Asun­tos in­ter­nos

Un pe­ca­do ori­gi­nal en­tre Bull­rich y Bur­za­co. Los ne­go­cios y el ca­so Mal­do­na­do co­mo fon­do.

Perfil (Sabado) - - POLITICA - RO­BER­TO GAR­CÍA

Co­mo en to­dos los go­bier­nos, abun­dan las in­ter­nas. Son un clá­si­co. Y en es­ta ad­mi­nis­tra­ción se re­co­no­ce la de Prat-Gay vs. Mel­co­nian (y el ter­ce­ro be­ne­fi­cia­do, Du­jov­ne), Die­trich contra Berg­man, la re­yer­ta de Mal­co­rra y Pe­ña o la pu­ja por tí­tu­los ma­yo­res que man­tie­ne el trío de oro, Vidal-Ro­drí­guez La­rre­ta-Pe­ña, en opo­si­ción a Mon­zó. Por no ci­tar una fron­da tu­pi­da que cues­tio­na al dúo eje­cu­ti­vo del Go­bierno, los vi­ce­je­fes Quin­ta­na y Lo­pe­te­gui. Pe­ro qui­zá la más sin­gu­lar in­ter­na fue ex­pues­ta por la al­bo­ro­ta­do­ra Eli­sa Ca­rrió, quien se re­fi­rió al en­ra­re­ci­do ca­so Mal­do­na­do y, en ob­via de­fen­sa de Pa­tri­cia Bull­rich –ade­mas de su­po­ner pa­la­di­na­men­te que to­do lo que cues­tio­na a la ministra pro­vie­ne de víncu­los con el nar­co­trá­fi­co–, ob­je­tó la ac­ción del se­gun­do de la ministra, Eu­ge­nio Bur­za­co, ca­si un cons­pi­ra­dor.

En ri­gor, las di­fe­ren­cias con Bur­za­co em­pe­za­ron en la asun­ción de la Bull­rich, quien le con­fe­só a Ma­cri cier­tas li­mi­ta­cio­nes de co­no­ci­mien­to so­bre el te­ma se­gu­ri­dad al ser no­mi­na­da. No tu­vo que in­sis­tir de­ma­sia­do el man­da­ta­rio pa­ra con­ven­cer­la, le su­su­rró que la ne­ce­si­ta­ba en el car­go. La im­pro­vi­sa­ción de Ma­cri no era una no­ve­dad: en su ini­cio, el Eje­cu­ti­vo de­sig­nó va­rios mi­nis­tros que ig­no­ra­ban la ma­te­ria asig­na­da (Aguad en Co­mu­ni­ca­cio­nes, Mar­tí­nez en De­fen­sa, Cano en el Bel­grano, Berg­man en Me­dio Am­bien­te).

Per­sua­di­da sin es­fuer­zo, Bull­rich re­ve­ló dis­gus­to por la co­lo­ca­ción a su vera del ex je­fe de po­li­cía por­te­ño Bur­za­co, lo que pa­re­ció sor­pren­der a Ma­cri. “Pe­ro si es tu­yo”, le co­men­tó. A lo que ella re­pli­có: “No, ja­más”. En­ton­ces, suel­to de cuer­po, su in­ter­lo­cu­tor in­fi­rió: “Ha­brá si­do, en­ton­ces, una pi­car­día de Mar­cos”.

In­com­pa­ti­bles. Des­de en­ton­ces, la ten­sión en­tre Bull­rich y Bur­za­co se mul­ti­pli­có y uno de los pi­cos más al­tos se pro­du­jo cuan­do la em­ba­ja­do­ra de Is­rael pre­sen­tó una car­ta al je­fe de Es­ta­do en la que se ha­bi­li­ta­ba al em­pre­sa­rio Mario Mon­to­to co­mo re­pre­sen­tan­te en la com­pra de ma­te­ria­les de se­gu­ri­dad, apa­ren­te­men­te con­sen­ti­da por Bur­za­co.

Co­mo la di­plo­má­ti­ca mos­tró es­tu­por de­bi­do a que su país só­lo rea­li­za ope­ra­cio­nes de Es­ta­do a Es­ta­do –sos­tu­vo te­me­ra­ria­men­te ya que es de es­ti­lo la par­ti­ci­pa­ción de in­ter­me­dia­rios–, la so­la men­ción de la car­ta arrin­co­nó al fun­cio­na­rio (hoy va­cia­do en ma­te­ria de sub­se­cre­ta­rías), pri­vi­le­gió a Bull­rich y, qui­zás, has­ta fa­ci­li­tó una com­pra de cua­tro so­fis­ti­ca­das lan­chas pa­ra lu­char contra el nar­co­trá­fi­co, por la cual la Ar­gen­ti­na ya ha­bría ade­lan­ta­do una con­si­de­ra­ble mi­llo­na­da de dó­la­res. Pa­ra col­mo, Mon­to­to era ob­ser­va­do en una lis­ta ne­gra de Ma­cri co­mo co­la­bo­ra­dor re­co­no­ci­do en las cam­pa­ñas de Ser­gio Mas­sa –con quien com­par­tió la mo­da de sem­brar el te­rri­to­rio con cá­ma­ras de se­gu­ri­dad– jus­to cuan­do el ofi­cia­lis­mo se­ña­la­ba a va­rios em­pre­sa­rios con la mis­ma in­cli­na­ción mas­sis­ta pa­ra apar­tar­los de cier­tos ne­go­cios y cor­tar­le su­mi­nis­tros al can­di­da­to opo­si­tor. Cu­rio­so y con­tra­dic­to­rio des­tino de Bull­rich y Mon­to­to: en los 70, am­bos, con je­rar­quías di­ver­sas, par­ti­ci­pa­ron en la ac­ti­vi­dad de la or­ga­ni­za­ción Mon­to­ne­ros.

