Ve­ge­ta­ria­nos ‘arre­pen­ti­dos’: por qué de­ci­den vol­ver a co­mer car­ne

Por mo­ti­vos de sa­lud, prac­ti­ci­dad o pre­sión de su en­torno so­cial, mu­chos dan mar­cha atrás con su elec­ción. La im­por­tan­cia de sa­ber re­em­pla­zar y com­bi­nar los ali­men­tos.

Perfil (Sabado) - - SOCIEDAD - JO­SE­FI­NA HAGELSTROM

Du­ran­te los fes­te­jos de Año Nue­vo, Fernanda Beg­go (36) sor­pren­dió a va­rios de sus ami­gos cuan­do acep­tó ella tam­bién que le sir­vie­ran la car­ne que sa­ca­ban de la pa­rri­lla. Es que des­de ha­ce sie­te años era ve­ge­ta­ria­na, y sa­bían que du­ran­te los asa­dos le to­ca­ban en­sa­la­das o ve­ge­ta­les asa­dos, pe­ro nun­ca car­ne.

Su cam­bio ha­bía em­pe­za­do por un te­ma de sa­lud, ya que la car­ne le caía pe­sa­da, y des­pués de ha­cer un cur­so de co­mi­da ve­ge­ta­ria­na y con­sul­tar una es­pe­cia­lis­ta em­pe­zó a sen­tir­se me­jor. In­cor­po­ró len­te­jas, es­pi­na­ca, ju­gos y fru­tas a su die­ta, in­clu­so du­ran­te su em­ba­ra­zo y el pri­mer año de su hi­ja, a la que tam­po­co le da­ba car­ne. Has­ta que ha­ce po­co, cuan­do la in­vi­ta­ron a un cum­plea­ños del jar­dín de Ana, se re­plan­teó to­do.

“Acá no es fácil ser ve­ge­ta­riano, si te in­vi­tan a co­mer por lo ge­ne­ral te­nés que lle­var tu co­mi­da o ter­mi­nás co­mien­do pas­ta o arroz. Pe­ro lo que me pa­só fue que cuan­do iba al cum­plea­ños y di­je que Ani –de dos años y me­dio– no co­mía mi­la­ne­sas, ni pa­ti­tas de po­llo, ni sal­chi­chi­tas, ni em­pa­na­di­tas de car­ne, me di cuen­ta de que la es­ta­ba li­mi­tan­do mu­cho. Si­go cre­yen­do que la car­ne apor­ta me­nos co­sas bue­nas que ma­las, pe­ro tam­bién es cier­to que vi­vi­mos en es­ta so­cie­dad y no es­tá bueno per­der de vis­ta eso”, agre­ga Beg­go, que de a po­co fue in­cor­po­ran­do pes­ca­do y mi­la­ne­sas a su die­ta y a la de su hi­ja.

Su ca­so ilus­tra lo que pa­san mu­chos ve­ge­ta­ria­nos o ve­ga­nos que un día de­ci­den dar mar­cha atrás a la de­ci­sión de eli­mi­nar la car­ne, no sin al­go de cul­pa en al­gu­nos ca­sos. Hay es­tu­dios, in­clu­so, que dan cuen­ta de que en paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos más del 80% de los ve­ge­ta­ria­nos vuel­ven a sus die­tas pre­vias. Las ra­zo­nes son mu­chas, vol­ver a cier­tos sa­bo­res, el cuer­po lo pi­de, sa­lir­se de los “ex­tre­mos”, pe­ro en mu­chos ca­sos lo so­cial pe­sa, y mu­cho, so­bre to­do en un país don­de el asa­do es mar­ca re­gis­tra­da.

“El asa­do es lo más ar­gen­tino que hay, y si tus ami­gos no es­tán en la mis­ma que vos es bas­tan­te in­có­mo­do y di­fí­cil. En mi ca­so no co­mí car­ne por dos años, cuan­do me pa­sa­ron unos do­cu­men­ta­les que te ha­bla­ban del con­su­mo ma­si­vo y los pro­ce­sos de có­mo nos lle­ga la car­ne a la me­sa; y si bien a ve­ces me da al­go de cul­pa vol­ver a co­mer, tam­po­co soy una gran con­su­mi­do­ra. Pe­ro si voy a co­mer a lo de ami­gos ya no di­go que no”, cuen­ta Xi­me­na Sán­chez Blan­co (32), otra “ex” ve­ge­ta­ria­na, que ha­ce sie­te me­ses vol­vió a co­mer, so­bre to­do pes­ca­do.

Pa­ra Fe­de­ri­co La­vis­ta (34), lo ideal es no caer en los ex­tre­mos y en­con­trar un pun­to me­dio. “Du­ran­te tres años no co­mí car­ne, me lle­va­ba mis tup­per a los asa­dos o pe­día que me hi­cie­ran ver­du­ras. En­tre el tra­ba­jo y el es­tu­dio por mo­men­tos me sen­tía al­go dé­bil, pe­ro lo so­cial era lo que más me pe­sa­ba. Aho­ra vol­ví a co­mer, pe­ro lo ha­go más cons­cien­te, en ca­sa no co­cino, y si sal­go tra­to de ele­gir siem­pre bue­nas pa­rri­llas”, di­ce sen­ta­do a la me­sa de La Do­ri­ta, en Ca­ñi­tas.

Ser ve­ge­ta­ria­nos en mu­chos

“Du­ran­te tres años lle­vé el tup­per a los asa­dos. Lo so­cial era lo que más me pe­sa­ba”

PA­BLO CUARTEROLO

JUAN OBREGON

EN FA­MI­LIA. Fernanda Beg­go (36) vol­vió a co­mer mi­la­ne­sas y pes­ca­do, pa­ra no con­di­cio­nar a su hi­ja.

PA­RRI­LLA. Fe­de­ri­co La­vis­ta (34) y Xi­me­na Sán­chez Blan­co (32), dos ami­gos que vol­vie­ron a co­mer car­ne (arr.). Pu­bli­ca­cio­nes cues­tio­nan es­tas die­tas (izq.)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.