El día que de­sa­pa­re­ció la pis­to­la de su mu­jer

Perfil (Sabado) - - POLICIALES - C.D.L.

A me­dia­dos del año pa­sa­do, Ro­mi­na Ma­gu­na, una agen­te de po­li­cía que pres­ta­ba ser­vi­cio en el co­man­do Pa­tru­lla de San Isi­dro, asen­tó un ac­ta ad­mi­nis­tra­ti­va en una co­mi­sa­ría de Hur­ling­ham: le ha­bían ro­ba­do el ar­ma re­gla­men­ta­ria. La pa­re­ja y pr ime­ra v íc­ti­ma del múl­ti­ple ase­sino es­ta­ba asus­ta­da y acu­dió a sus com­pa­ñe­ros de la Bo­nae­ren­se. Se­gún cons­ta en el do­cu­men­to, la no­che an­te­rior ha­bía sa­li­do a bai­lar con unas ami­gas y, cuan­do re­gre­só a su ca­sa, no­tó que la 9 mi­lí­me­tros no es­ta­ba. Pe­ro la de­nun­cia no si­guió su cur­so, ni si­quie­ra fue fir­ma­da. En el me­dio del asun­to ad­mi­nis­tra­ti­vo, Ro­mi­na, co­no­ci­da co­mo “Pit u”, se habr ía co­mu­ni­ca­do con Die­go Los­cal­zo, su pa­re­ja. Tras la char­la, el ar­ma de fue­go “apa­re­ció”. Fuen­tes de la cau­sa in­di­ca­ron a PER­FIL creen que, pro­duc­to de los ce­los, “El Chino” ro­bó la pis­to­la y la de­vol­vió tras re­con­ci­liar­se con su mu­jer y el ac­ta fue ar­chi­va­da. Se­gún re­la­ta­ron, la re­la­ción en la pa­re­ja era “muy com­pli­ca­da”. “Los ce­los y el mal­tra­to era mu­tuo”, in­di­ca­ron. Los muer­tos no fue­ron sus úni­cas víc­ti­mas. El fe­mi­ci­dio y los fe­mi­ci­dios vin­cu­la­dos que co­me­tió Los­cal­zo de­ja­ron a cin­co ni­ños huér­fa­nos. To­dos es­tán ba­jo tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co de un equi­po de es­pe­cia­lis­tas de la Mu­ni­ci­pa­li­dad del par­ti­do de Hur­ling­ham.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.