En una vi­si­ta a la An­tár­ti­da, Mal­co­rra re­afir­mó su po­lí­ti­ca con el Reino Uni­do

La can­ci­ller re­mar­có que “hay ma­ne­ras dis­tin­tas de de­fen­der la so­be­ra­nía”. La fun­cio­na­ria en­fren­ta crí­ti­cas in­ter­nas y ex­ter­nas. Ha­bló de la ne­ce­si­dad de

Perfil (Sabado) - - POLITICA - AU­RE­LIO TO­MAS* Des­de la An­tár­ti­da

zos de gla­ciar y en­vuel­to en una cos­ta que in­ter­ca­la pla­yas pe­dre­go­sas y pa­re­des de hie­lo blan­co y azul. En el ca­mino, un so­lo bu­que cru­za la de­rro­ta de la na­ve que lle­va a la can­ci­ller. Tie­ne ban­de­ra chi­na.

El ré­gi­men in­ter­na­cio­nal que go­bier­na el con­ti­nen­te blan­co per­mi­te que una de­ce­na de paí­ses ten­gan ba­ses en la is­la 25 de Ma­yo, don­de es­tán Car­li­ni, Frei y Gran Mu­ra­lla, la es­ta­ción chi­na. Ade­más de Chi­le, Chi­na y la Ar­gen­ti­na, allí hay ba­ses de Ecua­dor, Co­rea del Sur, Pe­rú, Po­lo­nia, Ru­sia, Uru­guay y los Es­ta­dos Uni­dos. “Chi­na es el país que más se ha ex­pan­di­do en los úl­ti­mos años”, ex­pli­ca el co­mo­do­ro Mar­ce­lo Ta­ra­pow, quien por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo es el res­pon­sa­ble ope­ra­ti­vo de la cam­pa­ña an­tár­ti­ca. Y agre­ga: “Tie­ne cua­tro ba­ses y pro­yec­ta una quin­ta, no hay otro país que ha­ya cre­ci­do tan­to en los úl­ti- mos años”. Los cien­tí­fi­cos que vi­si­ta­ron la ba­se Gran Mu­ra­lla, en la mis­ma is­la don­de es­tá Car­li­ni, cuen­tan que tie­ne un equi­pa­mien­to im­pac­tan­te. “En la ins­pec­ción que rea­li­za­mos, en­con­tra­mos que tie­nen un ni­vel de ins­ta­la­cio­nes muy avan­za­do”, cuen­ta Má­xi­mo Gow­land, di­rec­tor de Po­lí­ti­ca Ex­te­rior An­tár­ti­ca.

“En es­te mo­men­to la An­tár­ti­da es ca­da vez más atrac­ti­va”, sos­tie­ne Mal­co­rra. “Lo que ve­mos acá”, di­ce mien­tras apun­ta a las cos­tas de pie­dra que se in­ter­ca­lan con man­cho­nes de nie­ve, “es que hay po­co blan­co con­ti­nuo; ha­ce al­gu­nos años es­to era mu­cho más blan­co. Eso ha­ce que ha­ya ca­da vez más in­te­rés, po­ten­cial- men­te co­mer­cial, y no­so­tros te­ne­mos que man­te­ner nues­tra pre­sen­cia”.

La pre­sen­cia cre­cien­te de nue­vos paí­ses, que no son par­te de los sie­te que tie­nen re­cla­mos de so­be­ra­nía, pe­ro ex­pan­den su pre­sen­cia, el in­te­rés que des­pier­tan los re­cur­sos de la re­gión y el ca­len­ta­mien­to glo­bal es­tán acer­can­do po­si­cio­nes en­con­tra­das, co­mo las de Ar­gen­ti­na y el Reino Uni­do. Eso ha­ce pen­sar que en un fu­tu­ro, tal vez no muy le­jano, pue­dan ver­se es­ce­nas de coope­ra­ción tan im­pen­sa­bles hoy co­mo has­ta ha­ce po­co tiem­po eran las que tie­nen ac­tual­men­te las fuer­zas ar­ma­das y los cien­tí­fi­cos de Chi­le y la Ar­gen­ti­na que tra­ba­jan en con­jun­to.

