Reac­ción ju­di­cial por Nis­man

Ma­les­tar por la fil­tra­ción del pe­ri­ta­je de Gen­dar­me­ría

Perfil (Sabado) - - PORTADA - EMI­LIA DEL­FINO/ PA­TRI­CIA BLAN­CO

La di­fu­sión del in­for­me so­bre la muer­te del fis­cal ge­ne­ró des­con­fian­za de la Jus­ti­cia con el Go­bierno. El juez Er­co­li­ni es­pe­ra la ver­sión fi­nal pa­ra com­pa­rar con pe­ri­cias pre­vias. Polémica por la re­crea­ción vs. la re­cons­truc­ción.

La in­ves­ti­ga­ción so­bre la muer­te de Al­ber­to Nis­man vol­vió a sa­cu­dir­se es­ta se­ma­na tras la fil­tra­ción de su­pues­tas con­clu­sio­nes de los pe­ri­tos de la Gen­dar­me­ría, que de­ben de­ter­mi­nar si el fis­cal de la cau­sa AMIA fue ase­si­na­do, se sui­ci­dó o fue in­du­ci­do al sui­ci­dio. Se­gún las teo­rías ca­si fi­na­les de los ex­per­tos de esa fuer­za, Nis­man ha­bría si­do ase­si­na­do por dos per­so­nas. Lo con­fir­ma­ron ayer fuen­tes di­rec­tas del ca­so. Las fil­tra­cio­nes pro­vo­ca­ron ma­les­tar en la Jus­ti­cia y obligaron a la Gen­dar­me­ría a emi­tir un co­mu­ni­ca­do afir­man­do que la fuer­za no reali­zó aún un “in­for­me fi­nal con­clu­si­vo”. El je­fe de los cen­ti­ne­las, Gerardo Jo­sé Otero, in­clu­so de­bió lla­mar a uno de los in­ves­ti­ga­do­res ju­di­cia­les pa­ra des­pe­gar­se de la fil­tra­ción.

La Jus­ti­cia fe­de­ral ve­nía lla­man­do la aten­ción de Gen­dar­me­ría por las fil­tra­cio­nes de los es­tu­dios de los ex­per­tos. Y se ve­nía en­te­ran­do del rum­bo que to­ma­ban esas pe­ri­cias por los tras­cen­di­dos en los me­dios. Hu­bo in­clu­so ci­ta­cio­nes in­for­ma­les a los tri­bu­na­les pa­ra le­van­tar en pe­so a los ex­per­tos. Pe­ro en la Jus­ti­cia creen que el Go­bierno es el úni­co be­ne­fi­cia­do con las con­se­cuen­cias.

La fil­tra­ción del jue­ves lle­gó en un mo­men­to opor­tuno pa­ra el Eje­cu­ti­vo, don­de apun­tan to­das las miradas. Mien­tras la fuer­za está sien­do in­ves­ti­ga­da por la des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do, las con­clu­sio­nes de la Gen­der­me­ría que ava­la­rían la teo­ría del ho­mi­ci­dio se fil­tra­ron en la pren­sa -por se­gun­da vez en el año, y con más de­ta­lle-. La lec­tu­ra fue que el Go­bierno bus­có reivin­di­car a los gen­dar­mes y re­ins­ta­lar el ca­so Nis­man en los me­dios, en pos de des­pla­zar de la agen­da el ca­so Mal­do­na­do, hoy prin­ci­pal fren­te me­diá­ti­co del ofi­cia­lis­mo y una de sus fun­cio­na­rias cla­ve, la ministra de Se­gu­ri­dad, Pa­tri­cia Bull­rich. “Hay un in­te­rés ofi­cial en sos­te­ner que a Nis­man lo ma­ta­ron y que las prue­bas son cré­di­to del ofi­cia­lis­mo y no de la Jus­ti­cia”, sos­tu­vo una al­ta fuente del ca­so. PER­FIL in­ten­tó co­mu­ni­car­se con au­to­ri­da­des del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad pe­ro pre­fi­rie­ron no ha­cer de­cla­ra­cio­nes. La re­cons­truc­ción. La Jus­ti­cia fe­de­ral es­pe­ra un in­for­me de 500 pá­gi­nas que de­be ter­mi­nar de ela­bo­rar la Jun­ta In­ter- dis­ci­pli­na­ria, in­te­gra­da por pe­ri­tos de la Gen­dar­me­ría y aque­llos que re­pre­sen­tan a la fa­mi­lia de Nis­man y a Die­go La­go­mar­sino, impu­tado por ha­ber fa­ci­li­ta­do el ar­ma que le cau­só la muer­te al fis­cal. El juez fe­de­ral Ju­lián Er­co­li­ni y el fis­cal Eduardo Taiano ana­li­za­rán jun­to a sus equi­pos los ar­gu­men­tos de los pe­ri­tos ofi­cia­les pa­ra lle­gar a la con­clu­sión a la que pa­re­cen ha­ber arri­ba­do: que el fis­cal de la cau­sa AMIA fue ase­si­na­do por dos per­so­nas en el ba­ño de su de­par­ta­men­to.

