Con­tra­dic­cio­nes de los ex­per­tos

Perfil (Sabado) - - POLITICA -

CUER­PO ME­DI­CO

En un in­for­me de 200 pá­gi­nas, los pe­ri­tos del Cuer­po Médico Forense de la Cor­te Su­pre­ma d eJus­ti­cia ha­bían de­ter­mi­na­do que la muer­te de Nis­man ocu­rrió en­tre las 8 de la ma­ña­na del do­min­go y las 12 del me­dio­día de ese día. El fis­cal fue ha­lla­do ese do­min­go por la no­che.

Los ex­per­tos no pu­die­ron pro­bar la pre­sen­cia de ter­ce­ros en la es­ce­na de la muer­te de Nis­man. No fue­ron con­clu­yen­tes, pe­ro en ba­se a las prue­bas re­co­lec­ta­das por la Po­li­cía Fe­de­ral en el lu­gar, no pu­die­ron ase­gu­rar­lo.

Una de las ra­zo­nes de sus con­clu­sio­nes fue las cir­cuns­tan­cias al­re­de­dor del ar­ma cu­yo dis­pa­ro cau­saó la muer­te del fis­cal. Pa­ra los pe­ri­tos fue ha­lla­da de­ba­jo dle hom­bro iz­quier­do del cuer­po de Nis­man. Di­je­ron que “no se ha­lla­ron par­tí­cu­las ca­rac­te­rís­ti­cas de re­si­duos de dis­pa­ro” en la mano de­re­cha del fis­cal, ya que las pe­ri­cias die­ron que de los tres ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra afir­mar la pre­sen­cia de pól­vo­ra, só­lo fue­ron ha­lla­dos dos. Por eso, no des­car­ta­ron el sui­ci­dio y sos­tu­vie­ron que la san­gre po­dría ha­ber ba­rri­do ese com­po­nen­te.

Las hue­llas dac­ti­la­res son otro ele­men­to de dis­cen­so en­tre los ex­per­tos. Los pe­ri­tos de la Fe­de­ral re­gis­tra­ron hue­llas de Nis­man, de su ma­dre y de La­go­mar­sino (en una ta­za). Tam­bién se ha­bla de la hue­lla de una em­plea­da do­més­ti­ca. Es­to los lle­vó a sos­te­ner que no hu­bo “lim­pie­za” de la es­ce­na.

No se ha­lló ke­ta­mi­na en los es­tu­dios del cuer­po. Los gol­pes se atri­bu­ye­ron a la caí­da del cuer­po tras el dis­pa­ro.

GENDARMERIA

Se­gún tras­cen­dió es­ta se­ma­na, y fuen­tes del ca­so sos­tu­vie­ron a PER­FIL ayer, los pe­ri­tos de la Gen­dar­me­ría ubi­ca­rían la muer­te del fis­cal du­ran­te la ma­dru­ga­da del do­min­go, es de­cir en­tre las 2 y 3 de la ma­ña­na, unas cin­co o seis ho­ras an­tes de la ho­ra da­da por los pe­ri­to del cuer­po médico.

El miér­co­les du­ran­te la re­crea­ción del mo­men­to de la muer­te de Nis­man, los ex­per­tos de la fuer­za ha­brían de­ter­mi­na­do que el fis­cal fue “ase­si­na­do” por dos per­so­nas. Una de ellas lo ha­bría sos­te­ni­do mien­tras otra le dis­pa­ra­ba en la ca­be­za.

La in­ter­pre­ta­ción de las pe­ri­cias so­bre el ar­ma fue­ron to­tal­men­te dis­tin­tas. En es­te ca­so, los gen­dar­mes sos­ten­drían que an­te la au­sen­cia de “par­tí­cu­las ca­rac­te­rís­ti­cas de re­si­duos de dis­pa­ro” en la mano de Nis­man, el ar­ma tu­vo que ser ac­ti­va­da por un ter­ce­ro. Co­mo la mano es­ta­ba en­san­gren­ta­da, ar­gu­men­tan que un ter­ce­ro sos­tu­vo la mano de­re­cha del fis­cal pa­ra eje­cu­tar el dis­pa­ro.

El jue­ves, tras­cen­dió que uno de los ele­men­tos que con­ven­ce a los ex­per­tos de Gen­dar­me­ría de la teo­ría del ho­mi­ci­dio es su­pues­ta­men­te la au­sen­cia de hue­llas dac­ti­la­res en el de­par­ta­men­to, a ex­cep­ción de las de Nis­man.

La ke­ta­mi­na fue un su­pues­to ha­llaz­go de la Gen­dar­me­ría, que los pe­ri­tos del Cuer­po Médico no re­gis­tra­ron. So­bre los gol­pes en la ca­ra y el cuer­po, creen que fue­ron pro­vo­ca­dos por los agre­so­res pa­ra re­du­cir a Nis­man y lue­go ma­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.