Ex­clu­si­vo: ha­bla el em­ba­ja­dor de Irán

El nue­vo en­car­ga­do de Ne­go­cios y, en la prác­ti­ca, em­ba­ja­dor de la re­pú­bli­ca is­lá­mi­ca en nues­tro país, es­tu­vo en la re­dac­ción de PER­FIL y, por pri­me­ra vez, con­ce­dió un re­por­ta­je a un me­dio lo­cal. Con an­te­ce­den­tes más “de ca­rre­ra” que po­lí­ti­cos, se re­fi­rió

Perfil (Sabado) - - PORTADA - LALA TOUTONIAN*

“La ban­de­ra en con­tra del te­rro­ris­mo es­tá en ma­nos de Irán”, di­ce el se­ñor Moham­mad Far­had Ko­lei­ni en al­gún mo­men­to de la en­tre­vis­ta ex­clu­si­va de PER­FIL. Ko­lei­ni es el nue­vo en­car­ga­do de Ne­go­cios de la Em­ba­ja­da de Irán en nues­tro país des­de ha­ce ape­nas dos me­ses. Has­ta aho­ra no ha­bló, pe­se a que tie­ne mu­cho pa­ra de­cir: las re­la­cio­nes en­tre los dos paí­ses es­tán tran­si­das por pa­la­bras de tan­to sig­ni­fi­ca­do co­mo “me­mo­rán­dum”, “AMIA”, “Nis­man”.

Ko­lei­ni es­tá re­cién lle­ga­do al país, en el me­dio de una re­la­ción bi­la­te­ral en la que las acu­sa­cio­nes so­bre los víncu­los de la em­ba­ja­da que con­du­ce –de he­cho, su car­go es, en la prác­ti­ca, de em­ba­ja­dor– in­cu­yen acu­sa­cio­nes que la vin­cu­lan con nom­bres co­mo los de Luis D’Elía o Fer­nan­do Es­te­che.

Aun así, es­te di­plo­má­ti­co de ca­rre­ra, ex­per­to en cues­tio­nes de es­ta­te­gias geo­po­lí­ti­cas, la nue­va ca­ra de la re­pre­sen­ta­ción ira­ní en Ar­gen­ti­na, se acer­có has­ta la re­dac­ción del dia­rio y, en un cla­rí­si­mo es­pa­ñol, se re­fi­rió a los desafíos que pre­su­po­ne es­ta nue­va ges­tión. Diá­lo­go. Tras el aten­ta­do ocu­rri­do en 1994 con­tra la mu­tual de la AMIA, por el que se acu­só a ciu­da­da­nos ira­níes co­mo au­to­res ma­te­ria­les e in­te­lec­tua­les del he­cho sin pre­ce­den­tes en nues­tro país, que de­jó 85 muer­tos, las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con Tehe­rán que­da­ron des­de en­ton­ces re­du­ci­das a un en­car­ga­do de Ne­go­cios a car­go de la em­ba­ja­da. Su an­te­ce­sor, Ah­mad Re­za Kheir­mand, de­jó su pues­to a fi­nes de 2016 y des­de en­ton­ces Ko­lei­ni se ha ins­ta­la­do en Bue- nos Ai­res con su es­po­sa y una de sus tres hi­jas.

“En pri­mer lu­gar, de­bo de­cir que Ar­gen­ti­na es, vía el mar, nues­tro ve­cino, y a par­tir de en­fren­tar­nos a una vi­sión geo­po­lí­ti­ca más mo­der­na, en­ton­ces po­de­mos de­cir que en­tre Irán y Ar­gen­ti­na se pue­den bus­car y po­de­mos co­la­bo­rar mu­cho más que an­tes. Y yo es­toy aquí a dis­po­si­ción de las au­to­ri­da­des ar­gen­ti­nas pa­ra ver có­mo po­de­mos bus­car el fu­tu­ro y te­ner una coope­ra­ción en con­jun­to”, co­mien­za Ko­lei­ni.

—Con­si­de­ran­do los pro­ble­mas en es­te pa­sa­do in­me­dia­to en la re­la­ción ar­gen­tino-ira­ní, có­mo se pro­yec­ta una so­lu­ción de­be ser la prio­ri­dad a con­si­de­rar.

—Per­so­nal­men­te, pien­so que po­de­mos te­ner una re­la­ción con to­das las co­mu­ni­da­des que vi­ven en es­te país, ten­go mis pro- pias his­to­rias per­so­na­les ya que mi ge­ne­ra­ción lle­ga al pro­fe­ta Abraham, en­ton­ces te­ne­mos una his­to­ria que po­de­mos for­mar, un diá­lo­go con to­das las co­mu­ni­da­des, con los ar­gen­ti­nos, con los ar­me­nios, los cris­tia­nos, los ju­díos. Po­de­mos bus­car un ca­mino me­jor que an­tes. Dos más dos son cua­tro.

