Lex Ne­co­cheen­sis

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - RA­FAEL SPRE­GEL­BURD

Yo –que no es­tu­ve allí– sien­to an­te los vi­deos del epi­so­dio de las te­tas en las pla­yas ne­co­chen­ses la mis­ma in­com­ple­ti­tud de las obras de tea­tro fil­ma­das. Se ven to­dos los sín­to­mas de la pues­ta, pe­ro la dis­tan­cia y la fal­ta de pre­sen­cia tor­nan ri­dí­cu­la la ma­te­ria­li­dad de lo que se de­ba­te. ¿Ha­cer to­pless es un pro­ble­ma so­cial, le­gal, es­té­ti­co, fi­lo­só­fi­co, re­vo­lu­cio­na­rio, irre­le­van­te? Na­die lo sa­be; vi­vi­mos en co­mu­ni­da­des de sen­ti­do que se fa­bri­can agu­je­ros ne­gros es­pon­tá­neos pa­ra ten­tar los lí­mi­tes de la ley. Y es la pre­sen­cia de la ley lo que crea el de­seo. De­seo le­gí­ti­mo, ca­si siem­pre, de rom­per­la. Y es el de­seo lo que mue­ve las co­sas. ¿Se vi­ve más tran­qui­lo en las pla­yas es­pa­ño­las, des­de cu­ya pers­pec­ti­va pa­re­ce­ría que Ne­co­chea es Nean­dert­hal? Es po­si­ble que sí, que se vi­va más tran­qui­lo, que la ame­na­za os­cu­ra de la ley (mal en­ten­di­da) no apa­rez­ca co­mo má­cu­la. El juez de Ne­co­chea lo ha de­ja­do cla­ro: ¿de qué ley ha­blan es­tos po­li­cías ig­no­ran­tes, mal edu­ca­dos en re­glas cu­ya pro­ce­den­cia ellos mis­mos des­co­no­cen? ¿De qué con­tra­ven­ción? Na­die lo sa­be, na­die pa­re­ce ha­ber­lo ana­li­za­do. Y un pu­ña­do de mu­je­res, sin más plan que to­mar al­go de sol, pa­re­ce ha­ber des­cu­bier­to ocio­sa­men­te el va­cío de sen­ti­do que ron­da al es­pí­ri­tu siem­pre bi­faz de la ley, de to­do or­den.

El ope­ra­ti­vo re­pre­si­vo pla­ye­ro con­tie­ne los in­gre­dien­tes del Ver­frem­dung­sef­fekt brech­tiano, el efec­to de dis­tan­cia­mien­to que rom­pe la ilu­sión pa­ra ac­ce­der a zo­nas me­nos vi­si­bles de la mí­me­sis. La bota au­to­ri­ta­ria en la in­có­mo­da are­na (po­co pro­pi­cia pa­ra la per­se­cu­ción y el arres­to), la mu­jer po­li­cía que se nie­ga a iden­ti­fi­car­se (ubi­can­do su pro­pio ac­cio­nar en la zo­na del de­li­to), la con­gre­ga­ción es­pon­tá­nea de cu­rio­sos y opi­na­do­res de am­bos se­xos (di­vi­di­dos só­lo por el ta­ma­ño de las ma­llas), la apa­ri­ción del fa­cho a la dis­tan­cia (siem­pre ges­ti­cu­lan­do co­mo Vi­de­la, co­mo el pi­te­cán­tro­pos que ca­re­ce aún de len­gua), las ca­mio­ne­tas po­li­cia­les amon­to­nán­do­se ton­tí­si­mas en la mo­des­ta ci­ma, en la te­ta geo­ló­gi­ca del mé­dano; to­do el es­pec­tácu­lo es bas­tan­te tris­te. Días des­pués: te­ta­zo al Obe­lis­co. Tra­duc­ción del azar pla­ye­ro en ac­ción pu­ra y du­ra, de la ex­cep­ción sin­gu­lar en re­gla pa­ra to­dos y to­das, ope­ra­ción de vi­si­bi­li­dad al­re­de­dor del fa­lo eri­gi­do en la ciu­dad pa­ra con­me­mo­rar ni más ni me­nos que el pro­gre­so. Apre­sa­do en el es­ta­cio­na­mien­to de Pla­za La­va­lle no ten­go op­cio­nes de sa­li­da: en el Obe­lis­co se con­gre­gan las mu­je­res a pro­tes­tar por enési­ma vez con­tra lo que es evi­den­te; Li­ber­tad y Via­mon­te, ce­rra­das (rom­pen las ca­lles que es­tán bien pa­ra vol­ver a ha­cer­las); na­die ha re­pa­ra­do en que los que tra­ba­ja­mos has­ta tar­de no te­ne­mos por dón­de sa­lir del la­be­rin­to. Pa­so por en­ci­ma de unos mon­tícu­los aban­do­na­dos sin sa­ber si mi de­re­cho a tran­si­tar, a sa­lir, se­rá vis­to tam­bién co­mo con­tra­ven­ción, co­mo de­li­to. Ace­le­ro dis­cre­ta­men­te so­bre el can­to ro­da­do. To­tal, es evi­den­te que no hay plan de nin­gún ti­po.

Li­sa Ben­son, Daily Press, Vir­gi­nia, EE.UU.

JU­GAR CON FUE­GO. Lue­go de las prue­bas con mi­si­les rea­li­za­das por Tehe­rán, Trump au­men­tó la pre­sión so­bre el go­bierno ira­ní.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.