Ban­cos y fin­tech: ‘amie­ne­mi­gos’

Perfil (Sabado) - - 24 - ECONOMIA - ALE­JAN­DRO CO­SEN­TINO*

Los an­glo­sa­jo­nes son muy crea­ti­vos a la ho­ra de com­bi­nar pa­la­bras pa­ra des­cri­bir te­mas que lle­va­ría mu­cho más tiem­po ex­pli­car. El tér­mino “amie­ne­mi­go” (de su ver­sión en in­glés fre­nemy) es una ex­pre­sión muy uti­li­za­da en EE.UU. Des­cri­be una re­la­ción de mu­tua ne­ce­si­dad, de con­vi­ven­cia no desea­da y ge­ne­ral­men­te re­sis­ti­da. Hoy, en el mun­do de las fi­nan­zas, es­te con­cep­to ha re­cu­pe­ra­do no­to­rie­dad por­que des­cri­be la ten­sa re­la­ción de las em­pre­sas fin­tech y la ban­ca tra­di­cio­nal. Las fin­tech ve­mos una opor­tu­ni­dad de ne­go­cios pa­ra aca­bar con la pro­lon­ga­da in­sa­tis­fac­ción que las per­so­nas tie­nen con los ban­cos. Desea­mos ga­nar mer­ca­do me­jo­ran­do la ex­pe­rien­cia de los clien­tes con los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, ser sus­ten­ta­bles y ga­nar di­ne­ro. He­mos desa­rro­lla­do un ni­vel de in­no­va­ción que los ban­cos no han lo­gra­do, pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta­mos a los ban­cos. Uti­li­za­mos mu­cho de la es­truc­tu­ra ban­ca­ria ac­tual, co­mo las cuen­tas (don­de se re­ci­be, trans­fie­re o se man­tie­ne di­ne­ro de nues­tros clien­tes), las trans­fe­ren­cias elec­tró­ni­cas que mue­ven el di­ne­ro, los me­dios de pa­go y los ser­vi­cios de re­cau­da­ción co­mo dé­bi­tos au­to­má­ti­cos, en­tre otros. Nos que­ja­mos de que los ban­cos in­ten­tan blo­quear nues­tros mo­vi­mien­tos po­nien­do pa­los en la rue­da. Se que­jan amar­ga­men­te con las au­to­ri­da­des ar­gu­men­tan­do que com­pi­ten en des­ven­ta­ja por­que las fin­tech no es­tán re­gu­la­das, co­sa que es cier­to. Y se­gu­ra­men­te en un pla­zo cer­cano exis­ti­rá re­gu­la­ción. Pe­ro ol­vi­dan que la re­gu­la­ción que los “opri­me” les brin­da la po­si­bi- li­dad de ob­te­ner el di­ne­ro de las per­so­nas y em­pre­sas a muy ba­jo cos­to (y en un por­cen­ta­je sig­ni­fi­ca­ti­vo a cos­to ce­ro) y re­ven­der­lo a al­tí­si­mo cos­to y con ga­ran­tía es­ta­tal de de­pó­si­tos. Es­ta ten­sión nos ha con­ver­ti­do en amie­ne­mi­gos, pe­ro en el me­dio es­tán la gen­te y las au­to­ri­da­des. Es ver­dad, no nos que­re­mos pe­ro tam­po­co te­ne­mos que odiar­nos. Nos ne­ce­si­ta­mos, pe­ro más nos ne­ce­si­tan las per­so­nas pa­ra quie­nes tra­ba­ja­mos con el ob­je­ti­vo de lo­grar me­jo­res ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y una más al­ta ca­li­dad de vi­da. La dis­rup­ción fin­tech ha si­do la con­tri­bu­ción de los que cree­mos que me­jo­res ser­vi­cios fi­nan­cie­ros son po­si­bles. La gen­te me­re­ce me­jo­res ser­vi­cios fi­nan­cie­ros. Pa­ra ello, la co­la­bo­ra­ción es im­pres­cin­di­ble. Por eso, ban­cos, ha­ga­mos las pa­ces.

Atlan­tic

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.