“Me han cri­ti­ca­do el hu­mor blan­co”

El mú­si­co, ac­tor y com­po­si­tor re­cuer­da sus ex­pe­rien­cias con Les Lut­hiers. Y apues­ta a vi­vir en la Ar­gen­ti­na, lue­go de años en Chi­le.

Perfil (Sabado) - - MUSICA - ANALÍA MELGAR

AEr­nes­to Acher, el hu­mor y la mú­si­ca lo acom­pa­ñan en su múl­ti­ple tra­yec­to­ria, en la que, ade­más, com­bi­nó su for­ma­ción y prác­ti­ca en ar­qui­tec­tu­ra. Re­co­rrió gran par­te de La­ti­noa­mé­ri­ca y otras ciu­da­des del mun­do jun­to a agru­pa­cio­nes que in­te­gró, co­mo Les Lut­hiers y La Ban­da Elás­ti­ca. Los úl­ti­mos 15 años vi­vió en Chi­le, adon­de lo lle­va­ron el azar, ra­zo­nes per­so­na­les y tra­ba­jos. Pe­ro en oc­tu­bre de 2016 vol­vió a la Ar­gen­ti­na, don­de dis­fru­ta de su hi­ja y nie­tos. Y no se de­tie­ne: pre­pa­ra tan­gos con Es­te­ban Mor­ga­do, es­cri­be una obra de tea­tro, se or­ga­ni­za pa­ra com­po­ner y pa­ra di­ri­gir la Ban­da Sin­fó­ni­ca de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res y qui­zás ha­ga un pro­gra­ma en ra­dio Na­cio­nal: “El mo­tor son los pro­yec­tos. El gran pe­li­gro es no te­ner­los. No me pue­do ima­gi­nar mi vi­da sin pro­yec­tos”. Asi­mis­mo, pre­sen­ta un es­pec­tácu­lo los sá­ba­dos 14 y 21 de enero, en Be­bop Club ( Mo­reno 364), Hu­mor a la car­ta, don­de los es­pec­ta­do­res po­drán ele­gir qué te­mas y for­ma­tos pe­dir­le a la car­ta del gran re­per­to­rio de Acher, en­ri­que­ci­do por el don de la im­pro­vi­sa­ción: “No hay lí­mi­tes. La gen­te pi­de cuen­tos, anéc­do­tas, his­to­rias, pre­gun­ta co­sas”.

—¿Có­mo ves Bue­nos Ai­res?

—Fan­tás­ti­ca y caó­ti­ca. La po­ten­cia de su mo­vi­da cul­tu­ral es úni­ca en el mun­do. De lo caó­ti­co, lo im­pul­si­vo y des­or­de­na­do sa­len co­sas má­gi­cas. Las po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les, tal co­mo yo las vi­ví en Chi­le, son mu­cho más li­mi­ta­das, más cor­tas, con mi­ra­das de me­nos vue­lo. En la Ar­gen­ti­na, si las po­lí­ti­cas ofi­cia­les vie­nen a fa­vor, va fe­nó­meno. Si vie­nen en con­tra, no im­por­ta, por­que les pa­sa­mos por en­ci­ma. Los mo­to­res cul­tu­ra­les, por lo me­nos en Bue­nos Ai­res, na­cie­ron en ple­na dic­ta­du­ra. Con­fío y dis­fru­to mu­cho la mo­vi­da de la Ar­gen­ti­na. Oja­lá pue­da re­in­te­grar­me a ella.

—¿Sa­bés que hay un gru­po de Fa­ce­book que se lla­ma “Pa­ra que Er­nes­to Acher Vuel­va a To­car con Les Lut­hiers”? ¿Tie­nen es­pe­ran­za en su an­he­lo? ¿Có­mo re­cor­dás tu tiem­po con Les Lut­hiers (1971-1986)?

—(Ri­sas) No, no sa­bía. Es una fan­ta­sía; no me pa­re­ce po­si­ble. No es­tá en mis pla­nes. Con Les Lut­hiers apren­dí mu­cho del es­ce­na­rio y de mú­si­ca, me di­ver­tí mu­cho, ga­né buen di­ne­ro, via­jé. Ac­tua­mos en Es­pa­ña, Ve­ne­zue­la, Co­lom­bia, Bra­sil, Cu­ba, Chi­le, Uru­guay, Pe­rú, Is­rael, una vez en Nue­va York… La pri­me­ra sa­li­da fue a Ve­ne­zue­la, en Ca­ra­cas, en el 73. Y pa­ra sor­pre­sa nues­tra, ya nos co­no­cían, a tra­vés de dis­cos y ca­se­tes.

—¿Có­mo te im­pac­tó la muer­te de Da­niel Ra­bi­no­vich?

—Lo la­men­té mu­cho. Es­tá­ba­mos dis­tan­cia­dos por el tiem­po, pe­ro su muer­te me evo­có vie­jos tiem­pos de mu­cha di­ver­sión y mu­cha crea- ti­vi­dad. El te­ma de la muer­te es­tá ahí, a la vuel­ta de la es­qui­na [lo di­ce en re­la­ción con sus 77 años de edad]. No me en­ga­ño. Se­gui­ré ac­ti­vo has­ta cuan­do me lla­men, y si me lla­man, par­ti­ré.

—¿Có­mo des­cri­bi­rías el hu­mor que ha­cés?

—A mí no me gus­ta reír­me “de”; a mí me gus­ta reír­me “con”. A ve­ces me han cri­ti­ca­do el hu­mor blan­co; pa­ra mí, en to­do ca­so, es un elo­gio. No me gus­ta el hu­mor agre­si­vo o gro­se­ro. Me pa­re­ce fácil y ba­ra­to. Me gus­ta el hu­mor in­te­li­gen­te, su­til.

“Es una fan­ta­sía, no es po­si­ble (vol­ver a Les Lut­hiers). No es­tá en mis pla­nes.”

FOTOS: CEDOC PER­FIL

DO­LOR. El ar­tis­ta con­fie­sa que lo im­pac­tó la muer­te de Da­niel Ra­bi­no­vich, de quien re­co­no­ce que es­ta­ba dis­tan­cia­do des­de ha­cía mu­cho.

ETA­PAS. Jun­to a los in­te­gran­tes de Les Lut­hiers, con quie­nes es­tu­vo de 1971 a 1986. Y con el equi­po que for­mó pa­ra La Ban­da Elás­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.