Nos­tra­da­mus pa­ra mi­llo­nes (1)

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES -

De jo­ven­ci­to tra­ba­jé en una re­vis­ta de­di­ca­da al ru­bro del es­cán­da­lo y el pe­rio­dis­mo fic­ción. Even­tual­men­te cu­bría al­gún acon­te­ci­mien­to, pe­ro por lo ge­ne­ral, la in­cli­na­ción em­pre­sa­ria por el aba­ra­ta­mien­to de cos­tos –es más eco­nó­mi­co ti­pear que sa­lir a la ca­lle– in­cli­na­ba a sus re­dac­to­res y a sus jefes a la com­bi­na­ción de he­chos real­men­te ocu­rri­dos (y que se le­van­ta­ban de otros me­dios) con aque­llos que pro­por­cio­na­ba la ima­gi­na­ción. To­do ba­jo la co­no­ci­da di­vi­sa: “Nun­ca de­jes que la ver­dad te arrui­ne una bue­na no­ta”, ci­ta ci­ta­ble de un si­nies­tro pe­rio­dis­ta pres­ti­gio­so. Co­mo yo era el re­cién lle­ga­do, el úl­ti­mo ore­jón del ta­rro, tar­dé un par de me­ses en ubi­car­me y en de­tec­tar mi zo­na de ma­yor in­te­rés: los ho­rós­co­pos. Me fas­ci­na­ba la idea de di­se­ñar aza­res in­com­pro­ba­bles pe­ro po­si­bles pa­ra un nú­me­ro im­pre­ci­so de cré­du­los, con­ver­tir­me en una es­pe­cie de po­tes­tad que dis­pen­sa pre­mios, aler­tas y cas­ti­gos. Des­de lue­go, pro­pen­día a de­pa­rar be­ne­fi­cios y es­pe­ran­zas, ya que el op­ti­mis­mo del lec­tor tam­bién po­dría pro­du­cir sus efec­tos, o al me­nos ali­ge­rar­le los do­lo­res del pre­sen­te con pro­me­sas de di­chas fu­tu­ra. Creer en la exis­ten­cia de un Dios que vi­gi­la ca­da uno de nues­tros pa­sos y al que hay que agra­de­cer­le has­ta cuan­do una pe­lo­ta en­tra en el ar­co (pe­ro nun­ca re­pro­char­le cuan­do no) es tan ab­sur­do co­mo pen­sar que el mo­vi­mien­to de las es­tre­llas y su con­fi­gu­ra­ción pun­tual en al­gún mo­men­to del tiem­po-es­pa­cio de­ter­mi­na el des­tino de nues­tras vi­das. Pe­ro el pues­to es­ta­ba cu­bier­to: era el ám­bi­to de en­tre­te­ni­mien­to de la se­cre­ta­ria de re­dac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.