El mons­truo de dos ca­be­zas

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - DA­NIEL GUEBEL

Cria­do en el seno de una fa­mi­lia pro­gre­sis­ta, mis pri­me­ros años de vi­da trans­cu­rrie­ron en ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas y re­crea­cio­na­les que, a car­go de ese idea­rio y en­car­ga­das de re­pro­du­cir­lo, for­ja­ban el ca­rác­ter in­fan­til lle­ván­do­nos a ac­tos don­de can­tá­ba­mos el himno del gue­to de Var­so­via y so­bre­vi­vien­tes de los cam­pos de con­cen­tra­ción al­za­ban las man­gas de sus ca­mi­sas pa­ra mos­trar los nú­me­ros mar­ca­dos en sus an­te­bra­zos. Los maes­tros, por su par­te, se de­lei­ta­ban con­tán­do­nos la he­roi­ca lu­cha del pue­blo viet­na­mi­ta y des­cri­bién­do­nos las tor­tu­ras que las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses les in­fli­gían, re­la­tos que de­bían pro­du­cir nues­tro ali­nea­mien­to con la cau­sa del pro­le­ta­ria­do mun­dial y de su van­guar­dia, la Unión So­vié­ti­ca.

La idea del bien y de la cau­sa jus­ta ha­ce es­tra­gos, y su­pon­go que to­do aque­llo era un en­tre­na­mien­to pa­ra lle­gar al mo­men­to de nues­tro sa­cri­fi­cio mi­li­tan­te en be­ne­fi­cio de la hu­ma­ni­dad. Re­cor­dan­do aque­llas épo­cas, hoy me lla­ma la aten­ción que en los jue­gos que nos ha­cían ju­gar tu­vie­ra un lu­gar des­ta­ca­do el jue­go de la si­lla, don­de par­ti­ci­pan diez ni­ños y nue­ve si­llas. Los ni­ños co­rren si­guien­do el rit­mo de las pal­mas del maes­tro y, cuan­do és­te ce­sa de aplau­dir, to­dos de­ben sen­tar­se, y que­da uno afue­ra. Es­to se si­gue en pro­gre­sión de­cre­cien­te has­ta que que­dan dos ni­ños co­rrien­do al­re­de­dor de una si­lla, y al fi­nal, uno “que­da afue­ra” y el otro es el ga­na­dor. La épi­ca iz­quier­dis­ta es­con­día el ger­men de la mo­ral in­di­vi­dua­lis­ta, su mo­ral del triun­fo y la ex­clu­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.