LA ME­SA ES­TA SER­VI­DA

La Mon­ta­ña de la Me­sa y las fachadas vic­to­ria­nas; la gas­tro­no­mía re­fi­na­da y el pa­sa­do ho­lan­dés; el opro­bio a Nel­son Mandela y el apart­heid... la se­gun­da ciu­dad de Su­dá­fri­ca es tan es­plén­di­da co­mo com­ple­ja y mul­ti­cul­tu­ral.

Perfil (Sabado) - - TURISMO - SA­RAH KHAN*

Pre­go­na­da co­mo una de las ciu­da­des más her­mo­sas del mun­do (po­cos des­ti­nos pue­den imi­tar la es­ca­la de su con­ver­gen­cia en­tre el mar y la mon­ta­ña), Ciu­dad del Ca­bo po­dría que­dar­se go­zan­do so­la­men­te de los be­ne­fi­cios de sus be­lle­zas na­tu­ra­les. Y sin em­bar­go cau­ti­va vi­si­tan­tes con su co­lo­ri­do ar­te y ar­qui­tec­tu­ra (es­té aten­to al Mu­seo Zeitz de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Afri­ca, di­se­ña­do por Tho­mas Heat­her­wick, que se inau­gu­ra­rá en sep­tiem­bre de 2017), com­ple­ja his­to­ria y vi­nos de cla­se mun­dial. Ha­re­mos un plan de vi­si­ta.

Día 1. Ma­ná del cie­lo

He­mel­huijs (“ca­sa de los cie­los” en afri­káans), es una in­tro­duc­ción dig­na al crea­ti­vo pai­sa­je cu­li­na­rio de Su­dá­fri­ca, un vi­bran­te res­tau­ran­te de­fi­ni­do por in­gre­dien­tes de tem­po­ra­da for­jan­do unio­nes ines­pe­ra­das. Ejem­plo: ter­ne­ra fri­ta a la sar­tén con man­te­ca de can­gre­jo, que­so par­me­sano, pi­ño­nes y pe­re­jil (155 rands, u 11,38 dó­la­res a un ti­po de cam­bio de 13,62 rands por dó­lar); atún con ti­ras de za­naho­ria, vi­na­gre­ta de ba­yas y pi­mien­ta aus­tral, y pan mos­bo­llet­jie sal­pi­ca­do con anís (gra­tis). Re­ser­ve con va­rias se­ma­nas de an­ti­ci­pa­ción un re­co­rri­do por el Al­ca­traz de Ciu­dad de Ca­bo: la is­la Rob­ben, lú­gu­bre co­lo­nia pe­nal si­tua­da a 8 ki­ló­me­tros de la cos­ta. Aun­que la his­to­ria de la is­la co­mo pri­sión se re­mon­ta al si­glo XVII, su no­to­rie­dad ema­na de su re­clu­so más fa­mo­so: Nel­son Mandela, quien pa­só ca­si dos dé­ca­das de su sen­ten­cia de 27 años por sa­bo­ta­je con­tra el go­bierno del apart­heid. La vi­si­ta es ele­men­tal pa­ra en­ten­der la gra­ve­dad del apart­heid y su im­pac­to so­bre la na­ción. Los guías son ex pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos que al­gu­na vez es­tu­vie­ron en­car­ce­la­dos aquí. La vi­si­ta lle­va un to­tal de cua­tro ho­ras, in­clu­yen­do el via­je de ida y vuel­ta en el fe­rri. Ad­mi­sión adul­tos, US$ 22. Si se es­tá pre­gun­tan­do dón­de ce­nan los mo­der­nos re­si­den­tes de la ciu­dad, pi­da un ta­xi en Uber que lo lle­ve a Bree Street, en el cen­tro de la ciu­dad. Uno de los res­tau­ran­tes más de mo­da es Boc­ca, cu­yos due­ños tam­bién ge­ren­cian Bu­rra­ta, un res­tau­ran­te ita­liano de pri­me­ra. Es­co­ja en­tre piz­zas co­ci­das a la per­fec­ción en un horno de le­ña im­por­ta­do de Ita­lia o co­mi­da más abun­dan­te co­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.