En­tre Fron­di­zi y Ma­cri

Perfil (Sabado) - - IDEAS - LU­CAS DEL­FINO*

Ha­bien­do trans­cu­rri­do más de un año de ges­tión y ha­bien­do des­ple­ga­do las prin­ci­pa­les líneas pro­gra­má­ti­cas de ca­ra a la Ar­gen­ti­na que que­re­mos, exis­ten gran­des pa­ra­le­lis­mos en­tre la ex­pe­rien­cia desa­rro­llis­ta que en­ca­be­zó Ar­tu­ro Fron­di­zi y la que hoy plan­tea Mau­ri­cio Ma­cri, sal­van­do los cin­cuen­ta años que los se­pa­ran y los dis­tin­tos con­tex­tos mun­dia­les que les to­có afron­tar.

Nues­tro pre­si­den­te op­tó de for­ma as­pi­ra­cio­nal por go­ber­nar ba­jo un mo­de­lo con un fuer­te ses­go desa­rro­llis­ta, por lo que sig­ni­fi­có el desa­rro­llis­mo y por­que des­pués de cin­cuen­ta años nues­tro país de­jó de de­ba­tir te­mas del pa­sa­do y vol­vió a mi­rar al fu­tu­ro.

No es ca­sual que en su pri­mer dis­cur­so de asun­ción, el ac­tual pre­si­den­te ci­tó a Ar­tu­ro Fron­di­zi: “Por su mag­ni­tud, la em­pre­sa que nos aguar­da no pue­de ser de un hom­bre ni de un gru­po de hom­bres. Es ta­rea de to­do el pue­blo ar­gen­tino e im­pli­ca, tam­bién, una res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da por to­dos”. Así co­mo tam­po­co es ca­sual que su ga­bi­ne­te cuen­te con un mi­nis­tro desa­rro­llis­ta co­mo Ro­ge­lio Fri­ge­rio, nie­to de quien su­po im­pri­mir una im­pron­ta desa­rro­llis­ta al go­bierno de Fron­di­zi.

Mau­ri­cio Ma­cri asu­mió en un con­tex­to so­cial y po­lí­ti­co muy si­mi­lar al que en­con­tró Fron­di­zi el 1º de ma­yo de 1958. Una Ar­gen­ti­na di­vi­di­da y gol­pea­da por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos que iban des­de el es­tan­ca­mien­to has­ta el des­equi­li­brio fis­cal, mo­ne­ta­rio, cam­bia­rio e in­fla­cio­na­rio. Ba­jo ese mis­mo pa­no­ra­ma, Ma­cri apos­tó a una nue­va ex­pe­rien­cia eco­nó­mi­ca, dan­do co­mien­zo a un plan de es­ta­bi­li­za­ción que con­lle­vó en su pri­me­ra eta­pa un sin­ce­ra­mien­to, en bus­ca de sen­tar las ba­ses de una Ar­gen­ti­na pro­duc­ti­va, pre­vi­si­ble y con­fia­ble, de­jan­do atrás el eterno cor­to­pla­cis­mo.

Cons­cien­te de que Ar­gen­ti­na de­be man­te­ner un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do por más de vein­te años, que nos per­mi­ta sal­dar la de­li­ca­da si­tua­ción so­cial exis­ten­te, nues­tro go­bierno se en­cuen­tra abo­ca­do a pro­veer un con­tex­to ma­cro­eco­nó­mi­co es­ta­ble que con­vier­ta a nues­tro país en un des­tino atrac­ti­vo pa­ra las in­ver­sio­nes y el de­sa­rro­llo lo­cal.

En cla­ve desa­rro­llis­ta, sin­ce­ra­mos los ín­di­ces, lo­gra­mos un mer­ca­do cam­bia­rio nor­mal, le­van­ta­mos las ban­de­ras del fe­de­ra­lis­mo y nos re­in­ser­ta­mos en el mun­do. Cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de pro­mo­ver re­la­cio­nes con to­dos aque­llos paí­ses es­tra­té­gi­cos pa­ra nues­tro cre­ci­mien­to, ape­la­mos a la ló­gi­ca de un mun­do glo­ba­li­za­do, don­de la coope­ra­ción no sig­ni­fi­ca su­mi­sión, co­mo su­po mos­trar­nos Fron­di­zi, el pri­mer pre­si­den­te ar­gen­tino en viajar a EE.UU. En­mar­ca­dos en es­ta pre­mi­sa, vol­vi­mos a ser par­te de los fo­ros de in­ver­sión y ne­go­cios del mun­do, así co­mo a te­ner un pre­si­den­te que se reúne con to­dos los lí­de­res de­mo­crá­ti­cos mun­dia­les.

Que­re­mos un país que pro­duz­ca, ge­ne­re em­pleo, don­de los tra­ba­ja­do­res ten­gan bue­nos sa­la­rios y así ca­pa­ci­dad de con­su­mo, por eso eli­mi­na­mos las re­ten­cio­nes a to­das las eco­no­mías re­gio­na­les y au­men­ta­mos el mí­ni­mo no im­po­ni­ble de Ga­nan­cias, con la con­vic­ción de que la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tro país de­be de­jar de es­tar ata­da al ti­po de cam­bio. Sa­be­mos que un país pa­ra cre­cer ne­ce­si­ta una eco­no­mía es- ta­ble, por eso de­ci­di­mos ter­mi­nar con el de­fault y arran­ca­mos un am­bi­cio­so plan de in­fra­es­truc­tu­ra. Co­men­za­mos el pro­ce­so de re­ver­tir la si­tua­ción de la pre­sión im­po­si­ti­va, ge­ne­ran­do el ali­vio fis­cal que ne­ce­si­tan nues­tra eco­no­mía y nues­tra so­cie­dad.

Quie­nes cree­mos que el desa­rro­llis­mo es la me­jor doc­tri­na pa­ra cons­truir un país más igua­li­ta­rio y prós­pe­ro pa­ra fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes en­ten­de­mos que los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les de la Ar­gen­ti­na re­quie­ren una vi­sión es­tra­té­gi­ca, le­jos de las prác­ti­cas cor­to­pla­cis­tas pro­pias del po­pu­lis­mo.

El ca­mino co­men­za­do por Fron­di­zi y Fri­ge­rio hoy es re­to­ma­do por Mau­ri­cio Ma­cri co­mo el pri­mer pre­si­den­te que se de­ci­dió a cam­biar el rum­bo de nues­tra na­ción de una vez y pa­ra siem­pre, ge­ne­ran­do ba­ses só­li­das so­bre las que ya no se pue­da re­tro­ce­der. Avan­zan­do de for­ma in­de­cli­na­ble en la bús­que­da de ge­ne­rar un país con igual­dad de opor­tu­ni­da­des, su­peran­do los fla­ge­los del pa­sa­do y con com­pro­mi­so pues­to en el de­sa­rro­llo na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.