—Con res­pec­to a la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial, ¿hay una nue­va pos­tu­ra del go­bierno ira­ní?

—Siem­pre he­mos de­cla­ra­do es­tar en co­la­bo­ra­ción con cual­quier go­bierno que go­bier­ne es­te país. Y tan­to los que es­tu­vie­ron an­tes co­mo los ac­tua­les lo sa­ben per­fec­ta­men­te. En es­te mun­do que es­ta­mos vi­vien­do, creo que ne­ce­si­ta­mos un acer­ca­mien­to co­mún pa­ra en­fren­tar­nos al te­rro­ris­mo. Y por es­ta si­tua­ción que ha pa­sa­do (AMIA), la cual he­mos con­de­na­do fuer­te­men­te, ne­ce­si­ta­mos más coope­ra­ción, más en­ten­di­mien­to en­tre Irán y Ar­gen­ti­na, y tam­bién la par­ti­ci­pa­ción de los paí­ses eu­ro­peos, que sa­ben có­mo es­tá lu­chan­do Irán en con­tra del te­rro­ris­mo, y en Me­dio Orien­te, la ban­de­ra en con­tra del te­rro­ris­mo es­tá en ma­nos de Irán, so­bre to­do en Me­dio Orien­te. Es­te diá­lo­go se pue­de am­pliar.

—¿Có­mo pien­san co­la­bo­rar con la Jus­ti­cia ar­gen­ti­na?

—El Go­bierno ar­gen­tino es­tá al tan­to. Me­mo­rán­dum. Una de las co­sas que des­con­cier­tan al fla­man­te re­pre­sen­tan­te de Irán es que en Ar­gen­ti­na se afir­me que su país no ra­ti­fi­có el po­lé­mi­co me­mo­ran­dum acor­da­do por Tehe­rán con el go­bierno de Cris­ti­na Kirch­ner, que crea­ba una co­mi­sión in­ter­na­cio­nal pa­ra juz­gar a los acu­sa­dos por la cau­sa AMIA.

“Ne­ce­si­ta­mos más coope­ra­ción, más en­ten­di­mien­to en­tre Irán y Ar­gen­ti­na, y tam­bién la par­ti­ci­pa­ción de los paí­ses eu­ro­peos que sa­ben có­mo es­tá lu­chan­do Irán con­tra el te­rro­ris­mo.”

En Irán exis­ten va­rios sis­te­mas pa­ra to­mar una de­ci­sión. Lo más im­por­tan­te es el Con­se­jo Su­pe­rior de Se­gu­ri­dad ira­ní, del que el pre­si­den­te es el je­fe. Es­te con­se­jo tie­ne va­rios miem­bros: je­fes de fuer­zas ar­ma­das, pre­si­den­te del Con­gre­so, re­pre­sen­tan­tes de dis­tin­tos sec­to­res gu­ber­na­men­ta­les, mi­nis­tro de De­fen­sa, de Se­gu­ri­dad, del In­te­rior, de Asun­tos Ex­te­rio­res, to­dos es­tán allí. Cuan­do, por ejem­plo, lo con­fir­ma es­te con­se­jo, el vo­to del Par­la­men­to ya es­tá con el pre­si­den­te den­tro de es­te con­se­jo. Tam­bién en las ne­go­cia­cio­nes nu­clea­res que he­mos te­ni­do en Vie­na, el Par­la­men­to es­ta­ba es­cu­chan­do pe­ro el vo­to de­pen­día del Con­se­jo Su­pe­rior”, acla­ra Ko­lei­ni.

