Quién ga­na y quién pier­de

Perfil (Sabado) - - POLITICA - EN­RI­QUE CA­RRIER

Mien­tras to­dos los ojos es­tán pues­tos en Ca­ble­vi­sión y Te­le­fó­ni­ca in­ten­tan­do des­ci­frar quién es el ga­na­dor lue­go del de­cre­to pro con­ver­gen­cia, en realidad la si­tua­ción de am­bos no es tan evi­den­te por el mo­men­to. Sí hay cla­ros ga­na­do­res en el res­to de la in­dus­tria.

En una pri­me­ra lec­tu­ra, Ca­ble­vi­sión se ve be­ne­fi­cia­da por la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar el es­pec­tro que po­see, lue­go de la com­pra de pe­que­ños pro­vee­do­res de in­ter­net inalám­bri­ca, pa­ra dar ser­vi­cios mó­vi­les. Sin em­bar­go, el de­cre­to men­cio­na, pe­ro no pre­ci­sa, com­pen­sa­cio­nes eco­nó­mi­cas y obli­ga­cio­nes de co­ber­tu­ra co­mo par­te de este cam­bio de des­tino. Es­to, que se tra­du­ce en di­ne­ro a in­ver­tir, pue­de mar­car una di­fe­ren­cia cla­ve.

Otros ven en Te­le­fó­ni­ca (y tam­bién Te­le­com y Cla­ro) al ga­na­dor: se con­fir­mó el 1° de enero de 2018 co­mo fe­cha pa­ra que pue­dan dar ser­vi­cios de TV. Sin em­bar­go, só­lo po­drán ofre­cer TV en las áreas me­tro­po­li­ta­nas de Bue­nos Ai­res, Cór­do­ba y Ro­sa­rio. El res­to del país no tie­ne fe­cha cier­ta pa­ra la con­ver­gen­cia. Ade­más, se les im­pi­de uti­li­zar sa­té­li­te pa­ra dar TV, lo que le per­mi­ti­ría un des­plie­gue más ve­loz y ba­ra­to del ser­vi­cio. Sí se ven fa­vo­re­ci­dos con que to­da red de nue­va ge­ne­ra­ción que se des­plie­gue no de­be­rá “abrir­se” al uso de ter­ce­ros por un pla­zo de 15 años, exi­gien­do que sus com­pe­ti­do­res in­vier­tan en re­des pro­pias. No obs­tan­te, este pri­vi­le­gio se­rá pa­ra to­do aquel que des­plie­gue re­des mo­der­nas, in­clu­yen­do a ope­ra­do­res de TV por ca­ble.

A pe­sar de es­tos cla­ros­cu­ros, sur­gen de­trás al­gu­nos ga­na­do­res ne­tos. Unos son los ope­ra­do­res de TV por ca­ble que ope­ren en cual­quier lo­ca­li­dad que no sea al­gu­na de las tres ya men­cio­na­das. Aquí van des­de los pe­que­ños ope­ra­do­res en pue­blos y ciu­da- des me­no­res has­ta otros más im­por­tan­tes co­mo Su­per­ca­nal (de Vi­la y Man­zano), que es fuer­te en Men­do­za y otras lo­ca­li­da­des no al­can­za­das por la con­ver­gen­cia. Otro be­ne­fi­cia­do es Di­recTV, ya que si bien la re­gu­la­ción ac­tual im­pi­de que un pro­vee­dor de ser­vi­cios de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes tam­bién ofrez­ca TV sa­te­li­tal, en este ca­so se res­pe­tó su si­tua­ción pre­via a es­ta in­hi­bi­ción, cuan­do ya ofre­cía am­bos ser­vi­cios. Más que ga­nar po­dría de­cir­se que evi­tó una de­rro­ta que hu­bie­ra pues­to en ja­que su si­tua­ción es­tra­té­gi­ca en Ar­gen­ti­na.

No pue­de de­cir­se que los usua­rios sean los ga­na­do­res en el cor­to pla­zo. A pe­sar de los discursos, la re­gu­la­ción po­ne prio­ri­dad en la in­ver­sión co­mo pa­so pre­vio pa­ra una ma­yor com­pe­ten­cia que se ha­rá efec­ti­va en el mediano pla­zo, no antes de 2018. Una prio­ri­za­ción de la in­ver­sión que es en­ten­di­ble. Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.