Pa­ra lle­gar a la ba­se ar­gen­ti­na Car­li­ni, el avión C-130 que trans­por­tó es­ta se­ma­na a la can­ci­ller Su­sa­na Mal­co­rra hi­zo al­go que ha­ce al­gu­nos años po­día ser im­pen­sa­ble. Lle­gó a un ae­ro­puer­to chi­leno. Los dos paí­ses man­tie­nen so­bre el con­ti­nen­te an­tár­ti­co re­cla­mos su­per­pues­tos. Pe­ro eso no im­pi­de la coope­ra­ción, que in­clu­ye no só­lo la ciencia sino tam­bién el pa­tru­lla­je con­jun­to. La An­tár­ti­da es jus­ta­men­te el re­fle­jo de la po­lí­ti­ca de coope­ra­ción y acer­ca­mien­to que la can­ci­ller apues­ta a en­ta­blar con Gran Bre­ta­ña, una ini­cia­ti­va cri­ti­ca­da en el Con­gre­so que se ga­nó la opo­si­ción de Elisa Ca­rrió, una de las lí­de­res de Cam­bie­mos.

Ca­mino a Car­li­ni, Mal­co­rra re­mar­ca ese pun­to. “Es­ta­mos yen­do a vi­si­tar una ba­se ar­gen­ti­na y el pri­mer pa­so en la An­tár­ti­da que doy co­mo can­ci­ller es en la Ba­se Frei, de Chi­le, y al­guien po­dría in­ter­pre­tar es­to co­mo un fal­ta de de­fen­sa de nues­tra so­be­ra­nía. To­do lo con­tra­rio. Eso es­tá en el es­pí­ri­tu del Tra­ta­do An­tár­ti­co”.

Tras las crí­ti­cas de alia­dos y opo­si­to­res por su acer­ca­mien­to con el Reino Uni­do, la can­ci­ller sos­tu­vo que hay que ex­po­ner el tra­ba­jo en la re­gión pa­ra “mos­trar­les a los ar­gen­ti­nos que la so- be­ra­nía se de­fien­de de mu­chas ma­ne­ras, y en el ca­so de la An­tár­ti­da te­ne­mos el com­pro­mi­so de de­fen­der­la a par­tir de la pre­sen­cia y la in­ves­ti­ga­ción”.

“No­so­tros te­ne­mos un re­cla­mo so­be­rano. Nues­tra po­lí­ti­ca na­cio­nal an­tár­ti­ca se ba­sa en un de­cre­to del año 90, don­de di­ce que la pre­sen­cia y nues­tra la­bor allí, in­clui­da la cien­tí­fi­ca, son pa­ra afian­zar nues­tro re­cla­mo so­be­rano. En pri­mer lu­gar, es­ta­mos por eso”, ex­pli­ca por su par­te Ro­dol­fo Sán­chez, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to An­tár­ti­co Ar­gen­tino. Pe­ro acla­ra que la pre­sen­cia tam­bién tie­ne co­mo ba­se “los tres pi­la­res del Tra­ta­do An­tár­ti­co: el man­te­ni­mien­to de la paz, la coope­ra­ción cien­tí­fi­ca y la pre­ser­va­ción”. El bu­que ARA Is­las Mal

vi­nas se to­ma unas ho­ras pa­ra lle­gar des­de Frei has­ta la im­pac­tan­te Ca­le­ta Por­ter, don­de se en­cla­va Car­li­ni fren­te a un es­pe­jo de agua gé­li­da man­cha­do por tro-

Chi­na es el país que más se ex­pan­dió en los úl­ti­mos años en la An­tár­ti­da

FOTOS: CEDOC PER­FIL

CLI­MA. Las cos­tas mues­tran sig­nos de de­rre­ti­mien­to y des­hie­lo.

OPE­RA­TI­VO. Pa­ra lle­gar a la ba­se Car­li­ni, Mal­co­rra par­tió en un bu­que des­de la ba­se chi­le­na Frei. Se uti­li­za­ron lan­chas pa­ra lle­gar has­ta el ARA Is­las Mal­vi­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.