Co­mer­cio. A par­tir de un aten­ta­do en una so­cie­dad ca­si sin an­te­ce­den­tes, al me­nos de esas ca­rac­te­rís­ti­cas, no só­lo los in­di­vi­duos sino la so­cie­dad mis­ma co­mien­zan a vi­vir un pro­ce­so de ines­ta­bi­li­dad y pre­ca­rie­dad que úni­ca­men­te irá en au­men­to en tan­to y en cuan­to el Es­ta­do no dé con las cau­sas y la Jus­ti­cia no ha­ga lo su­yo pro­pio. En un mun­do don­de la fe o la re­vo­lu­ción ya no tie­nen asi­de­ro más que poé­ti­co, la in­dig­na­ción se­rá la lí­der del úni­co mo­vi­mien­to plau­si­ble. En­ton­ces, pa­ra no re­caer en la mis­ma vio­len­cia, el diá­lo­go y las re­la­cio­nes cul­tu­ra­les son el ca­mino a se­guir: “En pri­mer lu­gar, me pa­re­ce que nues­tras re­la­cio­nes se ba­san aho­ra en cues­tio­nes de com­mo­di­ties, ener­gía, me­di­ci­na, tu­ris­mo, de­por­tes, ca­da vez más cer­ca­na en­tre el pue­blo ar­gen­tino y el ira­ní. Sí ha­ce fal­ta una apro­xi­ma­ción en asun­tos ex­te­rio­res, ban­ca­rios, y en sis­te­mas de in­ter­cam­bios de fi­nan­cia­mien­to. Es­to que es­tán ha­blan­do aquí (el ca­so Nis­man, por ejem­plo, NDR), es un te­ma in­terno de Ar­gen­ti­na, y por eso yo no pue­do in­ter­ve­nir so­bre es­to, de­pen­de de los ar­gen­ti­nos”, re­ma­ta el nue­vo re­pre­sen­tan­te ira­ní.

Lai­co. De edu­ca­ción lai­ca, Moham­mad Far­had Ko­lei­ni na­ció en 1961 en Shi­raz, Irán. Es­tá ca­sa­do y tie­ne tres hi­jas; su es­po­sa cuen­ta con los tí­tu­los de ar­qui­tec­ta y fi­ló­lo­ga his­pá­ni­ca, de ahí que uno de los idio­mas que ma­ne­ja Ko­lei­ni sea el es­pa­ñol –los otros son el in­glés y el ar­me­nio, ade­más de su far­si na­tal–. Co­men­zó su ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca en 1983 co­mo can­ci­ller e in­gre­só al De­par­ta­men­to de la ex Un ión Sov iét ic a . Más tar­de que­da­ría apos­ta­do en La Ha­ba­na, Cu­ba, don­de na­ció una de sus hi­jas, co­mo agre­ga­do de la em­ba­ja­da de su país. Años des­pués, ofi­cia­rá co­mo ter­cer se­cre­ta­rio de la Em­ba­ja­da de la Re­pú­bli­ca de Irán en la ca­pi­tal es­pa­ño­la, don­de na­ce­rá otra de sus hi­jas (la

ter­ce­ra es ira­ní).

Du­ran­te más de diez años fue mi­nis­tro con­se­je­ro de la Em­ba­ja­da de Irán en Ar­me­nia y lue­go em­ba­ja­dor en el mis­mo país, don­de ofi­ció tam­bién co­mo me­dia­dor en el con­flic­to bé­li­co ar­me­nio-aze­rí por el te­rri­to­rio de Na­gorno Ka­ra­bagh.

Su vas­to cu­rrí­cu­lum cuen­ta que fue je­fe del De­par­ta­men­to de Asia en el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res y vi­ce del Co­mi­té de Po­lí­ti­ca Ex­te­rior de la Co­mi­sión de Po­lí­ti­ca y Se­gu­ri­dad del Con­se­jo de Dis­cer­ni­mien­to del In­te­rés del Es­ta­do.

Tam­bién ha ofi­cia­do co­mo ase­sor del vi­ce­mi­nis­tro de Asun­tos de Asia en el Mi­ni­se­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y vi­ce­mi­nis­tro de Asun­tos de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca en el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res.

Se ocu­pa tam­bién de es­cri­bir ar­tícu­los en re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das en po­lí­ti­ca ex­te­rior co­mo en­ten­di­do de geo­po­lí­ti­ca y asun­tos es­tra­té­gi­cos mun­dia­les, con én­fa­sis en Me­dio Orien­te. Ha si­do miem­bro de va­rios cen­tros de pen­sa­mien­to y think tanks ira­níes.

Irán y Es­ta­dos Uni­dos. En Me­dio Orien­te, y en par­ti­cu­lar en torno a la cues­tión de Is­rael, hay te­mo­res con la lle­ga­da de Do­nald Trump al po­der. Su apo­yo a las co­lo­ni­za­cio­nes y y su in­ten­ción de tras­la­dar la em­ba­ja­da ame­ri­ca­na de Tel Aviv a Je­ru­sa­lén se te­me pue­da ser la des­truc­ción de cual­quier pro­ce­so de paz en­tre is­rae­líes y pa­les­ti­nos. Al res­pec­to, Ko­lei­ni opina: “En pri­mer lu­gar, hay que es­pe­rar a ver cuál se­rá la pos­tu­ra ofi­cial. Te­ne­mos pa­cien­cia y mien­tras tan­to re­vi­sa­mos las pos­tu­ras. Hay que bus­car un ca­mino más es­ta­ble, más se­gu­ro pa­ra que po­da­mos te­ner pa­la­bras co­mu­nes. Al mis­mo tiem­po, aho­ra te­ne­mos las pos­tu­ras de Chi­na, Ru­sia o los paí­ses eu­ro­peos tras el en­cuen­tro por las ne­go­cia­cio­nes que he­mos te­ni­do en Vie­na. Aho­ra la nue­va ad­mi­nis­tra­ción de Es­ta­dos Uni­dos pue­de contemplar es­to y de­cir su pos­tu­ra. Es­ta­mos en un mun­do que to­do lo cal­cu­la. Ellos pue­den cal­cu­lar qué va a pa­sar y con­si­de­rar có­mo fue la re­la­ción de Oba­ma con Is­rael. Nues­tro pun­to de vis­ta es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te al de EE.UU.”.