Na­die va­ya a pen­sar que es­tas cues­tio­nes di­ne­ra­rias in­flu­ye­ron en la de­cla­ra­ción del pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí, Ne­tan­yahu, en su re­cien­te vi­si­ta al país, cuan­do cu­brió de elo­gios a la ministra por su lu­cha contra el nar­co­trá­fi­co, quien en res­pues­ta al avie­so pe­rio­dis­mo que la in­te­rro­gó so­bre la com­pra de ma­te­rial mi­li­tar a Is­rael (y a los Es­ta­dos Uni­dos, cu­ya em­ba­ja­da tam­bién en­co­mia la lu­cha contra el nar­co­trá­fi­co de Bull­rich), pun­tua­li­zó: “No ha­bla­mos de ese te­ma”. Y, pa­ra pre­ci­sar, aña­dió: “Hoy”. Dón­de está? Es­tos me­nes­te­res am­bi­guos y la in­ter­na de­nun­cia­da por Ca­rrió su­ma­ron bru­ma al ca­so Mal­do­na­do, una ines­pe­ra­da de­ri­va­ción que com­pli­có más el mis­te­rio de la eva­po­ra­ción del ar­te­sano en la pro­tes­ta de un gru­po ma­pu­che. Ya que, co­mo es pú­bli­co, aún que­da pen­dien­te la atra­sa­da in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial so­bre la Gen­dar­me­ría, ins­ti­tu­to que pa­re­cía el más pro­fe­sio­nal pa­ra di­sol­ver tu­mul­tos pe­ro cu­ya dis­gre­ga­ción te­rri­to­rial –por ejem­plo, el tras­la­do de mi­les de uni­for­ma­dos a tie­rras bo­nae­ren­ses pa­ra ex­hi­bir ma­yor con­trol so­bre la de­lin­cuen­cia y el nar­co­trá­fi­co– le ha res­ta­do ca­pa­ci­dad téc­ni­ca pa­ra ope­rar en otros lu­ga­res del país. Un ní­ti­do ejem­plo ha si­do el ca­so Mal- do­na­do, en el que par­ti­ci­pa­ron con­tin­gen­tes for­ma­dos con ele­men­tos ex­traí­dos de dis­tin­tas guar­ni­cio­nes, qui­zá sin ex­pe­rien­cia en so­fo­car pi­que­tes. Só­lo así se po­dría en­ten­der la vul­ne­ra­ción de cier­tos pro­to­co­los. Por ejem­plo, las he­ri­das por cas­co­ta­zos re­ci­bi­das en la ca­be­za y en el ros­tro de más de un gen­dar­me. ¿Aca­so los en­tre­na­dos miem­bros no de­ben uti­li­zar cas­cos y re­sis­ten­tes vi­se­ras de pro­tec­ción en esos pro­ce­di­mien­tos?

Hay pa­la­bras que han ma­rea­do tam­bién la pes­qui­sa: el je­fe del con­tin­gen­te a car­go de re­pri­mir a los ma­ni­fes­tan­tes afir­mó –sin que na­die lo des­di­je­se– que sus hom­bres pro­ce­die­ron de acuer­do a las ins­truc­cio­nes ema­na­das del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad, tal vez de­le­ga­das en el lu­gar por su en­via­do, Pa­blo No­ce­ti, quien a 45 días de la des­apa­ri­ción to­da­vía no ha si­do lla­ma­do a de­cla­rar por el juez ni si­quie­ra co­mo tes­ti­go.

Pa­re­ce, ade­más, que en el ope­ra­ti­vo no se ape­ló a una or­den ju­di­cial pa­ra di­sol­ver el pi­que­te, só­lo pri­mó el im­pe­rio de la au­to­ri­dad gu­ber­na­men­tal.

En es­te pe­río­do preelec­to­ral, el ca­so Mal­do­na­do in­gre­só a la coc­te­le­ra del pe­ri­ta­je de la Gen­dar­me­ría so­bre la muer­te del fis­cal Nis­man, un cri­men y no un sui­ci­dio, y en la apa­ri­ción de Cristina de Kirchner ale­gan­do que las impu­tacio­nes so­bre la co­rrup­ción de su go­bierno son me­nos es­can­da­lo­sas y graves que la de la ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri.

Un ejem­plo de mo­ral ca­si tan par­ti­cu­lar co­mo el que se le atri­bu­ye al ase­sor pre­si­den­cial que su­gi­rió a su man­dan­te no com­pro­me­ter­se ini­cial­men­te en la des­apa­ri­ción de Mal­do­na­do por­que el epi­so­dio no le pro­vo­ca­ba pér­di­da de vo­tos a Cam­bie­mos.

Una re­co­men­da­ción se­gui­da a pie jun­ti­llas has­ta que se des­bor­dó la ca­lle y me­dios in­ter­na­cio­na­les ( The Eco­no­mist, Fi­nan­cial Ti­mes, etc.) ob­je­ta­ron la dis­trac­ción ofi­cial so­bre el te­ma de­re­chos hu­ma­nos. En­ton­ces, pa­ra con­ti­nuar en la du­do­sa mo­ral ar­gen­ti­na, sí em­pe­zó a preo­cu­par la po­si­ble pér­di­da de una vi­da. Ca­si tan­to co­mo la in­ter­na.

Di­bu­jo: Pa­blo Temes

ACOR­DO­NA­DA Pa­tri­cia Bull­rich

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.