El miér­co­les, el fis­cal del ca- so Nis­man, Eduardo Taiano, ha­bía acor­da­do de­ta­lles con los ex­per­tos de Gen­dar­me­ría pa­ra abrir la puer­ta a una nue­va me­di­da: la re­cons­truc­ción de la muer­te del fis­cal de la cau­sa AMIA. Los pe­ri­tos ha­bían rea­li­za­do una re­crea­ción, que im­pli­ca otro es­ce­na­rio: se dra­ma­ti­za la muer­te en un am­bien­te si­mi­lar al real -en es­te ca­so un ba­ño- sin pre­sen­cia de tes­ti­gos o ju­di­cia­les. El lu­nes, el fis­cal ha­bía pe­di­do al juez Ju­lián Er­co­li­ni que ho­mo­lo­gue su de­ci­sión de re­crear el es­ce­na­rio del he­cho. Ese mis­mo miér­co­les, ha­bía ob­te­ni­do el sí

La re­cons­truc­ción de­be­ría ha­cer­se en el ba­ño del de­par­ta­men­to de Le Parc

del ma­gis­tra­do pa­ra co­men­zar a alla­nar el te­rreno. La me­di­da le per­mi­ti­rá a la Jus­ti­cia ago­tar ins­tan­cias y des­car­tar du­das o con­tra­dic­cio­nes que pue­dan pre­sen­tar­se en el in­for­me que Gen­dar­me­ría de­be en­tre­gar­le la pró­xi­ma se­ma­nas.

El fis­cal del ca­so vie­ne in­sis­tien­do con rea­li­zar la re­cons­truc­ción de la muer­te de Nis­man, que Gen­dar­me­ría con­si­de­ra que no es ne­ce­sa­rio. En cam­bio, la fuer­za hi­zo una re­crea­ción de la muer­te del fis­cal. Pa­ra eso, cons­tru­yó una ré­pli­ca del ba­ño del de­par­ta­men­to de Nis­man y en­sa­yó dis­tin­tas hi­pó­te­sis de acuer­do a la po­si­ción del cuer­po, del ar­ma y otras prue­bas cien­tí­fi­cas. Fue en el edi­fi­cio Cen­ti­ne­la, se­de de la fuer­za.

La re­cons­truc­ción de la muer­te de Nis­man de­be­ría ha­cer­se en el ba­ño del de­par­ta­men­to de Le Parc, don­de real­men­te su­ce­dió, de­be­rá con­tar con la pre­sen­cia de tes­ti­gos -en es­te ca­so por ejem­plo, po­dría ci­tar­se al médico de emer­gen­cias que lo re­vi­só la no­che del do­min­go y la ma­dre de Nis­man- y es­ta­rán pre­sen­tes el juez y el fis­cal.

