Con­su­mo y fi­nan­cia­mien­to, desafíos del año elec­to­ral

LO­REN­ZO SIGAUT GRAVINA // ECO­NO­MIS­TA JE­FE DE ECOLATINA

Perfil (Sabado) - - ECONOMIA -

En los úl­ti­mos me­ses, va­rios fac­to­res exó­ge­nos que lu­cían fa­vo­ra­bles pa­ra nues­tra eco­no­mía de ca­ra al cru­cial año elec­to­ral que co­mien­za se han des­a­li­nea­do, obli­gan­do al Go­bierno a im­ple­men­tar al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes en su es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca.

En­tre ellos se des­ta­can: i) triun­fo de Do­nald Trump: la vic­to­ria del re­pu­bli­cano con­fir­ma un gi­ro de las prin­ci­pa­les po­ten­cias de Oc­ci­den­te ha­cia un mun­do más pro­tec­cio­nis­ta, con me­nos in­cen­ti­vos a la in­ver­sión ex­tran­je­ra y fi­nan­cia­mien­to más ca­ro pa­ra las eco­no­mías emer­gen­tes; ii) de­te­rio­ro de las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to de Bra­sil: pe­se a que la lle­ga­da de Te­mer a la presidencia des­com­pri­mió la cri­sis po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca rei­nan­te en ese país, las cre­cien­tes de­nun­cias de co­rrup­ción que sal­pi­can al go­bierno vol­vie­ron a en­tur­biar el pa­no­ra­ma; y iii) pro­ble­mas cli­má­ti­cos lo­ca­les: inun­da­cio­nes, se­quías y, en me­nor me­di­da, in­cen­dios, afec­tan ne­ga­ti­va­men­te una por­ción im­por­tan­te de la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria de nues­tro país.

Los fac­to­res men­cio­na­dos, jun­to con el atra­so cam­bia­rio vi­gen­te pa­ra la ma­yo­ría de las ac­ti­vi­da­des tran­sa­bles (ex­cep­to la agroin­dus­tria), re­du­cen sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te las po­si­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes en 2017. Sin me­jo­ras de la de­man­da ex­ter­na, la apues­ta pa­ra di­na­mi­zar la ac­ti­vi­dad re­cae en el con­su­mo y la in­ver­sión. Asi­mis­mo, sin un salto de las ven­tas ex­ter­nas, las di­vi­sas ne­ce­sa­rias pa­ra una re­cu­pe­ra­ción (au­men­to de im­por­ta­cio­nes) pro­ven­drán del in­gre­so de ca­pi­ta­les fi­nan­cie­ros.

Es­tá cla­ro que el Go­bierno va a se­guir apos­tan­do a la in­ver­sión pro­duc­ti­va (es­te año en­tra­rá en vi­gen­cia el Ré­gi­men de Par­ti­ci­pa­ción Pú­bli­ca Pri­va­da y Ma­cri aca­ba de anun­ciar un mar­co es­pe­cí­fi­co pa­ra in­cen­ti­var la ex­plo­ta­ción de Va­ca Muer­ta) pe­ro, a di­fe­ren­cia de 2016, la va­ria­ble cla­ve que pue­de ha­cer la di­fe­ren­cia en el fren­te económico y po­lí­ti­co es el con­su­mo. Más aún, en un con­tex­to com­ple­jo pa­ra la lle­ga­da de la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta (por el fren­te in­ter­na­cio­nal y la pos­ter­ga­ción de de­ci­sio­nes a la es­pe­ra de los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas), es cla­ve que au­men­te el con­su­mo pa­ra con­cre­tar in­ver­sio­nes, ya que exis­te ele­va­da ca­pa­ci­dad ocio­sa en mu­chos sec­to­res pro­duc­ti­vos.

