es cier­to que Mas­sa le ga­nó al ca­si des­co­no­ci­do Martín In­sau­rral­de mien­tras que De Nar­váez ha­bía su­pe­ra­do a Nés­tor Kirch­ner, Scioli y el pro­pio Mas­sa jun­tos.

La gran di­fe­ren­cia no se mi­de en por­cen­ta­jes sino en que De Nar­váez no po­día ser pre­si­den­te por ser ex­tran­je­ro, mien­tras que Mas­sa es ar­gen­tino, tie­ne ex­pe­rien­cia de go­bierno co­mo Je­fe de Ga­bi­ne­te de Cris­ti­na Kirch­ner y co­mo in­ten­den­te de Ti­gre; y lo más im­por­tan­te de todo: tie­ne só­lo 41 años. Aún si no al­can­za­ra la pre­si­den­cia en 2015, tie­ne mu­chas po­si­bi­li­da­des de sur­gir elec­to pa­ra ese car­go en va­rios fu­tu­ras co­mi­cios por­que tie­ne 15 años me­nos que Scioli y 13 me­nos que Ma­cri, los otros dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les que ya anun­cia­ron su pos­tu­la­ción pa­ra 2015.

Ha­ce mu­chos años que

Emer­gió un nue­vo or­den te­tra­par­ti­da­rio don­de Scioli, Mas­sa, Ma­cri y UNEN se equi­li­bra­rán

la Ar­gen­ti­na no con­ta­ba con tres cla­ros can­di­da­tos a pre­si­den­te dos años an­tes del fin de un man­da­to, y los tres con se­rias po­si­bi­li­da­des de ga­nar. Se pue­de agre­gar un cuar­to, en el ca­so de que UNEN lo­gre pro­ce­sar sa­tis­fac­to­ria­men­te una in­ter­na en­tre Co­bos, Bin­ner y Ca­rrió.

Ayer, en­ton­ces, no co­men­zó el fin del kirch­ne­ris­mo co­mo quie­ren ver quie­nes no só­lo dis­cre­pan con el Go­bierno sino que tam­bién los irri­ta. Lo que ayer se ofi­cia­li­zó fue el fin de la he­ge­mo­nía no só­lo del kirch­ne­ris­mo sino del PJ, y no por­que se vuel­va a ge­ne­rar el bi­par­ti­dis­mo ra­di­cal-pe­ro­nis­ta y su al­ter­nan­cia, sino por la crea­ción de un sis­te­ma de ba­lan­ces y equi­li­brios en al­go que po­dría de­fi­nir­se co­mo te­tra­par­ti­dis­mo, con cua­tro sec­to­res que pue­den as­pi­rar a en­tre el 15 y el 30% del to­tal de los vo­tos, lo que ha­rá im­pres­cin­di­bles los ba­llot­ta­ges y una go­ber­na­bi­li­dad ba­sa­da en alian­zas o con­ce­sio­nes re­cí­pro­cas.

El fu­tu­ro de UNEN tie­ne su ló­gi­ca pro­pia de evo­lu­ción. Pe­ro Mas­sa, Scioli y Ma­cri tie­nen su destino in­ter­re­la­cio­na­do. A La­clau le gus­ta­ba ha­blar del “sig­ni­fi­can­te Kirch­ner” en la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na. El “sig­ni­fi­can­te Cris­ti­na” se­rá el que de­fi­na el fu­tu­ro de Scioli, Mas­sa y Ma­cri.

