Lo va­mos a ex­tra­ñar

Perfil (Sabado) - - IDEAS - JOR­GE ARGÜELLO*

Hay hom­bres que tras­cien­den su tiem­po, que son in­na­ta­men­te más ca­pa­ces que sus com­pa­ñe­ros, hom­bres cu­yo co­ra­je y ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia les per­mi­te des­viar la his­to­ria de su cur­so na­tu­ral.

Má­rio Soa­res fue se­gu­ra­men­te uno de esos ra­ros hé­roes po­lí­ti­cos. No ten­go du­das: es­te por­tu­gués que nos de­jó la se­ma­na pa­sa­da con 92 años se­rá re­cor­da­do co­mo uno de los más fie­les aman­tes que la li­ber­tad co­no­ció en el si­glo XX.

No es po­si­ble com­pren­der los úl­ti­mos cin­cuen­ta años de his­to­ria por­tu­gue­sa sin la som­bra que pro­yec­ta su fi­gu­ra.

A me­nu­do exi­lia­do y a ve­ces pre­so, Má­rio Soa­res –a quien tu­ve el pri­vi­le­gio de tra­tar y con quien com­par­tí lar­gas char­las en los úl­ti­mos años en la vie­ja Lis­boa– de­di­có la pri­me­ra mi­tad de su vi­da a ero­sio­nar al sa­la­za­ris­mo, la más lar­ga dic­ta­du­ra eu­ro­pea del si­glo XX. El ré­gi­men ins­pi­ra­do por An­tó­nio de Oli­vei­ra Sa­la­zar ter­mi­na­ría –tras más de cua­tro dé­ca­das– en 1974 con la Re­vo­lu­ción de los Cla­ve­les.

En la se­gun­da mi­tad de su vi­da, Soa­res se dio a la ta­rea de in­ven­tar la de­mo­cra­cia por­tu­gue­sa. Con­cre­tó la des­co­lo­ni­za­ción de par­te del te­rri­to­rio afri­cano y par­ti­ci­pó en la cons­truc­ción del pro­yec­to eu­ro­peo, siem­pre en es­tre­cho diá­lo­go con los de­más lí­de­res in­ter­na­cio­na­les. Alia­dos o ad­ver­sa­rios, to­dos en Por­tu­gal re­co­no­cen te­ner pa­ra con él una deu­da his­tó­ri­ca que no po­drán pa­gar, la deu­da por la res­tau­ra­ción de su li­ber­tad.

La vi­da de Má­rio Soa­res fue una co­lec­ción de aven­tu­ras in­creí­bles que siem­pre re­cor­da­ba con la bue­na dis­po­si­ción y la mi­li­mé­tri­ca me­mo­ria que lo ca­rac­te­ri­za­ban. Con­ver­sa­dor na­to, due­ño de una cul­tu­ra in­ti­mi­dan­te, Soa­res ado­ra­ba el mun­do y ama­ba aún más los rin­co­nes de la ciu­dad que lo ha vis­to na­cer y mo­rir, Lis­boa. Re­cor­de­mos en­ton­ces en es­tos días de lu­to la ex­tra­or­di­na­ria lec­ción de ciu­da­da­nía y hu­ma­nis­mo que fue su vi­da.

Fun­da­dor y se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do So­cia­lis­ta por­tu­gués, mi­nis­tro de los Asun­tos Ex­te­rio­res, je­fe de tres go­bier­nos, pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca du­ran­te una dé­ca­da. Ajeno a la cre­cien­te im­po­pu­la­ri­dad de la po­lí­ti­ca, siem­pre se pre­sen­tó, or­gu­llo­sa­men­te, co­mo un po­lí­ti­co pro­fe­sio­nal. De tal mo­do que pa­ra uno de sus úl­ti­mos en­sa­yos au­to­bio­grá­fi­cos, es­cri­to a los 87 años, eli­gió el tí­tu­lo Un po­lí­ti­co se asu­me.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas cla­ve que de­fi­nie­ron su tra­yec­to­ria pú­bli­ca fue la crí­ti­ca a los ex­tre­mos po­lí­ti­cos. Ideo­ló­gi­ca­men­te, Soa­res li­bró tres gran­des ba­ta­llas en su vi­da. En pri­mer lu­gar, con­tra la de­re­cha to­ta­li­ta­ria de Sa­la­zar, des­pués con­tra el co­mu­nis­mo que se in­ten­tó ins­tau­rar en Por­tu­gal a fi­na­les de los años 70 tras la Re­vo­lu­ción de los Cla­ve­les y, por úl­ti­mo, es­tan­do ya fue­ra de la po­lí­ti­ca ac­ti­va, con­tra los “fa­ná­ti­cos neo­li­be­ra­les que se han he­cho car­go de la Unión Eu­ro­pea”.

Re­vo­lu­cio­na­rio de­mó­cra­ta que pre­fe­ría la in­for­ma­li­dad al pro­to­co­lo, Soa­res a me­nu­do na­da­ba con­tra la co­rrien­te pa­ra de­fen­der sus con­vic­cio­nes. Así ocu­rrió, por ejem­plo, con la en­tra­da de Por­tu­gal a la Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea en 1986. Du­ran­te los tra­ba­jos pre­pa­ra­to­rios, los más repu­tados eco­no­mis­tas por­tu­gue­ses acon­se­ja­ron al en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro Má­rio Soa­res no ad­he­rir. Pe­ro él lo hi­zo sin va­ci­lar y hoy es di­fí­cil ima­gi­nar en qué se ha­bría con­ver­ti­do Por­tu­gal sin la pa­lan­ca eu­ro­pea.

Una vi­da po­lí­ti­ca tan di­la­ta­da no pue­de per­ma­ne­cer in­mu­ne a equí­vo­cos y po­lé­mi­cas. Soa­res re­co­no­ció al­gu­nos de sus erro­res y admitió que su pen­sa­mien­to so­bre el lu­gar del so­cia­lis­mo en la de­mo­cra­cia eu­ro­pea evo­lu­cio­nó acom­pa­ñan­do la evo­lu­ción de los tiem­pos. Así lo hi­zo an­te el Par­la­men­to por­tu­gués un día cuan­do, an­te la acu­sa­ción de ha­ber cam­bia­do de opi­nión, con­tes­tó ci­tan­do a un co­no­ci­do par­la­men­ta­rio de la I Re­pú­bli­ca Por­tu­gue­sa: “Só­lo los bu­rros, que­ri­do ami­go, no cam­bian de opi­nión”.

Sí, va­mos a ex­tra­ñar a Má­rio Soa­res.

EM­BA­JA­DA AR­GEN­TI­NA EN POR­TU­GAL

EN­CUEN­TRO. Ho­me­na­je que se ce­le­bró en la em­ba­ja­ba ar­gen­ti­na en 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.