En una eco­no­mía transac­cio­nal co­mo la ar­gen­ti­na (el cré­di­to al sec­tor pri­va­do re­pre­sen­ta me­nos del 15% del PBI), la cla­ve pa­ra es­ti­mu­lar el gas­to de las fa­mi­lias pa­sa por me­jo­rar el in­gre­so real de los ho­ga­res. En es­te con­tex­to, es­pe­ra­mos que el Eje­cu­ti­vo ha­ga to­do lo po­si­ble pa­ra que las pa­ri­ta­rias su­peren a la in­fla­ción en 2017. En la prác­ti­ca, es­to im­pli­ca aco­tar la suba de los pre­cios re­gu­la­dos y del ti­po de cam­bio pa­ra pro­fun­di­zar la des­in­fla­ción ob­ser­va­da en los úl­ti­mos me­ses de 2016. Asi­mis­mo, el desafío de la pró­xi­ma ne­go­cia­ción sa­la­rial pa­sa por mo­ri­ge­rar las subas no­mi­na­les de los sa­la­rios (que se ne­go­cie en ba­se a la in­fla­ción fu­tu­ra y no al 40% de 2016) pe­ro ga­ran­ti­zan­do que los au­men­tos con­se­gui­dos su­peren el al­za de pre­cios.

Más allá del cam­bio de mi­nis­tros, pre­ve­mos que el gas­to pú­bli­co tam­bién re­fuer­ce los in­gre­sos de las fa­mi­lias el año que vie­ne. Los pla­nes so­cia­les y las ju­bi­la­cio­nes es­tán in­de­xa­dos a la evo­lu­ción pa­sa­da de in­gre­sos no­mi­na­les, por lo que un es­ce­na­rio de des­in­fla­ción ga­ran­ti­za una me­jo­ra real de di­chos be­ne­fi­cios. Ade­más, en la me­di­da en que ha­ya fon­dos, es­pe­ra­mos que en 2017 fi­nal­men­te se con­cre­te el im­pul­so de la obra pú­bli­ca anun­cia­do, lo que va a per­mi­tir re­cu­pe­rar bue­na par­te de los pues­tos de tra­ba­jo per­di­dos en la cons­truc­ción. A mi en­ten­der, es po­si­ble lo­grar un re­bo­te de la eco­no­mía en 2017 de la mano de la re­cu­pe­ra­ción del con­su­mo, pe­ro só­lo si el Go­bierno con­si­gue un flui­do ac­ce­so al fi­nan­cia­mien­to ex­terno que per­mi­ta si­mul­tá­nea­men­te con­te­ner el ti­po de cam­bio (an­cla pa­ra aco­tar la suba de pre­cios) y con­tar con re­cur­sos pa­ra ce­rrar el ele­va­do ba­che del Te­so­ro.

El pro­ble­ma es que el cos­to del cré­di­to pa­ra nues­tro país se ha en­ca­re­ci­do en los úl­ti­mos me­ses por dos cues­tio­nes: mo­di­fi­ca­ción de la pau­ta ofi­cial del dé­fi­cit pri­ma­rio del sec­tor pú­bli­co na­cio­nal pa­ra 2017 (ini­cial­men­te se es­ta­ble­ció una me­ta de -3,3% del PBI, que en sep­tiem­bre se ele­vó a -4,2% del PBI); y el im­pac­to del triun­fo de Trump en el cos­to del fi­nan­cia­mien­to in­ter­na­cio­nal.

La res­pues­ta del Go­bierno an­te in­ver­so­res fi­nan­cie­ros más exi­gen­tes y po­si- bles cim­bro­na­zos cuan­do asu­ma Trump ha si­do: i) re­do­blar el com­pro­mi­so por la re­duc­ción (gra­dual) del dé­fi­cit fis­cal, ta­rea en­car­na­da por el fla­man­te mi­nis­tro de Ha­cien­da; ii) qui­ta de la in­mo­vi­li­za­ción de fon­dos por 120 días más la au­to­ri­za­ción a la sus­crip­ción di­rec­ta en mo­ne­da ex­tran­je­ra de tí­tu­los en pe­sos; y iii) sa­lir a con­se­guir rá­pi­da­men­te fi­nan­cia­mien­to ape­lan­do a to­dos los me­ca­nis­mos dis­po­ni­bles (co­lo­ca­ción de bo­nos, REPO, or­ga­nis­mos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les, etc.).

