Kirch­ne­ris­mo y po­bre­za

Perfil (Sabado) - - IDEAS - AR­TE­MIO LÓ­PEZ*

La ba­ja de 40 pun­tos en los ni­ve­les de po­bre­za du­ran­te la eta­pa kirch­ne­ris­ta (ver grá­fi­co) se des­pren­de de un tra­ba­jo re­cien­te de Daniel Sch­tein­gart que re­cons­tru­ye la se­rie de la ca­ren­cia apli­can­do la me­to­do­lo­gía ac­tual del In­dec de Ma­cri.

Du­ran­te el ci­clo kirch­ne­ris­ta se ob­ser­va la se­rie de ma­yor ba­ja en la po­bre­za des­de que hay me­di­cio­nes dis­po­ni­bles.

Se­ña­la al res­pec­to Sch­tein­gart en su muy in­tere­san­te no­ta re­cien­te pu­bli­ca­da en la re­vis­ta An­fi­bia: “El úl­ti­mo cuar­to del si­glo XX fue un gran re­tro­ce­so en nues­tro país: en tér­mi­nos ab­so­lu­tos Ar­gen­ti­na fue el país del mun­do que más se desin­dus­tria­li­zó (el PIB per cá­pi­ta in­dus­trial de Ar­gen­ti­na cayó a la mi­tad) en­tre 1974 y 2002. En es­te úl­ti­mo año el PIB per cá­pi­ta del país (to­man­do no só­lo a la in­dus­tria sino a to­da la eco­no­mía) fue 14% me­nor al de 1974, con un dra­má­ti­co de­te­rio­ro dis­tri­bu­ti­vo (la bre­cha en­tre el 10% de ma­yo­res in­gre­sos y el 10% de me­no­res in­gre­sos pa­só de diez ve­ces a 44, de acuer­do a la EPH del In­dec –sin ajus­te por sub­de­cla­ra­ción de in­gre­sos–). Ello im­pli­có que la po­bre­za ur­ba­na pa­sa­ra de un 16% (con va­ra ac­tual) a un 69% en ese pe­río­do.

La eta­pa de cre­ci­mien­to de me­dia­dos de 2002 a 2011 fue pro­lí­fi­ca: el PIB per cá­pi­ta se re­cu­pe­ró fuer­te y la bre­cha de in­gre­sos en­tre el de­cil 1 y el 10 cayó de 44 ve­ces a 18 en ese pe­río­do. El co­ro­la­rio de ello fue una po­bre­za que mer­mó 40 pun­tos por­cen­tua­les (25 pun­tos más que la re­gión… Des­de 2011 la Ar­gen­ti­na en­tró en un sen­de­ro de es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co y ma­yo­res di­fi­cul­ta­des pa­ra me­jo­rar la dis­tri­bu­ción del in­gre­so”, por lo que la po­bre­za se man­tu­vo en torno al 30% has­ta fi­nes del año 2015, en que cre­ció el pro­duc­to 2,1% se­gún la re­vi­sión del In­dec de Ma­cri.

Fi­nal­men­te en el grá­fi­co que acom­pa­ña es­ta co­lum­na tam­bién se ob­ser­va –aun­que, pa­ra ser jus­tos, no lo in­for­ma el tra­ba­jo de Daniel Sch­tein­gart–, que a par­tir del ini­cio del nue­vo ci­clo neo­li­be­ral en di­ciem­bre del año 2015, la ba­ja en la po­bre­za co­mien­za a re­ver­tir­se agre­gán­do­se ya 1,5 mi­llo­nes de nue­vos po­bres en el pri­mer año de ges­tión ma­cris­ta, se­gún da­tos de –la in­sos­pe­cha­da de opo­si­to­ra– UCA.

Co­mo con­tra­par­ti­da un me­ga­en­deu­da­mien­to que en lo que va de es­te año ya su­pera los 100 mil mi­llo­nes de dó­la­res y en­ri­que­ci­mien­to fe­roz de la es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra.

A mo­do de ejem­plo, du­ran­te la ac­tual ges­tión neo­li­be­ral un re­cien­te in­for­me del Observatorio de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ave­lla­ne­da (Un­dav) aler­tó so­bre los efec­tos a cor­to y lar­go pla­zo del pro­gra­ma de me­tas de in­fla­ción que lle­va ade­lan­te el Ban­co Cen­tral: “Por la po­lí­ti­ca mo­ne­ta-ria de en­deu­da­mien­to con Lebacs, has­ta ma­yo de es­te año se pa­ga­ron in­tere­ses por más de 4 pun­tos del PBI”, equi­va­len­tes a 528 es­cue­las to­tal­men­te equi­pa­das de 3 mil m2 ca­da una, o 24 ve­ces el pre­su­pues­to anual del Co­ni­cet que está sien­do des­fi­nan­cia­do sin pau­sa.

Fi­nal­men­te di­re­mos que la suba en la po­bre­za que re­por­ta la UCA du­ran­te la ges­tión Cam­bie­mos pro­me­te ser mu­cho más pro­fun­da, trac­cio­na­da por la ba­ja del sa­la­rio real (15pp en dos años pro­me­dio), caí­da ver­ti­cal del con­su­mo in­terno (2,6% anual mi­no­ris­ta en agos­to se­gún CAME), la ba­ja en la in­ver­sión (hoy ape­nas del 17% del PBI) y la des­truc­ción de em­pleo (con ta­sas superiores al 11% en to­dos los gran­des aglo­me­ra­dos na­cio­na­les).

Se tra­ta del mis­mo pa­trón de de­te­rio­ro ob­ser­va­do du­ran­te to­do el año 2016 que se sos­tie­ne en lo que va del año 2017, don­de la caí­da de los in­di­ca­do­res con­ti­núa, ape­nas ate­nua­da a par­tir del ter­cer tri­mes­tre de es­te año.

Una mó­di­ca me­se­ta en la ma­la­ria, bre­ves par­ches elec­to­ra­le­ros de ca­ra a las par­la­men­ta­rias de oc­tu­bre que ofi­cian de pa­ños fríos so­bre el enor­me da­ño del te­ji­do so­cial y pro­duc­ti­vo in­du­ci­do des­de el 10 de di­ciem­bre de 2015, (el ma­yor des­de la re­cu­pe­ra­ción de­mo­crá­ti­ca en só­lo dos años).

Par­che­ci­tos a los que el Go­bierno con la pre­sun­tuo­si­dad se­mán­ti­ca que lo ca­rac­te­ri­za de­no­mi­na “bro­tes ver­des” y los es­pe­cia­lis­tas co­mo (¡ay!) “re­bo­te del ga­to muer­to”, sin alu­sio­nes fe­li­nas per­so­na­les so­bre na­die des­de ya es­ti­ma­dos lec­to­res de PER­FIL, ¡muy le­jos de nues­tro áni­mo aco­me­ter tal fe­lo­nía! ¡Miau, di­go chau!

*Di­rec­tor de Con­sul­to­ra Equis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.