TRE­MEN­DO BA­RRAN­CO

Un tren tu­rís­ti­co re­co­rre un ca­ñón cua­tro ve­ces ma­yor que el del Co­lo­ra­do. Cru­za 37 puen­tes, un tú­nel de 1,8 km y va­rios eco­sis­te­mas.

Perfil (Sabado) - - TURISMO - FLO­RIAN SANKTJOHANSER*

El úni­co tren de pa­sa­je­ros en Mé­xi­co que cir­cu­la con re­gu­la­ri­dad re­co­rre una gi­gan­tes­ca red de ba­rran­cas pro­fun­das y atra­vie­sa el te­rri­to­rio de los in­dios ta­rahu­ma­ra, los me­jo­res co­rre­do­res de fon­do del mun­do. La pe­lí­cu­la Born to run ( Na­ci­do pa­ra co­rrer) les dio fa­ma mun­dial. Lo me­jor del pa­seo son las Ba­rran­cas del Co­bre, un la­be­rin­to de de­pre­sio­nes cua­tro ve­ces ma­yor que el Gran Ca­ñón en Es­ta­dos Uni­dos. Lue­go de una pa­ra­da en Los Mo­chis, una prós­pe­ra ciu­dad que vi­ve de la fru­ti­cul­tu­ra, a las 8 de la ma­ña­na, El Che­pe, una im­po­nen­te lo­co­mo­to­ra dié­sel con va­go­nes de co­lor ver­de ama­ri­llo, en­tra en la es­ta­ción El Fuer­te, una pre­cio­sa y pe­que­ña ciu­dad co­lo­nial. Che­pe es el nom­bre co­lo­quial de Fe­rro­ca­rril Chihuahua-Pa­cí­fi­co. Des­de 1961, lle­va pa­sa­je­ros des­de Chihuahua, en el nor­te de Mé­xi­co, a la cos­ta del Pa­cí­fi­co. Y a ex­cep­ción del avión, si­gue sien­do la co­mu­ni­ca­ción más rá­pi­da en­tre am­bos lu­ga­res. Los asien­tos son am­plios y con­for­ta­bles. Pa­san­do El Fuer­te, por la ven­ta­na pa­san ar­bus­tos es­pi­no­sos, cac­tus y lue­go ca­de­nas de co­li­nas. Una ho­ra más tar­de, el tren tra­que­tea so­bre el Puen­te Fuer­te, con 498,8 me­tros, el más lar­go en­tre los 37 que se en­cuen­tran en el tra­yec­to. Po­co des­pués si­guen el tú­nel más lar­go, de 1,8 ki­ló­me­tros, y el puen­te más al­to, de 103,6 me­tros. Sin em­bar­go, lo más im­pre­sio­nan­te es el pai­sa­je, que aho­ra ad­quie­re una gran­de­za dra­má­ti­ca. A la de­re­cha, un río de co­lor ver­de co­rre por una ba­rran­ca. En­ci­ma de la gar­gan­ta se yer­guen so­bre pen­dien­tes bos­co­sas es­tria­das pe­ñas es­car­pa­das de co­lor cas­ta­ño. En sen­ti­do con­tra­rio, pa­sa a muy ba­ja ve­lo­ci­dad un tren de mer­can­cías de 100 me­tros de lon­gi­tud que se di­ri­ge ha­cia la cos­ta. La lí­nea fe­rro­via­ria se co­men­zó a cons­truir a par­tir de 1861 pa­ra el trans­por­te de maíz, ce­rea­les y co­bre a los puer­tos ex­por­ta­do­res. Más tar­de, sin em­bar­go, al­guien de­bió de ha­ber­se da­do cuen­ta de la gran­de­za del pai­sa­je por el que pa­sa­ban los va­go­nes. El ma­yor desafío que afron­ta­ban los in­ge­nie­ros es­ta­ba en Té­mo­ris. Y lo su­pe­raron de for­ma ele­gan­te. El tren cu­le­brea por tres ni­ve­les de puen­tes y tú­ne­les sal­van­do un des­ni­vel de 800 me­tros y en­tra en otra zo­na cli­má­ti­ca. En vez de cac­tus, las pen­dien­tes es­tán aho­ra cu­bier­tas de pi­nos y ro­bles. Aquí la­te el co­ra­zón del

Ca­ñón del Co­bre, que des­de 2010 es­tá pro­te­gi­do co­mo par­que na­cio­nal. El via­je­ro pue­de ba­jar en Bahui­chi­vo y se­guir via­je a Ce­ro­cahui, don­de un mi­ra­dor que se al­za so­bre el pre­ci­pi­cio ofre­ce una fan­tás­ti­ca vis­ta pa­no­rá­mi­ca del Ca­ñón de Uri­que, de más de 1.800 me­tros de pro­fun­di­dad.

‘NA­CI­DO PA­RA CO­RRER’. Esa pe­lí­cu­la lan­zó a la fa­ma al pue­blo ta­rahu­ma­ra, co­mo in­cu­ba­dor de los me­jo­res co­rre­do­res de fon­do del mun­do. La ma­yo­ría de los abo­rí­ge­nes vi­ven re­ti­ra­dos en las ba­rran­cas.

FOTOS: DEUTS­CHE PRESSE AGENTUR

AVEN­TU­RAS. En Po­sa­da Ba­rran­cas, tres ho­te­les se apo­yan co­mo el ni­do de un águi­la en el bor­de de la Ba­rran­ca del Co­bre. Hay ti­ro­le­sas, cru­ce de puen­tes de ma­de­ra y ex­ten­sas ca­mi­na­tas.

PA­RA­DAS. El Fuer­te, Bahui­chi­vo y Ce­ro­cahui, las re­co­men­da­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.