Clá­si­co de verano

De­li­cias en torno a có­mo ban­que­ros y em­pre­sa­rios ven al go­bierno de Ma­cri des­de la cos­ta uruguaya.

Perfil (Sabado) - - POLITICA -

Así co­mo son un clá­si­co de Pun­ta del Es­te, al me­nos pa­ra la guía de un obe­so in­co­rre­gi­ble, las me­dia­lu­nas de La Ba­rra, los wa­fles de la Bra­va, cier­ta piz­ze­ría de Mal­do­na­do, los chu­rros del cen­tro, el res­tau­ran­te que de­fi­ne a Jo­sé Ig­na­cio o el fran­cés con pre­cios ar­gen­ti­nos de Pe­dra­go­sa Sie­rra se han vuel­to tra­di­ción en al­gu­nas ce­nas em­pre­sa­ria­les. Los ban­que­ros, por ejem­plo, han re­pe­ti­do co­mo ri­tual su re­ser­va­do en­cuen­tro de prin­ci­pios de año, ca­si en si­len­cio, op­ti­mis­tas a fu­tu­ro por las ga­nan­cias re­gis­tra­das y alen­ta­dos des­de el ex­te­rior por co­le­gas más im­por­tan­tes que acon­se­jan “com­prar Ar­gen­ti­na”, ocu­rra lo que ocu­rra, to­tal ellos siem­pre sa­len pri­me­ro si se ave­ci­na una cri­sis en el ca­so de que no se cum­plan las Es­cri­tu­ras Fi­nan­cie­ras. Al­guno, eso sí, se in­quie­ta por la nue­va es­tra­te­gia de achi­car la cur­va de ven­ci­mien­tos de deu­da en lu­gar de alar­gar­la en un mar­co de suba de ta­sas, pe­li­gro­sa ma­nio­bra.

Em­pre­sa­rios de otros sec­to­res, mien­tras, tam­bién ins­ti­tu­cio­na­li­zan co­mo un clá­si­co las con­vo­ca­to­rias a la cha­cra de San­tia­go Sol­da­ti, en Ro­cha, pa­ra fin­gir una reunión de ami­gos cuan­do en­tre to­dos se en­cues­tan pa­ra sa­ber lo que de­pa­ra­ra es­te 2017, me­ta­bo­li­zar el pri­mer año de Mau­ri

cio Ma­cri y es­ta­ble­cer ten­den­cias a pe­sar de es­tar car­ga­dos de du­das. Tan­ta re­per­cu­sión ge­ne­ra Sol­da­ti, que ha de­bi­do di­vi­dir en dos sá­ba­dos sus ce­nas; es­ta no­che tie­ne la se­gun­da, aun­que esa am­plia­ción pa­re­ció li­mi­tar pre­sen­cias sin­gu­la­res co­mo la del chi­leno Pi­ñe­ra y el me­xi­cano Slim en los úl­ti­mos años.

Cier­ta sor­pre­sa pro­vo­ca la con­fron­ta­ción de los en­cuen­tros: aun­que Prat-Gay es un hom­bre del ru­bro, los ban­que­ros pa­re­ce que le des­con­fia­ban por in­cli­na­cio­nes tri­bu­ta­rias que po­drían afec­tar al sec­tor. Na­die, en­ton­ces, su­frió con su ale­ja­mien­to. Al re­vés de lo que ocu­rría en lo de Sol­da­ti, don­de más de un in­vi­ta­do con­ver­sa­dor (Bulg­he­ro­ni y su es­po­sa Be­ti­na, Jor­ge Neuss, Cris­tiano Rat­taz­zi, en­tre otros) de­cía la­men­tar la par­ti­da del ex mi­nis­tro, al que le re­co­no­cen una co­pio­sa agen­da in­ter­na­cio­nal, so­li­dez téc­ni­ca y has­ta al­gún gra­do de superioridad so­bre su su­ce­sor, Ni­co­lás Du­jov­ne.

