Ves­ti­gios de un ci­ne sen­ti­men­tal

Perfil (Sabado) - - CINE / CRITICA - JUAN MA­NUEL DO­MÍN­GUEZ

Hay un error de con­cep­to que la pro­pia Alia­dos ha­bi­li­ta: creer que su fra­ca­so, si exis­tie­ra, se da por no po­der ser ese th­ri­ller con co­ra­zón y en­can­ta­dor que pre­ten­de ser. La his­to­ria: es­pías, ca­na­dien­se él, fran­ce­sa ella, son uni­dos por una mi­sión en Ca­sa­blan­ca (ya se sa­be có­mo la ci­ne­fi­lia se oxi­da más rá­pi­do que sus sen­ti­mien­tos) du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Des­de ese ins­tan­te, don­de pa­re­ce que to­do el jue­go de se­duc­ción en­tre Ma­rion Co­ti­llard y Brad Pitt se­rá pues­to en es­ce­na, la pe­lí­cu­la des­ar­ti­cu­la ex­pec­ta­ti­vas. To­do co­mien­za a ser más una ob­se­sión por esa pa­re­ja que la me­ra mi­sión y las ten­sio­nes o tram­po­li­nes pa­ra la ac­ción.

El di­rec­tor Ro­bert Ze­mec­kis, fa­mo­so por la sa­ga Vol­ver al fu­tu­ro y sus ner­vios de na­rra­dor clá­si­co (al es­ti­lo de los 80, cla­ro) no sa­be dón- de es­tá la ele­gan­cia. Sí en ellos dos, usa­dos co­mo ma­ni­quís de di­se­ño de pro­duc­ción, o, tam­bién, en ellos dos usa­dos co­mo ves­ti­gio de ci­ne sen­ti­men­tal pe­ro se­co. To­do en Alia­dos re­sul­ta api­la­do an­tes que na­tu­ral­men­te pre­con­ce­bi­do: has­ta cuan­do es can­che­ra, o se­ca, o quie­re ser ex­pre­sio­nis­ta, la pe­lí­cu­la no ter­mi­na de sen­tir­se có­mo­da en su pro­pio tra­je, con sus pro­pios bo­to­nes. No es que le aprie­te el ro­man­ce (aun­que mu­chos acu­san fal­ta de quí­mi­ca), o la gue­rra, o in­clu­so sus ins­tan­tes des­bor­da­dos: al con­tra­rio, no pa­re­ce sa­ber usar nin­gu­na de las pren­das con las que eli­ge ves­tir a sus aman­tes. Es tan eté­rea en su idea del amor y cla­si­cis­mo que no lo­gran ha­cer­los ate­rri­zar y pi­sar tie­rra. En la mi­ra­da las­ti­ma­da de am­bos, en su si­len­cio­sa de­ses­pe­ra­ción por amor, en sus jue­gos de se­duc­ción ca­si de an­droi­de (y que esos per­so­na­jes jus­ti­fi­can) es­tá lo me­jor de Alia­dos. Lo peor es no dar el ta­lle de sus pro­pias con­fec­cio­nes.

UIP

SAL­VA­VI­DAS. Pitt y Co­ti­llard, y la re­la­ción amo­ro­sa en­tre ellos, im­pi­den el nau­fra­gio del film.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.