“Lo que di­je­ron los pe­ri­tos de Gen­dar­me­ría coin­ci­de en tér­mi­nos ge­ne­ra­les con lo que tras­cen­dió el jue­ves”, ase­gu­ró a PER­FIL una fuente del ca­so con ac­ce­so a la ex­po­si­ción de los ex­per­tos. Se­gún los gen­dar­mes, Nis­man, su­pues­ta­men­te dro­ga­do por el efec­to de la ke­ta­mi­na, ha­bría si­do ase­si­na­do por dos per­so­nas, una que fun­cio­nó co­mo “es­que­le­to”, sos­te­nien­do al fis­cal con una ro­di­lla en el sue­lo, y otro su­je­to dis­pa­ran­do el ar­ma so­bre el cos­ta­do de­re­cho de la sien. Así lo con­fir­ma­ron fuen­tes del ca­so a es­te me­dio.

La teo­ría de los gen­dar­mes que­da­ron gra­ba­das en un vi­deo rea­li­za­do el miér­co­les, cuan­do los ex­per­tos de la fuer­za y de las par­tes hi­cie­ron sus ex­po­si­cio­nes en la ré­pli­ca del ba­ño de Nis­man. Es­te miér­co­les, los pe­ri­tos de­ben vol­car por es­cri­to sus con­clu­sio­nes y de­ba­tir en­tre to­dos pa­ra rea­li­zar un in­for­me fi­nal, que la Jus­ti­cia fe­de­ral es­pe­ra te­ner en­tre jue­ves y vier­nes de la se­ma­na pró­xi­ma.

Una jun­ta mé­di­ca rea­li­za­da por el Cuer­po Médico Forense, de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, de­ter­mi­nó en 2015 que no ha­bía ele­men­tos pa­ra sos­te­ner la pre­sen­cia de ter­ce­ros en la es­ce­na de la muer te. Las ta­reas de re­co­lec­ción de prue­bas y aná­li­sis de man­chas de san­gre ha­bían si­do rea­li­za­das por ex­per­tos de la Po­li­cía Fe­de­ral. Ayer, tan­to en el má­xi­mo tri­bu­nal co­mo en la fuer­za fe­de­ral na­die sa­lió a de­fen­der a los pe­ri­tos del pri­mer in­for­me.

An­te la con­sul­ta de es­te me­dio, en la Cor­te sos­tu­vie­ron que pa­ra el tri­bu­nal “el te­ma está ago­ta­do”, y que no po­dían ha­cer de­cla­ra­cio­nes al res­pec­to. En la fuer­za tam­bién to­ma­ron dis­tan­cia y sos­tu­vie­ron que los pe­ri­tos de­be­rán ex­pli­car las po­si­bles con­tra­dic­cio­nes en ca­so de que la Jus­ti­cia así lo con­si­de­re.

Fuen­tes ju­di­cia­les sos­tu­vie­ron que si los re­sul­ta­dos fi­na­les apun­tan a un ho­mi­ci­dio los más com­pro­me­ti­dos en el cor­to pla­zo se­rán el téc­ni­co Die­go La­go­mar­sino y los cus­to­dios de la Po­li­cía Fe­de­ral que tra­ba­ja­ban con Nis­man. La de­fen­sa de La­go­mar­sino ya da por pro­ba­do que el téc­ni­co en in­for­má­ti­ca no es­tu­vo en el lu­gar del he­cho al mo­men­to del he­cho.

A tra­vés de ma­que­tas vir­tua­les los pe­ri­tos de las par­tes en­sa­ya­ron dis­tin­tas hi­pó­te­sis de cómo mu­rió el fis­cal. La pri­me­ra, im­pli­ca­ría la pre­sen­cia de un so­lo

RECREACIONES.

agre­sor. La se­gun­da mues­tra la teo­ría del sui­ci­dio con Nis­man de pie y la pro­yec­ción de la san­gre. La ter­ce­ra, la teo­ría del sui­ci­dio con Nis­man de ro­di­llas.

CEDOC PER­FIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.