La os­ten­to­sa vi­da de el Pa­drino” nar­co.

El ca­po nar­co pe­ruano del Ba­jo Flo­res fue pro­ce­sa­do es­ta se­ma­na jun­to a su mu­jer. Sus gas­tos y la os­ten­ta­ción de sus hi­jos en las re­des so­cia­les.

Perfil (Sabado) - - PORTADA - CE­CI­LIA DI LODOVICO

Así lla­man en la cau­sa Mar­cos, el ca­po de la Vi­lla 1-11-14, de­te­ni­do y pro­ce­sa­do jun­to a su mu­jer. El y su fa­mi­lia es­ta­ban ro­dea­dos de lu­jos. El ál­bum de la im­pu­ni­dad.

La au­sen­cia de in­hi­bi­cio­nes y em­bar­go de bie­nes per­mi­tió que el cre­ci­mien­to económico de Mar­co An­to­nio Es­tra­da Gon­zá­les no se de­tu­vie­ra. Su ca­sa en un country de la lo­ca­li­dad de Ezei­za, con pi­le­ta de na­ta­ción, hi­dro­ma­sa­je y to­das las co­mo­di­da­des, es ape­nas una mues­tra de la vi­da que lle­va­ba el ca­po nar­co de la Vi­lla 1-11-14, de­te­ni­do ha­ce un mes jun­to a su mu­jer y pro­ce­sa­do es­ta se­ma­na acu­sa­do de li­de­rar una or­ga­ni­za­ción nar­co­cri­mi­nal. Un in­for­me de in­te­li­gen­cia, al que tu­vo ac­ce­so PER­FIL, re­sal­ta que al en­trar al país, en 1997, ‘Mar­cos’ “tra­ba­ja­ba co­mo punga”.

Los per­fi­les de Fa­ce­book de dos de sus tres hi­jos, J.E.G. y J. T., don­de ex­hi­ben sus au­tos, mo­tos, te­le­vi­so­res, equi­pos de mú­si­ca y jo­yas, dan cuen­ta de sus lu­jos y ex­ce­sos, muy dis­tan­te del ni­vel de vi­da que lle­va­ban cuan­do aún ha­bi­ta­ban en la vi­lla del Ba­jo Flo­res.

Cuan­do los agen­tes de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Dro­gas Pe­li­gro­sas, su­per­vi­sa­dos por el je­fe de la Po­li­cía Fe­de­ral Néstor Ron­ca­glia, abrie­ron el ga­ra­je de la re­si­den­cia del ca­po nar­co en Ezei­za –alias “el Pa­drino” o “Se­ñor de los Cie­los” en el ex- pe­dien­te ju­di­cial–, en­con­tra­ron el Peu­geot 208 y el Volks­wa­gen Bo­ra que los her­ma­nos os­ten­tan en la red so­cial. La­zos de san­gre. “Mi Fa­mi­lia” y “Sil­va­na” son las pa­la­bras que sus hi­jos J.E.G. y J. T. eli- gie­ron ta­tuar­se en los an­te­bra­zos. Y lo lu­cen con or­gu­llo. La pri­me­ra ha­bla de la im­por­tan­cia de la unión fa­mi­liar den­tro del clan y la se­gun­da ha­ce re­fe­ren­cia a uno de los prin­ci­pa­les pi­la­res del hom­bre que do­mi­na la Vi­lla 1-11-14.

Sil­va­na es la es­po­sa de “Mar­cos”. Y a quien el juz­ga­do fe­de­ral de Ser­gio To­rres co­lo­ca en “la cús­pi­de” de la or­ga­ni­za­ción nar­co­cri­mi­nal. Si bien Fer­nan­do “Pi­ti” Es­tra­da, her­mano del ca­po, lo acom­pa­ña des­de Pe­rú, Sa­la­zar se­ría su prin­ci­pal socia y con­fi­den­te. La pa­re­ja es quien “di­se­ña la mo­da­li­dad ope­ra­cio­nal de la ban­da y re­ci­bían el ma­yor por­cen­ta­je del pro­du­ci­do económico de la ac­ti­vi­dad ilí­ci­ta”, se­ña­ló el juez To­rres al pro­ce­sar­los. Am­bos “im­par­ten ór­de­nes”, re­su­me la re­so­lu­ción a la que tu­vo ac­ce­so PER­FIL.