La Presidenta pue­de lle­gar a 2015 bien de sa­lud y con la eco­no­mía ba­jo con­trol o des­con­tro­la­da. O pue­de lle­gar al 2015 mal de sa­lud e, igual, con la eco­no­mía ba­jo con­trol o des­con­tro­la­da. Si la eco­no­mía lle­ga mal, Ma­cri y Mas­sa, – en ese or­den– au­men­tan sus po­si­bi­li­da­des, mien­tras que la evo­lu­ción de la sa­lud de la Presidenta no tie­ne con­se­cuen­cias uní­vo­cas: sen­tir­se muy bien fí­si­ca­men­te pue­de tan­to in­ci­tar a Cris­ti­na Kirch­ner a pen­sar en vol­ver en 2019 de­jan­do pa- sar un pe­río­do – co­mo lo es­ta­rían lo­gran­do Mi­che­lle Ba­che­let en Chi­le es­te año y Ta­ba­ré Váz­quez en Uru­guay el pró­xi­mo– y en ese ca­so pre­fe­rir que ga­ne la opo­si­ción en 2015 y no ele­gir a Scioli co­mo can­di­da­to, de­bi­li­tan­do sus po­si­bi­li­da­des. Si Cris­ti­na Kirch­ner lle­ga­ra con su sa­lud de­te­rio­ra­da, su apo­yo a Scioli po­dría no al­can­zar­le a és­te pa­ra sa­lir un­gi­do co­mo el can­di­da­to in­dis­cu­ti­do del PJ, por­que el fu­tu­ro del kirch­ne­ris­mo se de­bi­li­ta­ría con el de­bi­li­ta­mien­to de la je­fa de Es­ta­do.

Tam­po­co es se­gu­ro que la eco­no­mía va­ya a em­peo­rar, aun­que eso pue­da ser lo más pro­ba­ble. Pue­de pa­ra­dó­ji­ca­men­te has­ta me­jo­rar, por­que la cer­ca­nía a 2015 aca­so ha­ga que mu­chos in­ver­so­res ex­tran­je­ros an­ti­ci­pen el cam­bio y se pro­duz­ca un em­pu­je ex­terno ines­pe­ra­do.

Si la eco­no­mía me­jo­ra­ra y Cris­ti­na Kirch­ner eli­gie­ra a Scioli co­mo su su­ce­sor, las po­si­bi­li­da­des de Mas­sa y Ma­cri se re­du­ci­rían y uno de los dos co­rre­ría el ries­go de no in­gre­sar al ba­llot­ta­ge. In­clu­si­ve, de­pen­dien­do de có­mo UNEN re­suel­va su in­ter­na, tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de que el pa­sa­je a la se­gun­da vuel­ta pu­die­ra no ser de nin­guno de ellos dos.

Ayer ga­na­ron to­dos. Ga­nó Mas­sa, ob­via­men­te. Pe­ro tam­bién ga­nó Ma­cri, que sa­lió for­ta­le­ci­do por­que a pe­sar de no ha­ber po­di­do en­con­trar so­lu­ción a su ta­lón de Aqui­les que es la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, su­mó vo­tos en dis­tin­tos dis­tri­tos y su ima­gen per­so­nal es­tá en el me­jor mo­men­to por­que se co­mien­zan a va­lo­rar sus obras en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res.

Tam­bién ga­nó UNEN, que re­cu­pe­ró su con­di­ción de se­gun­da fuer­za na­cio­nal, no tan le­jos del kirch­ne­ris­mo. Y tam­bién pu­do ha­ber ga­na­do Scioli, por­que la de­rro­ta de In­sau­rral­de qui­zás sea

Na­da es­tá de­fi­ni­do. Todo de­pen­de de có­mo lle­guen a 2015 la sa­lud de la Presidenta y la de la eco­no­mía

el pre­cio a pa­gar pa­ra con­ver­tir­se en el can­di­da­to de un PJ que in­clu­ya al kirch­ne­ris­mo.

No es­tán las cartas echa­das. La po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na re­cu­pe­ra un equi­li­brio des­pués de la cri­sis de 2001, un equi­li­brio di­fe­ren­te, me­jor, que per­mi­te ser op­ti­mis­ta res­pec­to del fu­tu­ro.

Ayer ga­nó la Ar­gen­ti­na. Ga­na­mos to­dos.

SER­GIO PIE­MON­TE

VEN­CE­DO­RES Y PRO­YEC­CIO­NES. Mas­sa, ano­che, inau­gu­ran­do un nue­vo equi­li­brio de po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.