El MaMe

Perfil (Sabado) - - IDEAS - CARLOS ARES*

Ha­ce un par de se­ma­nas les ade­lan­té que, en 2018, es po­si­ble que el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri im­pul­se nue­va­men­te el de­ba­te so­bre el tras­la­do de la Ca­pi­tal Fe­de­ral, un pro­yec­to del go­bierno de Raúl Al­fon­sín pen­dien­te des­de que fue­ra apro­ba­do por el Con­gre­so, en 1987. En ese sen­ti­do, el de re­vi­sión de al­gu­na idea que pue­da ser re­cu­pe­ra­da, re­cor­dé una pro­pia: el mu­seo del de­por­te.

La pro­pu­se por pri­me­ra vez cuan­do co­men­cé a tra­ba­jar en la re­vis­ta de­por­ti­va El Grá­fi­co. En 1974, lue­go de un ar­duo tra­ba­jo de bús­que­da y re­co­lec­ción, la mues­tra se ins­ta­ló en la plan­ta ba­ja del edi­fi­cio que hoy ocu­pa el Mu­seo de Ar­te Mo­derno (el Mam­ba), so­bre la ca­lle San Juan, en San Tel­mo. Se ex­hi­bie­ron ca­mi­se­tas y bo­ti­nes de fut­bo­lis­tas des­ta­ca­dos, ra­que­tas, cas­cos, bu­zos an­ti­fla­ma, la ba­ta que usó Fir­po con­tra Dem­psey, los guan­tes de Ni­co­lino Loc­che. To­dos los ele­men­tos se acom­pa­ña­ban con tex­tos y fo­tos pa­ra si­tuar­los en tiem­po y lu­gar. A la vez, en los mo­ni­to­res se re­pro­du­cían imá­ge­nes de Vilas, Mon­zón, Pas­cual Pé­rez, Del­fo Ca­bre­ra, Juan y Os­car Gálvez, los her­ma­nos Emi­li­oz­zi y go- les de la se­lec­ción ar­gen­ti­na. Me veo ahí, en una fo­to, ayu­dan­do a en­trar en el sa­lón uno de los au­tos que co­rrió Fan­gio.

Los pa­dres lle­va­ban a sus hi­jos y se de­te­nían fren­te a las vi­tri­nas pa­ra con­tar su pro­pia his­to­ria. Lue­go de tres me­ses, se es­pe­ra­ba que la in­ten­den­cia mu­ni­ci­pal dis­pu­sie­ra de un lu­gar pú­bli­co pa­ra con­ti­nuar­la. El te­ma ni si­quie­ra fue con­si­de­ra­do. Ca­da tan­to, por al­gu­na otra vía, el pro­yec­to lle­gó a la Le­gis­la­tu­ra de la Ciu­dad. Pe­ro nun­ca pa­só de ahí.

El mu­seo se­ría aho­ra un buen ne­go­cio pa­ra una em­pre­sa de ca­pi­ta­les mix­tos, con ma­yo­ría ac­cio­na­ria del Es­ta­do. Su­pon­go que a las mar­cas de ro­pa de­por­ti­va les in­tere­sa­ría in­ver­tir en la cons­truc­ción de pa­be­llo­nes que les ser­vi­rían lue­go pa­ra pre­sen­tar a las fi­gu­ras que tie­nen con­tra­ta­das. La ven­ta de en­tra­das –con in­gre­so gra­tui­to pa­ra ju­bi­la­dos, me­no­res y es­tu­dian­tes–, y una ta­sa por de­re­chos y con­ce­sio­nes, per­mi­ti­ría man­te­ner­lo sin ne­ce­si­dad de re­cur­sos pú­bli­cos.

Los vi­si­tan­tes po­drían ha­cer­se sel- fies abra­za­dos a gi­gan­to­gra­fías de sus ído­los, con ré­pli­cas de las co­pas del mun­do de fút­bol, la Da­vis, la Co­pa Li­ber­ta­do­res o la In­ter­con­ti­nen­tal, y ver una co­lec­ción per­ma­nen­te de ob­je­tos do­na­dos o ce­di­dos por los pro­ta­go­nis­tas de to­das las épo­cas. Ca­mi­se­tas ori­gi­na­les, bo­ti­nes, ro­pa, ele­men­tos uti­li­za­dos en com­pe­ten­cias, ade­más de los re­gis­tros en cual­quier for­ma­to –re­vis­tas, dia­rios, ál­bu­mes de fi­gu­ri­tas, li­bros, fo­tos, vi­deos, pe­lí­cu­las– de triun­fos, de­rro­tas, ha­za­ñas me­mo­ra­bles, es­ta­dís­ti­cas, do­cu­men­tos, que pue­dan ser reuni­dos, vis­tos y man­te­ni­dos en archivos de con­sul­ta per­ma­nen­te.

Se­gún es­ta­dís­ti­cas que pue­den com­pro­bar­se en los he­chos, el mu­seo más vi­si­ta­do por los tu­ris­tas es el de Bo­ca. Su­pera en can­ti­dad al de Ar­te Mo­derno de Bue­nos Ai­res (el Mam­ba), el de Be­llas Ar­tes (el MNBA) y el de Ar­te La­ti­noa­me­ri­cano(el Mal­ba). Ca­da día, los tours que re­co­rren el ba­rrio de la Bo­ca pa­ran en las puer­tas del es­ta­dio. Los atrae la fa­ma de la mí­ti­ca Bom­bo­ne­ra. Apar­te de la re­co­rri­da por los es­ta­dios de los dos equi­pos más po­pu­la­res, Ri­ver y Bo­ca, no hay na­da más pa­ra ver en el país de Ma­ra­do­na y Mes­si, Di Ste­fano, Sí­vo­ri, Kem­pes, Mo­reno, Pe­der­ne­ra, Eri­co, Mas­chio, Fe­de­ri­co Sac­chi, Per­fu­mo, Ba­tis­tu­ta, Mas­che­rano, Ri­quel­me, Dy­ba­la, Hi­guaín, Carlos Bian­chi, Si­meo­ne, Ba­si­le, Mar­ce­lo Biel­sa y tan­tos ju­ga­do­res y en­tre­na­do­res que le die­ron fa­ma y pres­ti­gio al fút­bol ar­gen­tino.

En el país de Fan­gio, Mon­zón, Ni­co­lau, Meo­lans, De­mid­di, Gi­nó­bi­li, Vilas, Ga­brie­la Sa­ba­ti­ni, San­tia­go Lan­ge, Pau­la Pa­re­to, de Los Pu­mas, de la Ge­ne­ra­ción Do­ra­da, de Las Leo­nas, que ex­por­ta de­por­tis­tas en can­ti­dad y ca­li­dad tal que asom­bran con sus lo­gros, no hay un mu­seo que les rin­da tri­bu­to a las le­yen­das y, a la vez, per­mi­ta in­ter­ac­tuar con ellas. ¿Por qué no? Es­cu­char a Lu­cia­na Ay­mar, a Me­not­ti, ver y en­ten­der có­mo ju­ga­ba Bo­chi­ni, par­ti­ci­par de una clí­ni­ca de te­nis con Del Po­tro, pa­tear­le un pe­nal al Pa­to Fi­llol. Eso sí, se­rá inevi­ta­ble que con Ma­ra­do­na y Mes­si co­mo jo­yas del pa­tri­mo­nio, po­pu­lar­men­te se lo co­noz­ca co­mo el MaMe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.