Por otra par­te, Irán es la ter­ce­ra par­te de un acuer­do en­tre Tur­quía y Ru­sia pa­ra me­diar en el con­flic­to si­rio, aun­que se ha­bló de ru­mo­res de ten­sión en­tre Irán y la Fe­de­ra­ción Ru­sa. Ade­más de te­ner Tur­quía una reali­dad so­cial que la su­pera en co­li­sio­nes ca­si dia­rias po­nien­do en du­da su ca­pa­ci­dad pa­ra ar­bi­trar en la cues­tión si­ria: “Es­te tra­ta­do si­gue en fun­ción y se pue­de de­cir que el ce­se del fue­go tu­vo vi­da por pri­me­ra

vez, has­ta aho­ra. No sig­ni­fi­ca que es­tos tres paí­ses ten­gan que re­sol­ver el con­flic­to: ha­ce fal­ta un diá­lo­go más am­plio, me­jo­rar la si­tua­ción. El go­bierno de Si­ria ne­ce­si­ta más tran­qui­li­dad y re­la­cio­nes con di­ver­sos sec­to­res y, al mis­mo tiem­po, se­pa­rar al­go que quie­ra ha­blar o lo que quie­ra ar­mar. En es­ta si­tua­ción, la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal pue­de ayu­dar pa­ra lle­gar a un acuer­do y lo­grar la paz. Te­ne­mos que pen­sar es­pe­cial­men­te en que he­mos pro­gre­sa­do, es muy im­por­tan­te en pri­mer lu­gar te­ner en con­si­de­ra­ción la so­be­ra­nía de ca­da país y es­pe­cial­men­te la de Si­ria. Al mis­mo tiem­po te­ne­mos que, ca­da país, ca­da co­mu­ni­dad, ayu­dar a la co­mu­ni­dad in­ter­na si­ria. Y tam­bién ha­ce fal­ta una ten­den­cia a la mul­ti­la­te­ra­li­dad pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas que exis­ten en Me­dio Orien­te. Es­te es nues­tro me­nú. Hay va­rios paí­ses que tie­nen un pa­pel muy di­rec­to en la si­tua­ción y pue­de que ten­gan dis­tin­tas opi­nio­nes pe­ro no sig­ni­fi­can di­fe­ren­cias: hay una cau­sa co­mún que es lu­char con­tra el te­rro­ris­mo y al mis­mo tiem­po bus­car un nue­vo ca­mino pa­ra la paz”.

—¿Al-As­sad de­be se­guir en el po­der, se­gún Tehe­rán?

—Esa es una de­ci­sión del pue­blo si­rio y nues­tra pos­tu­ra es apo­yar lo que de­ter­mi­ne el pue­blo si­rio. Hay que apo­yar el diá­lo­go si­rio­si­rio.

“La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal pue­de ayu­dar pa­ra lle­gar a un acuer­do de paz. Si­ria ne­ce­si­ta más tran­qui­li­dad y re­la­cio­nes con di­ver­sos sec­to­res.”

Moham­mad Far­had Ko­lei­ni, re­pre­sen­tan­te ira­ní en el país.

FOTOS: MAR­CE­LO ABALLAY

EN PER­FIL. Ko­lei­ni sos­tie­ne que su país es cla­ve en la re­la­ción co­mer­cial de Ar­gen­ti­na con Asia.

FOTOS: MAR­CE­LO ABALLAY

ME­DIO ORIEN­TE. Ha­bla de la re­la­ción de Oba­ma con Is­rael y mar­ca sus di­fe­ren­cias con los EE.UU.

PRO­TO­CO­LO. La pe­rio­dis­ta de PER­FIL, ves­ti­da se­gún las nor­mas.

MAR­CE­LO ABALLAY

CEDOC PER­FIL

AR­GEN­TI­NA. El men­sa­je del di­plo­má­ti­co es que su país es­tá dis­pues­to a con­tri­buir en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo in­ter­na­cio­nal.

CEDOC PER­FIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.