No es el se­xo

Perfil (Sabado) - - IDEAS - 33 - NOR­MA MORANDINI*

Mu­je­res son las nues­tras, las de­más es­tán de mues­tra”, nos can­ta­ban los mu­cha­chos pe­ro­nis­tas a las en­ton­ces jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rias de los años se­ten­ta. “Las de­más”, las otras, eran las bur­gue­sas o las zur­das, lo que de­la­ta el sec­ta­ris­mo que nos atra­vie­sa co­mo cul­tu­ra po­lí­ti­ca. Go­ber­na­ba Isa­bel Mar­tí­nez, la viu­da de Pe­rón. Una mu­jer na­ci­da de la cos­ti­lla po­de­ro­sa de un hom­bre po­de­ro­so, fiel a la tra­di­ción pe­ro­nis­ta de la par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer en la po­lí­ti­ca. Los ma­tri­mo­nios po­lí­ti­cos y la idea de la mu­jer-es­po­sa, co­mo in­ter­me­dia­ria en­tre el lí­der y la ma­sa. Con el úni­co con­sen­so, la fi­gu­ra de Eva Pe­rón, a la que tam­bién el pe­ro­nis­mo in­ter­pre­ta se­gún el mo­men­to po­lí­ti­co: del al­tar al bal­cón. La san­ta ve­ne­ra­da por los más hu­mil­des de los tiem­pos de Me­nem a la po­lí­ti­ca de los dis­cur­sos de la úl­ti­ma dé­ca­da, imi­ta­da en el tono de la voz, en el abra­zo del re­nun­cia­mien­to, ins­ti­tu­cio­na­li­za­da ya co­mo ícono ur­bano tan­to en mu­seos co­mo en la gi­gan­to­gra­fía del Mi­nis­te­rio de Ac­ción So­cial que emu­la la del Che Gue­va­ra de La Ha­ba­na.

Sin em­bar­go, ya mu­cha agua co­rrió de­ba­jo del puen­te de la de­mo­cra­ti­za­ción, di­na­mi­za­da por la re­cu­pe­ra­ción de la li­ber­tad. Las mu­je­res en Ar­gen­ti­na hi­ci­mos un lar­go y her­mo­so ca­mino, des­de el si­len­cio en las pla­zas del país pa­ra de­man­dar “ver­dad y jus­ti­cia” has­ta las bu­lli­cio­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­ra que “ni una me­nos” pa­gue con su vi­da sus an­sias de au­to­no­mía. El si­len­cio co­mo for­ma de pro­tes­ta fue re­em­pla­za­do por la fuer­za de las pa­la­bras por­que, co­mo es­cri­bió ese gran hu­ma­nis­ta que fue Va­clav Ha­vel, “una so­la pa­la­bra, ba­jo cier­tas cir­cuns­tan­cias, pro­nun­cia­da por una so­la per­so­na, tie­ne más fuer­za que un ejér­ci­to. La pa­la­bra ilu­mi­na, des­pier­ta, li­be­ra”. Son las pa­la­bras y las ac­cio­nes las que nos per­mi­ten in­cor­po­rar­nos en el mun­do com­par­ti­do, el del es­pa­cio pú­bli­co, don­de mos­tra­mos lo me­jor y lo peor que so­mos ca­pa­ces de ha­cer.

Las mu­je­res en Ar­gen­ti­na ya no ne­ce­si­ta­mos gri­tar por­que te­ne­mos la fuer­za de los de­re­chos, con­sa­gra­dos cons­ti­tu­cio­nal­men­te. En me­nos de cua­tro dé­ca­das, se fe­mi­ni­za­ron los claus­tros, la po­lí­ti­ca, las em­pre­sas y la Jus­ti­cia. Se na­tu­ra­li­zó que las mu­je­res po­de­mos ser pre­si­den­tas, jue­zas o mi­nis­tras. Aun cuan­do no con­se­gui­mos evi­tar que la pla­za pú­bli­ca si­ga ocu­pa­da por el llan­to, hoy las nue­vas ma­dres en due­lo, las víc­ti­mas de la impunidad y el des­dén ju­di­cial, han de­mo­cra­ti­za­do ge­ne­ro­sa­men­te su do­lor pa­ra que “no nos pa­se” lo que ellas vi­vie­ron. Pe­ro so­bre to­do, se han in­cor­po­ra­do a la po­lí­ti­ca nu­me­ro­sas di­ri­gen­tes au­tó­no­mas, ver­da­de­ras ciu­da­da­nas, na­ci­das de su pro­pia vo­ca­ción pú­bli­ca. Ya no es­po­sas, ya no me­sías, ya no rei­nas sin co­ro­nas.

Sim­ple­men­te ciu­da­da­nas, más pa­re­ci­das a las di­ri­gen­tes de las de­mo­cra­cias desa­rro­lla­das del mun­do. De mo­do que, a es­ta al­tu­ra del desa­rro­llo de­mo­crá­ti­co, no va­le la pe­na gas­tar ener­gías pa­ra ocu­par­nos de los re­si­duos de au­to­ri­ta­ris­mo e in­to­le­ran­cia, y opi­nar so­bre la opi­nión aje­na que ha de­gra­da­do el de­ba­te. En cam­bio, va­le ob­ser­var que las mu­dan­zas cul­tu­ra­les, o sea los va­lo­res com­par­ti­dos, son más len­tos, de­pen­den de la par­ti­ci­pa­ción co­lec­ti­va y de la cir­cu­la­ción de nue­vas ideas en el de­ba­te pú­bli­co. En la me­di­da en la que las mu­je­res fui­mos apa­re­cien­do en la vi­da pú­bli­ca, pa­sa­mos a ser vis­tas y es­cu­cha­das, fui­mos cons­tru­yen­do la plu­ra­li­dad que de­fi­ne a la de­mo­cra­cia.

Las ar­gen­ti­nas, tam­bién, in­cor­po­ra­mos la idea de la igual­dad en la di­fe­ren­cia. Ya no nos de­fi­ni­mos por con­tra­po­si­ción al hom­bre sino co­mo su pa­ri­dad. La vir­tud de ser igua­les pa­ra pro­fun­di­zar la de­mo­cra­cia.

Fren­te a nues­tra más obs­ti­na­da cul­tu­ra de muer­te, va­mos, tam­bién, con­tra­po­nien­do una cul­tu­ra de vi­da, que no pue­de ser otra que una au­tén­ti­ca edu­ca­ción en de­re­chos hu­ma­nos por­que la na­tu­ra­le­za hu­ma­na se de­fi­ne por la dig­ni­dad. No por el se­xo. Mu­je­res or­gu­llo­sas de su con­di­ción de per­so­nas, res­pon­sa­bles por nues­tras vi­das y la de los otros pa­ra elu­dir lo que tam­bién nos de­gra­da: ser víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.