Sa­la­zar fue con­de­na­da en 2012 a seis años de pri­sión por nar­co­trá­fi­co, en un jui­cio abre­via­do ava­la­do por el Tri­bu­nal Oral en lo Cri­mi­nal Fe­de­ral Nº 3. De­bía vol­ver a ser juz­ga­da al año si­guien­te, pe­ro

lo­gró elu­dir, una vez más, el jui­cio y fue be­ne­fi­cia­da con la uni­fi­ca­ción de la pe­na a ocho años.

Su ma­dre, Lily Lu­ci­la En­ri­quez Alar­cón, más co­no­ci­da co­mo “Do­ña Lily”, cum­plió un rol fun­da­men­tal en la ban­da, tu­vo su pa­so por pri­sión y es con­si­de­ra­da una de las or­ga­ni­za­do­ras de la fac­ción. Tan­do Do­ña Lily co­mo su hi­ja Sil­va­na son re­co­no­ci­das por ser in­con­di­cio­na­les al ca­po. Do­ña Lily fue de­te­ni­da el 16 de di­ciem­bre en su ca­sa de Li­niers, pe­ro re­cu­pe­ró su li­ber­tad por fal­ta de prue­bas.

Hay una ter­ce­ra mu­jer cla­ve en el an­da­mia­je nar­co: Gladys San­tos Car­hua­chín. “Ella sa­lió (de la cár­cel) y se en­car­ga de vi­si­tar a Sil­vi­na Sa­la­zar en su ca­sa de Ezei­za, y re­par­te en la vi­lla la in­for­ma­ción que Sa­la­zar pre­ten­de que se pro­duz­ca, o que el pro­pio Mar­cos le brin­da du­ran­te las vi­si­tas al pe­nal”, con­tó un tes­ti­go en la cau­sa en la que co­la­bo­ra la Pro­cu­nar, a car­go de Die­go Igle­sias. La leal­tad de Gladys fue re­com­pen­sa­da y es­ca­ló en el or­ga­ni­gra­ma.

Pe­se a las con­de­nas, la pa­re­ja y sus dos hi­jos ma­yo­res con­for­ma­ron una so­cie­dad en no­viem­bre de 2015: “Au­to Spa” es el nom­bre de fan­ta­sía que la fa­mi­lia eli­gió pa­ra el la­va­de­ro de au­tos que ma­ne­jan. Los in­ves­ti­ga­do­res creen que po­dría ser par­te de una pan­ta­lla pa­ra la­var di­ne­ro, al igual que el pu­ña­do de igle­sias evan­gé­li­cas, aun­que “las cue­vas” po­drían ser el des­tino más ha­bi­tual de lo re­cau­da­do por la ban­da.

El la­va­de­ro fue alla­na­do es­te jue­ves, con la es­pe­ran­za de en­con­trar do­cu­men­ta­ción que per­mi­ta atra­ve­sar el la­be­rin­to de las fi­nan­zas de uno de los je­fes nar­cos más poderosos de Ar­gen­ti­na.

La es­po­sa del lí­der nar­co ha­bía si­do con­de­na­da a seis años de cár­cel en el año 2012

SIN LIMITES. J.T. (a la de­re­cha en la fo­to con la ca­mio­ne­ta 4x4 To­yo­ta Crui­ser) y J.E.G. (el del ta­tua­je de “Mi Fa­mi­lia”) y son dos de los tres hi­jos que tie­ne el ca­po nar­co “Mar­cos”. En las re­des so­cia­les ex­hi­ben sin pu­dor sus au­tos de al­ta ga­ma, mo­tos y jo­yas.

BACAN. Su ca­sa en Ezei­za tie­ne hi­dro­ma­sa­je y pi­le­ta. Der.: con su fa­mi­lia en el oa­sis de Hua­ca­chi­na (Pe­rú) y los au­tos y mo­tos de sus hi­jos.

FOTOS: CEDOC PER­FIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.