Así na­ció Vi­lla Trump

Perfil (Sabado) - - TURISMO - MO­NI­CA MAR­TIN

Se­gún el mis­mo Do­nald Trump con­tó en su li­bro Trump, el ar­te de vol­ver, una tar­de de 1985 pre­gun­tó a un cho­fer: “¿Qué se ven­de en Palm Beach que sea real­men­te bueno?”. Dos mi­nu­tos más tar­de, su au­to se de­te­nía fren­te a Mar-aLa­go, una man­sión de 69.000 m2 en­tre el Atlán­ti­co y el La­go Worth, dis­tri­bui­dos en 128 cuar­tos, 58 dor­mi­to­rios, 33 ba­ños, tea­tro y un golf de nue­ve hoyos que ha­bía per­te­ne­ci­do a Mar­jo­rie Me­rri­weat­her Post, dueña de la em­pre­sa ali­men­ta­ria Ge­ne­ral Goods y en su épo­ca (18871972) la mu­jer más ri­ca de Es­ta­dos Uni­dos. Ella mis­ma, antes de mo­rir, la ha­bía do­na­do al go­bierno pa­ra que fue­ra “la Ca­sa Blan­ca de in­vierno”. Sin em­bar­go, na­die la usó pa­ra tal fin y en 1981, Jimmy Car­ter, en vez de ave­nir­se a pa­gar el mi­llón de dó­la­res en im­pues­tos con el que ha­bía ve­ni­do el re­ga­li­to, se lo de­vol­vió a la Fun­da­ción Post. Las he­re­de­ras pe­dían US$ 20 mi­llo­nes por ella y lue­go de una lar­ga “ne­go­cia­ción” (Trump com­pró un lo­te so­bre la pla­ya y ame­na­zó con edi­fi­car­lo pa­ra ta­par Mar-aLa­go) el pre­si­den­te elec­to se que­dó con la pro­pie­dad por me­nos de US$ 8 mi­llo­nes. Tras un li­ti­gio con las au­to­ri­da­des –y la ran­cia aris­to­cra­cia lo­cal–, la con­vir­tió en un club pri­va­do “pa­ra to­dos”, acu­san­do a los otros clu­bes de dis­cri­mi­nar a ju­díos y afro­ame­ri­ca­nos. En 1999 com­pró una li­ci­ta­ción a 30 años de 87 ha pan­ta­no­sas al sur del ae­ro­puer­to y na­ció el Trump In­ter­na­tio­nal Golf Club. “Siem­pre ga­na”, sue­len de­cir sus ve­ci­nos. Y es­ta vez lo­gró que Mar-a-La­go fue­ra la Ca­sa Blan­ca de in­vierno.

Los miem­bros pa­gan una ma­trí­cu­la de US$ 100 mil y una cuo­ta anual de US$ 14 mil.

MI CLUB.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.