Los zom­bis

El di­rec­tor de que lle­ga a nues­tro país el pró­xi­mo jue­ves, ex­pli­ca có­mo hi­zo un éxi­to que re­co­rrió fes­ti­va­les y ya con­vo­có a cien mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res en to­do el mun­do.

Perfil (Sabado) - - CINE - JUAN MA­NUEL DOMÍNGUEZ

In­va­sión zom­bie,

Los zom­bis nun­ca la pa­sa­ron me­jor. Des­de fic­cio­nes co­mo The Wal­king Dead y Ga­me of Th­ro­nes (don­de no son epi­cen­tro pe­ro su fi­gu­ra exis­te y tie­ne pe­so), han lo­gra­do una po­pu­la­ri­dad que nun­ca tu­vie­ron en su vida. El jue­ves 12 de enero fi­nal­men­te lle­ga el éxi­to zom­bi más gran­de en pan­ta­lla du­ran­te 2016 y, pa­ra sor­pre­sa de aque­llos no aten­tos al cir­cui­to de fes­ti­va­les (ya que co­men­zó su re­co­rri­do mun­dial en Can­nes y aquí pa­so por el Fes­ti­val de Ci­ne de Mar del Pla­ta), no es lar, pe­ro era dis­tin­to por­que te­nía que ocu­par­me de to­do. In­clu­so en Seoul Sta­tion, film ani­ma­do que fun­cio­na co­mo pre­cue­la, sien­to que ha­bía li­mi­ta­cio­nes que no en­con­tré co­mo di­rec­tor de ac­ción en vi­vo. Aquí pu­de real­men­te apro­ve­char to­do un aba­ni­co de ideas de for­ma me­nos li­mi­ta­da.

—¿Por qué creés que la pe­lí­cu­la lo­gró más de cien mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res a ni­vel mun­dial y se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno?

—Creo que hay una ge­ne­ra­ción mu­cho más gran­de de lo que cree­mos que es­tá lis­ta pa­ra acep­tar un film de zom­bis. Nos pa­sa­ba du­ran­te el ro­da­je que per­so­nas que uno cree­ría que no iden­ti­fi­can el gé­ne­ro in­me­dia­ta­men­te sa­bían qué es­tá­ba­mos fil­man­do. Y no cuan­do veían cien ex­tras en la ca­lle, sino sim­ple­men­te un gru­po de cin­co en un re­ce­so. En Co­rea lo­gré al­go nue­vo al in­cor­po­rar lu­ga­res co­mu­nes, co­mo el ae­ro­puer­to, don­de va­rios mi­les de per­so­nas circulan por día. Eso ge­ne­ró una co­ne­xión de in­me­dia­to, y una pla­ta­for­ma de ac­ción dis­tin­ta, que no ne­ce­si­ta imi­tar mo­dos de otros paí­ses sino ser ge­nui­na pa­ra te­ner va­lor.

—La pe­lí­cu­la pa­re­ce to­mar co­mo re­fe­ren­cia pa­ra sus mo­men­tos más te­rro­rí­fi­cos films que mues­tran el desas­tre y la tra­ge­dia post 11/9 antes que ideas clá­si­cas del gé­ne­ro. ¿Por qué se bus­có ese es­ti­lo?

—Era ne­ce­sa­rio ver có­mo se crea­ba el caos en un es­pa­cio li­mi­ta­do. El es­pa­cio era vi­tal, y en­tien­do que siem­pre lo es. Pe­ro era im­por­tan­te crear un rea­lis­mo que tu­vie­ra pa­ra­le­lo, por ejem­plo, con las pe­lí­cu­las de Paul Green­grass (co­mo Uni­ted 93 o Ca­pi­tán Phi­llips). Era ne­ce­sa­rio crear un cli­ma de fa­ta­li­dad me­nos “fic­cio­nal”, en­ten­dien­do siem­pre lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do. El te­rror ne­ce­si­ta esa realidad. La ten­sión tam­bién. Me pa­re­cía una op­ción ló­gi­ca pa­ra la for­ma en que íba­mos a mos­trar a los zom­bis.

—¿Cuál creés que es la cla­ve del gé­ne­ro, so­bre to­do con­si­de­ran­do cuán de mo­da es­tá hoy?

—Entender qué ne­ce­si­tan tus pro­ta­go­nis­tas y de qué co­rren real­men­te. Siem­pre lo vi­tal es ver gen­te que no es­tá lis­ta pa­ra es­ta si­tua­ción, es de­cir, to­dos los se­res hu­ma­nos reac­cio­nan­do y allí crean­do dis­tin­tas reac­cio­nes. Las cria­tu­ras son só­lo un ca­ta­li­za­dor, una mues­tra de qué su­ce­de cuan­do la ra­cio­na­li­dad des­apa­re­ce y cuán rá­pi­do, li­te­ral­men­te, esa ra­cio­na­li­dad pue­de des­apa­re­cer. Aque­llo que te ate­rra es per­der la co­ne­xión con lo hu­mano, ser zom­bi. Ahí es don­de des­cu­brís, in­clu­so aun­que no pue­das de­fi­nir­lo, eso que nos co­nec­ta más allá de nues­tro pe­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.