Una ex­pe­rien­cia tea­tral de gran im­pac­to

Perfil (Sabado) - - CRITICA / TEATRO - RÓ­MU­LO BE­RRU­TI

La Bie­nal de Ar­te Jo­ven ofre­ce en sus co­mien­zos un es­pec­tácu­lo de fuer­te im­pac­to que por un la­do res­pon­de a lí­neas muy ac­tua­les de la dra­ma­tur­gia lo­cal, y por el otro se jue­ga al dar­le una es­truc­tu­ra de mu­si­cal ca­si ope­rís­ti­co. Los mons­truos pue­den ver­se si se quiere co­mo un des­pren­di­mien­to del “efec­to Tol­ca­chir” que tan­to in­flu­ye en la es­ce­na por­te­ña.

Pe­ro con­vie­ne acla­rar que aquí no es­ta­mos ante la clá­si­ca “fa­mi­lia dis­fun­cio­nal” que ya tie­ne ran­go de gé­ne­ro. La co­sa pa­sa por otro la­do. Só­lo dos per­so­na­jes, hom­bre y mujer jó­ve­nes con hi­jos chi­cos. Am­bos son aje­nos en­tre sí, aun­que los une el co­le­gio pri­va­do don­de man­dan a su ni­ño (él) y a su ne­na (ella). La dra­ma­tur­gia de Dio­ni­si los po­ne a dispu­tar un jue­go de do­ble ar­ti­cu­la­ción, ha­blan al pú­bli­co en a ve­ces exas­pe­ra­do dis­cur­so de que­ja, la­men­to, fu­ria, pe­ro tam­bién dia­lo­gan en­tre ellos con la vio­len­cia de un ring de bo­xeo. Ca­da uno de­fien­de a su vás­ta­go en ni­vel de to­le­ran­cia ce­ro y de pa­so de­jan hue­llas ní­ti­das de la cla­se me­dia aco­mo­da­da a la que per­te­ne­cen con tics de “gen­te bien” que fun­cio­nan fan­tás­ti­co en la pla­tea.

La idea es bri­llan­te: la sim­bio­sis pa­dres-hi­jos re­pro­du­ce co­mo un es­pe­jo per­fec­to lo que el pú­bli­co en su ma­yo­ría co­no­ce, vi­ve o ha vi­vi­do. Co­mo en el día a día ver­da­de­ro, los puen­tes de co­mu­ni­ca­ción con los chi­cos son es­pas­mó­di­cos, col­ma­dos de adre­na­li­na y so­bre to­do in­fil­tra­dos de una cul­pa es­tre­me­ce­do­ra. Por­que es­tos pro­ge­ni­to­res aún jó­ve­nes pue­den ser pro­tec­to­res y mi­mo­sos has­ta el em­pa­la­go, y de pron­to fe­ro­ces has­ta el bor­de del fi­li­ci­dio.

Que­da cla­ro que con es­te plan­teo es­cé­ni­co la mo­chi­la que car­gan los in­tér­pre­tes es pe­sa­da. Ellos lo son to­do y de su víncu­lo, de su en­tre­ga, se en­cen­de­rá la ma­gia en ca­da fun­ción. Por si fue­ra po­co tea­tral­men­te ha­blan­do, Dio­ni­siRo­drí­guez los ha­cen can­tar. Y lo afron­tan con mu­cho brío se­cun­da­dos por un cuar­te­to en vi­vo que acom­pa­ña sin in­va­dir: co­mo en el cir­co un fra­gor de ba­te­ría pre­ce­de a un sal­to en el va­cío, un so­lo de ba­jo sub­ra­ya un flash de de­pre­sión. Los dos sub­yu­gan con sus ac­tua­cio­nes, aun­que el ca­ris­ma y la po­ten­cia de Na­ta­lia Co­ciuf­fo son arra­sa­do­res, tie­ne dos o tres mo­men­tos que la di­bu­jan de nue­vo co­mo la no­ta­ble ac­triz que so­bra­da­men­te mos­tró en una ri­ca ca­rre­ra don­de lu­cen Na­tu­ral o Ghost - El mu­si­cal, sin du­da lo su­yo fi­gu­ra en­tre los me­jo­res tra­ba­jos fe­me­ni­nos del año. Mariano Chie­sa re­suel­ve su pa­pá en otra te­si­tu­ra un po­co más cau­ta y con­tro­la­da, pe­ro con una ter­nu­ra cau­ti­van­te.

Los mons­truos es una pro­pues­ta in­ten­sa y ri­ca, pa­ra no per­dér­se­la.

FO­TOS : GZA TOMMY PASH­KUS

TER­NU­RA. Co­ciuf­fo tie­ne mo­men­tos bri­llan­tes, y Chie­sa cau­ti­va.

PA­RE­JA. Com­po­nen a pa­dres de ni­ños que van al mis­mo co­le­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.