In­dus­tria y em­pleo: ¿otro año pa­ra el ol­vi­do?

Perfil (Sabado) - - ECONOMIA - PAU­LA ES­PA­ÑOL / EX SUBSECRETARIA DE CO­MER­CIO EX­TE­RIOR * *Di­rec­to­ra de Ra­dar Con­sul­to­ra.

Mu­chas ve­ces, la dis­cu­sión eco­nó­mi­ca co­yun­tu­ral tie­ne más ra­ting que aque­llas que de­fi­nen cues­tio­nes más es­truc­tu­ra­les e im­pac­tan en el ni­vel de vi­da de la po­bla­ción a lar­go pla­zo. De he­cho, hoy en día los aná­li­sis pa­re­cen es­tar li­mi­ta­dos a las di­fi­cul­ta­des que en­cuen­tra el Go­bierno pa­ra reac­ti­var la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y el po­ten­cial im­pac­to de la obra pú­bli­ca de ca­ra a las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, de­jan­do de la­do el de­ba­te más pro­fun­do acer­ca de la es­tra­te­gia de desa­rro­llo pro­duc­ti­vo que es­tá to­man­do el país.

Más allá de cuál sea la evo­lu­ción del PBI du­ran­te es­te año, es ne­ce­sa­rio rea­li­zar un diag­nós­ti­co y te­ner pers­pec­ti­vas de cuál se­rá el de­ve­nir del sec­tor pro­duc­ti­voin­dus­trial lo­cal, es­pe­cial­men­te su ni­vel de ac­ti­vi­dad y ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción de em­pleo. Y, en ba­se a es­te aná­li­sis, po­der eva­luar las me­di­das que es­tá to­man­do (o de­jan­do de to­mar) el Go­bierno, en un mun­do ca­da vez más tur­bu­len­to y frá­gil.

A la luz de los re­sul­ta­dos, 2016 no fue un buen año pa­ra la in­dus­tria: la pro­duc­ción se con­tra­jo -4,6% se­gún el Indec, mien­tras que el em­pleo del sec­tor ca­yó -3,9% has­ta no­viem­bre se­gún el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo. De no re­vi­sar­se las po­lí­ti­cas en 2017, los re­sul­ta­dos no se­rán muy dis­tin­tos pa­ra el sec­tor in­dus­trial. En efec­to, es po­si­ble que es­te año ha­ya una re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca li­de­ra­da por la cons­truc­ción y el agro, pe­ro que al mis­mo tiem­po la ac­ti­vi­dad ma­nu­fac­tu­re­ra acu­mu­le una nue­va caí­da y pro­fun­di­ce los pro­ble­mas de em­pleo, que po­co a po­co vuel­ven a si­tuar­se en los pri­me­ros lu­ga­res de la agen­da de preo­cu­pa­cio­nes so­cia­les.

La apues­ta del Go­bierno pa­ra ge­ne­rar pues­tos de tra­ba­jo es la obra pú­bli­ca. Efec­ti­va­men­te, es­ta ac­ti­vi­dad po­dría per­mi­tir cier­ta re­cu­pe­ra­ción de los mi­les de em­pleos que se per­die­ron en la cons­truc­ción du­ran­te 2016 (-7,3% in­ter­anual de em- pleo re­gis­tra­do en no­viem­bre 2016), pe­ro muy di­fí­cil­men­te pue­da pa­liar la de­li­ca­da si­tua­ción que vi­ve hoy el em­pleo in­dus­trial.

Los gran­des nú­me­ros ocul­tan cier­tas par­ti­cu­la­ri­da­des de la ac­ti­vi­dad in­dus­trial que no de­ben sos­la­yar­se. Una de ellas es su re­le­van­cia fe­de­ral: el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro es un im­por­tan­te ge­ne­ra­dor de em­pleo a lo lar­go y lo an­cho del país, y en nu­me­ro­sas pro­vin­cias re­pre­sen­ta un fac­tor clave en la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo for­ma­les y de ca­li­dad.