Hu­bo quien exa­ge­ró en de­va­luar al nue­vo fun­cio­na­rio: es un con­sul­tor de em­pre­sas, di­jo. Cu­rio­sa acu­sa­ción, co­mo si Prat-Gay no hu­bie­ra ser­vi­do co­mo ase­sor de las em­pre­sas del Gru­po For­ta­bat du­ran­te años. Se per­ci­bió cier­to tono crí­ti­co a la Ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri a pe­sar de las pro­me­sas de ba­jar el gas­to, mo­les­tias con la in­efi­cien­cia de mi­nis­te­rios co­mo Sa­lud (pre­si­di­do por el di­le­tan­te y ha­bi­tual au­sen­te Le­mus) o Se­gu­ri­dad, en la que pri­ma aún la por­fía inú­til en­tre Pa­tri­cia Bull­rich y Eu­ge­nio Bur­za­co –aho­ra ase­so­ra­dos por Ricardo Ave­lla­ne­da, al­guien que su­po ser fa­mo­so en los 90 por su vin­cu­la­ción a cier­tos ne­go­cios– o el con­flic­to ju­ris­dic­cio­nal con la Po­li­cía de la Ciu­dad, que jus­ti­fi­ca no pro­ce­der.

Al­guien ob­je­tó el des­pla­za­mien­to en Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas de Ise­la Costantini (aho­ra se di­ce que la ra­zón de su re­nun­cia obe­de­ce fun­da­men­tal­men­te a una con­tro­ver­sia por el pre­cio de los se­gu­ros con el mi­nis­tro Die­trich, te­ma que nun­ca se de­ve­la­rá por­que ella ha pro­me­ti­do si­len­cio de clau­su­ra) y hu­bo coin­ci­den­cia en se­ña­lar la pa­sión del Go­bierno por lo­grar una paz tran­si­to­ria con to­do ti­po de de­man­da so­cial o po­lí­ti­ca pa­gan­do al con­ta­do o por an­ti­ci­pa­do. En esa lí­nea, más de uno sos­pe­cha por el pre­cio a oblar des­de el Go­bierno an­te el úl­ti­mo acuer­do con el gre­mio pe­tro­le­ro, que re­du­ce cos­tos ab­sur­dos y pre­sun­tas con­quis­tas y que, sin­gu­lar­men­te, re­co­gió el mis­mo en­tu­sias­mo en Ma­cri que en los sin­di­ca­lis­tas a la ho­ra de fo­to­gra­fiar­se. De­ma­sia­do buen hu­mor pa­ra con­sen­tir res­tric­cio­nes. Ava­ta­res. El enig­ma no cau­ti­vó, los in­vi­ta­dos se en­tre­te­nían con una da­ma de jo­ye­ría que era ca­paz de sa­car muestrario pa­ra co­lo­car sus chu­che­rías de oro. Jor­ge Te­ler­man ha­bla­ba de las obras en el San Mar­tín, En­ri­que Lla­mas de Ma­da­ria­ga ex­pli­ca­ba el fin de los dia­rios y re­vis­tas y Jor­ge Pe­rey­ra de Ola­zá­bal ad­mi­tía el víncu­lo de su po­ten­ta­da tía Ele­na Hirsch con Li­li­ta Ca­rrió (a quien se es­pe­ra en el bal­nea­rio pa­ra fe­bre­ro). Co­mo enig­ma po­lí­ti­co, sí in­tere­sa­ba Ca­rrió: ¿com­pe­ti­rá en la Pro­vin­cia o en la Ca­pi­tal, atrae o es­pan­ta pe­ro­nis­tas en el dis­tri­to bo­nae­ren­se o, en el ám­bi­to por­te­ño, se­rá arie­te con­tra Mar­tín Lous­teau, con quien man­tie­ne –a tra­vés de un pri­mo de és­te de ape­lli­do La­ge– un óp­ti­mo diá­lo­go? (A pro­pó­si­to, fuer­te in­dig­na­ción re­ve­ló por te­lé­fono Ma­cri con su em­ba­ja­dor en Was­hing­ton por­que la fuer­za po­lí­ti­ca que re­pre­sen­ta vo­tó en la Ca­pi­tal con­tra una con­ce­sión in­mo­bi­lia­ria al gru­po Elsz­tain en La Bo­ca). Du­das me­ta­fí­si­cas an­te otras cer­te­zas: en mar­zo se ins­ta­la, por obra de Ca­rrió, el jui­cio po­lí­ti­co al ti­tu­lar de la Cor­te Su­pre­ma, Ricardo Lo­ren­zet­ti, una com­ple­ji­dad ins­ti­tu­cio­nal por­que en­ton­ces tal vez pros­pe­re el mis­mo ejer­ci­cio acu­sa­to­rio con­tra la pro­cu­ra­do­ra Ale­jan­dra Gils Car­bó.

