La pre­sión de ser di­fe­ren­te

Perfil (Sabado) - - SOCIEDAD - HARRY CAMPOS CER­VE­RA*

La die­ta de la es­pe­cie hu­ma­na es om­ní­vo­ra, es­ta­mos pro­gra­ma­dos ge­né­ti­ca­men­te pa­ra te­ner una nu­tri­ción don­de te­ne­mos que co­mer animales, plan­tas, fru­tas. La pre­gun­ta es por qué la gen­te se ha­ce ve­ge­ta­ria- na o ve­ga­na, cuan­do la ver­da­de­ra die­ta sa­lu­da­ble com­bi­na to­dos los nu­trien­tes en can­ti­da­des ade­cua­das. In­clu­so hay es­tu­dios que de­mues­tran que ser ve­ge- ta­riano o ve­gano im­pac­ta peor al eco­sis­te­ma que la die­ta om­ní­vo­ra, por­que de esa ma­ne­ra el ali­men­to no es­tá bien dis­tri­bui­do pa­ra to­das las ne­ce­si­da­des del pla­ne­ta. Mu­chos eli­gen otro ca­mino, im­pul­sa­dos por cri­te­rios y con­vic­cio­nes. En cual­quier con­tex­to so­cial ser di­fe­ren­te es una pre­sión. A ve­ces al­gu­nos cam­bios vie­nen im­pul­sa- dos más por mo­das que con­ven­ci­mien­tos. Creo que los que ter­mi­nan co­mien­do car­ne, en par­te en­tran en ra­zón, pe­ro tam­bién se dan cuen­ta del in­con­ve­nien­te que es. No só­lo pa­ra los ve­ge­ta­ria­nos, pa­ra aque­llos que, por mo­ti­vos re­li­gio­sos o cul­tu­ra­les no pue­den co­mer cier­tos ali­men­tos, to­do se vuel­ve más di­fí­cil con la co­mi­da tam­bién. Aho­ra, los que creen con fuer­te con­vic­ción que la die­ta ve­ge­ta­ria­na es su sal­va­ción lo van a man­te­ner, de la mis­ma ma­ne­ra que un jo­ven que no fu­ma o to­ma al­cohol no se ve con­di­cio­na­do por el en­torno so­cial.

Al­gu­nas die­té­ti­cas son muy ca­ras y no siem­pre te in­for­man mu­cho; sin tiem­po co­mía mu­cha piz­za y sánd­wi­ches, en­gor­dé y me subió el co­les­te­rol. ADOL­FO DIAZ (29)

ca­sos los “obli­gó” a ser más crea­ti­vos en la co­ci­na, y a in­for­mar­se más so­bre lo que se co­me. Aun­que ad­mi­ten, tam­bién, que es un es­ti­lo de vi­da más com­pli­ca­do y mu­chas ve­ces ca­ro. “Las die­té­ti­cas sue­len ser ca­ras y no siem­pre te ex­pli­can mu­cho. Yo fui ve­ge­ta­riano tres años, pe­ro por mi tra­ba­jo te­nía po­co tiem­po y ter­mi­na­ba co­mien­do mu­cho en la ca­lle, piz­zas, em­pa­na­das, en­gor­dé y me subió el co­les­te­rol”, cuen­ta Adol­fo Díaz (29).

En ese con­tex­to, Agus­ti­na Gri­llo, nu­tri­cio­nis­ta y ve­ge­ta­ria­na, re­co­mien­da siem­pre con­sul­tar un pro­fe­sio­nal pa­ra sa­ber qué ali­men­tos in­cor­po­rar y có­mo com­bi­nar­los. “El cuer­po pue­de sos­te­ner­se sin car­ne, pe­ro no hay que co­mer só­lo en­sa­la­das, se ne­ce­si­ta pro­teí­na ve­ge­tal y car­bohi­dra­tos, cum­plir con lo que el cuer­po ne­ce­si­ta”, ex­pli­ca. Y opina que ca­si siem­pre los mo­ti­vos del vol­ver a la car­ne sue­len te­ner que ver con pro­ce­sos más bien emo­cio­na­les que fí­si­cos. “Siem­pre pue­de ha­ber un mo­ti­vo pa­ra vol­ver, es im­por­tan­te afian­zar­se y sin­ce­rar­se en la elec­ción, sin des­cui­dar la sa­lud”, agre­ga.

QUE COMEMOS. Hay do­cu­men­ta­les que cri­ti­can du­ro a to­da in­dus­tria ali­men­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.