A mo­do de ejem­plo, en La Rio­ja cua­tro em­pre­sas del ru­bro tex­til e in­du­men­ta­ria con­cen­tran cer­ca del 30% del em­pleo in­dus­trial re­gis­tra­do, sien­do el pri­mer em­plea­dor pri­va­do de la pro­vin­cia una em­pre­sa de cal­za­do (lo mis­mo su­ce­de en Mi­sio­nes). Es­tos sec­to­res pro­duc­ti­vos re­pre­sen­tan el 25% del em­pleo in­dus­trial re­gis­tra­do en Ca­ta­mar­ca. Va­rias em­pre­sas ra­di­ca­das en di­chas pro­vin­cias, en las cua­les la ge­ne­ra­ción de em­pleo pri­va­do es es­ca­sa, ce­rra­ron o re­du­je­ron per­so­nal du­ran­te 2016 y las pri­me­ras se­ma­nas de 2017.

Una si­tua­ción si­mi­lar se ob­ser­va en San Luis, don­de se su­man em­pre­sas de con­su­mo ma­si­vo en si­tua­ción crítica y que son gran­des em­plea- do­ras del sec­tor pri­va­do. Sin ir más le­jos, ha­ce po­co se co­no­ció el cie­rre de una em­pre­sa de ma­rro­qui­ne­ría que em­plea­ba 200 per­so­nas en Con­ca­rán (San Luis), ciu­dad con ape­nas 6 mil ha­bi­tan­tes. Ca­sos así se su­man to­das las se­ma­nas: pe­que­ñas lo­ca­li­da­des que ven ce­rrar las puer­tas de una plan­ta in­dus­trial que es prác­ti­ca­men­te el úni­co sos­tén de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca lo­cal. Es­to aten­ta con­tra la bús­que­da de un país más equi­ta­ti­vo en tér­mi­nos fe­de­ra­les.

Un pa­no­ra­ma si­mi­lar ge­ne­ra la con­trac­ción de la in­dus­tria me­tal­me­cá­ni­ca en las pro­vin­cias con ma­yor tra­di­ción in­dus­trial (Cór­do­ba, San­ta Fe y Bue­nos Ai­res), don­de las sus­pen­sio­nes y des­pi­dos se mul­ti­pli­ca­ron en los úl­ti­mos me­ses.

Las de­cla­ra­cio­nes de las au­to­ri­da­des na­cio­na­les en pos de una ma­yor aper­tu­ra co­mer­cial co­mo la he­rra­mien­ta clave de su po­lí­ti­ca an­ti­in­fla­cio­na­ria mues­tran un pa­no­ra­ma po­co alen­ta­dor, da­das las con­se­cuen­cias que po­dría te­ner en ma­te­ria de em­pleo y pro­duc­ción na­cio­nal. En es­te ca­so, el Go­bierno no só­lo no to­ma no­ta de la com­ple­ja si­tua­ción ac­tual, sino que pa­re­ce dis­pues­to a apli­car re­ce­tas que ya cau­sa­ron pro­fun­dos da­ños en el te­ji­do pro­duc­ti­vo y so­cial en dé­ca­das pa­sa­das.

Es­to, en un con­tex­to en el cual los paí­ses afec­ta­dos por el pro­tec­cio­nis­mo nor­te­ame­ri­cano, co­mo el ca so de Méx ico, bus­ca­rán ávi­da­men­te nue­vos mer­ca­dos pa­ra co­lo­car su pro­duc­ción ex­ce­den­te y ve­rán a la Ar­gen­ti­na co­mo uno a con­quis­tar.

Las idas y ve­ni­das en re­la­ción a la ex­por­ta­ción de limones a EE.UU. son otra se­ñal de que las au­to­ri­da­des no ter­mi­nan de asi­mi­lar es­te nue­vo con­tex­to in­ter­na­cio­nal y que, pro­ba­ble­men­te, se en­fren­ten con si­mi­la­res di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de lle­var ade­lan­te la ne­go­cia­ción Un ión Eu­ro­pea-Mer­co­sur. La lec­ción con­fir­ma al­go ya sa­bi­do: los paí­ses cen­tra­les siem­pre fue­ron pro­tec­cio­nis­tas, so­bre to­do en las ca­de­nas de va­lor del agro, y no pa­re­cie­ra que fue­ran a re­la­jar sus po­si­cio­nes en es­tas cir­cuns­tan­cias. Por lo tan­to, ni si­quie­ra es sen­ci­llo ser el su­per­mer­ca­do del mun­do.

En síntesis, se avi­zo­ra un ca­mino si­nuo­so pa­ra la in­dus­tria y el em­pleo; y es, sin du­das, con­tra­dic­to­rio con una me­jo­ra en la dis­tri­bu­ción del in­gre­so, el desa­rro­llo te­rri­to­rial de nues­tro país y la bús­que­da de la re­duc­ción de la po­bre­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.