La pre­gun­ta más co­mún en­tre los em­pre­sa­rios: ¿quién de to­dos los co­le­gas tie­ne más pro­ble­mas con el go­bierno Ma­cri? Coin­ci­den en un nom­bre: Eduardo Eur­ne­kian, pos­ter­ga­do de em­pren­di­mien­tos que siem­pre le pa­re­cie­ron a su me­di­da. Hu­bo con­si­de­ra­cio­nes so­bre el pro­pio Ma­cri, con­duc­tas, res­pon­sa­bi­li­da­des, apar­ta­mien­tos, Rat­taz­zi re­cor­dó que el in­ge­nie­ro no era con­tem­pla­ti­vo y ni pes­ta­ñea­ba al mo­men­to de to­mar de­ci­sio­nes com­ple­jas. ¿O aca­so no lo co­no­ce­mos des­de ha­ce mu­cho?, se­ña­ló con su ha­bi­tual im­pa­vi­dez, sin sa­ber­se si lo que de­cía era un elo­gio, una pre­ven­ción o una ad­ver­ten­cia. Al sec­tor au­to­mo­tor tam­bién lo ace­cha al­gún ti­po de me­di­da pa­ra ba­jar cos­tos, qui­zá tan te­nue co­mo las apli­ca­das en Tie­rra del Fue­go, pa­raí­so de sub­si­dios que le atri­bu­yen a Mo­reno, Dé­bo­ra Gor­gi y la mis­ma Cris­ti­na, sin men­cio­nar que los gran­des ha­ce­do­res de esas ven­ta­jas son los me­jo­res ami­gos de Scio­li y del pro­pio Ma­cri.

Hu­bo, por lo tan­to, allí y en otros cón­cla­ves, al­gu­nas que­jas so­bre la mar­cha del Go­bierno, aun­que siem­pre pe­sa una re­fle­xión fi­nal: ¿có­mo se­ría el país si lo go­ber­na­ran Scio­li y Zan­ni­ni, lo te­le­di­ri­gie­ra la viu­da de Kirch­ner y Fer­nán­dez es­tu­vie­ra en el lu­gar de Vidal? Por no ci­tar a Ki­ci­llof, a quien re­cuer­dan en sus le­tre­ros al­gu­nos ne­go­cios de Pun­ta del Es­te con es­te ar­gu­men­to: “Ofer­ta Ki­ci­llof, lle­ve cin­co y pa­gue cua­tro”.

En mar­zo se ins­ta­la, por obra de Ca­rrió, el jui­cio po­lí­ti­co al ti­tu­lar de la Cor­te

Ni­co­lás Du­jov­ne DI­BU­JO: PA­BLO TE­MES

‘AHO­RA SI PA­RE­CE QUE DES­PE­GA LA ECO­NO­MIA.’

RO­BER­TO GAR­CÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.