Es­ta es­tra­te­gia fi­nan­cie­ra jun­to con los res­tan­tes fon­dos que apor­te el blan­queo más una re­vi­sión mi­nu­cio­sa del gas­to pú­bli­co y la suba de ta­ri­fas de ser­vi­cios pú­bli­cos pa­ra re­cor­tar los sub­si­dios le per­mi­ti­rían al Eje­cu­ti­vo ha­cer­se de la ca­ja ne­ce­sa­ria pa­ra afron­tar los me­ses de cam­pa­ña elec­to­ral. Pe­ro no to­do lo que re­lu­ce es oro: es­ta ma­nio­bra im­pli­ca brin­dar nue­vas con­ce­sio­nes a la in­ver­sión fi­nan­cie­ra (eli­mi­nar en­ca­jes a los ca­pi­ta­les ge­ne­ra ma­yor vo­la­ti­li­dad cam­bia­ria) en pos de ga­ran­ti­zar el in­flu­jo de di­vi­sas ne­ce­sa­rio. Ade­más, el afán por mos­trar me­jo­res re­sul­ta­dos fis­ca­les y dar se­ña­les alen­ta­do­ras a los in­ver­so­res im­pli­ca un ma­yor ajus­te del pre­cio de los re­gu­la­dos, for­zan­do al BCRA a pro­fun­di­zar el atra­so cam­bia­rio (pro­duc­to de sos­te­ner o su­bir la ta­sa de re­fe­ren­cia) en pos de al­can­zar la am­bi­cio­sa me­ta de in­fla­ción de 2017 (12%-17%).

Aquí es don­de la fal­ta de un diag­nós­ti­co pre­ci­so, los pro­ble­mas de coor­di­na­ción y/o la au­sen­cia de una vi­sión ho­lís­ti­ca de las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas afec­tan al Go­bierno, ex­po­nien­do los erro­res/con­tra­dic­cio­nes de las de­ci­sio­nes to­ma­das. Por ca­so, el Eje­cu­ti­vo po­dría ha­ber au­to­ri­za­do en di­ciem­bre la suba de pre­cios re­gu­la­dos (com­bus­ti­bles, pea­jes, par­quí­me­tros y pre­pa­gas) pa­ra fa­ci­li­tar el cum­pli­mien­to de la me­ta del BCRA de es­te año. En ma­te­ria de ex­pec­ta­ti­vas, ce­rrar 2016 con 40% o 41% de in­fla­ción no te­nía ma­yor cos­to (la me­ta ofi­cial de 20%-25% ha­bía si­do am­plia­men­te su­pe­ra­da). Sin em­bar­go, arran­car el pri­mer tri­mes­tre de 2017 con au­men­tos pen­dien­tes com­pli­ca el ini­cio de las prin­ci­pa­les ne­go­cia­cio­nes pa­ri­ta­rias (se­ría desea­ble que en los pri­me­ros me­ses del año la in­fla­ción se ubi­ca­ra por debajo del 1,5% men­sual).

En sín­te­sis, pa­ra que los sa­la­rios su­pe­raran a la in­fla­ción en el cor­to pla­zo, el Go­bierno ten­dría que uti­li­zar el ti­po de cam­bio co­mo an­cla no­mi­nal pro­fun­di­zan­do el ca­mino del atra­so con cre­cien­te en­deu­da­mien­to ex­terno. El pro­ble­ma es que és­te es el úni­co sen­de­ro que per­mi­te una reac­ti­va­ción de ca­ra a las elec­cio­nes de mi­tad de tér­mino, y Cam­bie­mos no tie­ne tan­ta es­pal­da po­lí­ti­ca co­mo pa­ra dar­se el lu­jo de una de­rro­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.