Trump de­fen­dió el ve­to mi­gra­to­rio a los paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na

Perfil (Sabado) - - INTERNACIONALES -

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, vol­vió ayer a de­fen­der su ve­to mi­gra­to­rio, que bus­ca res­trin­gir la en­tra­da al país de re­fu­gia­dos y na­cio­na­les de seis paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na. Tras el atentado re­gis­tra­do en Londres, es­cri­bió en su cuen­ta de Twitter que la me­di­da res­tric­ti­va de­be­ría ser “mu­cho más am­plia, du­ra y es­pe­cí­fi­ca, ¡pe­ro es­tú­pi­da­men­te, eso no se­ría po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to!”.

El ve­to mi­gra­to­rio en­tró en vi­gor par­cia l men­te a fi­nes de ju­nio e im­pi­de du­ran­te 120 días el in­gre­so al país de re­fu­gia­dos y, du­ran­te no­ven­ta días, el de ciu­da­da­nos de seis paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na.

El Tri­bu­nal Su­pre­mo de Es­ta­dos Uni­dos per­mi­tió su en­tra­da en vi­gor, pe­ro es­tu­dia­rá su le­ga­li­dad a fon­do en una au­dien­cia pro­gra­ma­da pa­ra el 10 de oc­tu­bre. Su­pre­ma­cis­tas. Trump re­vi­vió ayer la polémica so­bre la vio­len­cia ra­cis­ta en Char­lot­tes­vi­lle, Vir­gi­nia, al afir­mar que ha­bía “ti­pos bas­tan­te ma­los” par ti­ci­pan­do de la con­tra­mar­cha an­ti­fas­cis­ta. “Ya lo sa­ben, ha­bía al­gu­nos ti­pos bas­tan­te ma­los tam­bién en el otro ban­do”, afir­mó.

Pa­ra ma­ti­zar sus pa­la­bras, Trump fir­mó una de­cla­ra­ción apro­ba­da por una­ni­mi­dad en el Con­gre­so que re­pu­dia “la vio­len­cia ra­cis­ta y el ata­que te­rro­ris­ta” ocu­rri­do en Char­lot­tes­vi­lle, al tiem­po que re­cha­za “el na­cio­na­lis­mo blan­co, el su­pre­ma­cis­mo blan­co y el neo­na­zis­mo co­mo ex­pre­sio­nes de odio y de in­to­le­ran­cia que con­tra­di­cen los va­lo­res que de­fi­nen a Es­ta­dos Uni­dos”. Foto. El líder re­pu­bli­cano fe­li­ci­tó ayer a un niño de 11 años, que se ofre­ció co­mo vo­lun­ta­rio pa­ra cor­tar el cés­ped de la Ca­sa Blan­ca. Frank Giac­cio, de Falls Church, Vir­gi­nia, le es­cri­bió al man­da­ta­rio a prin­ci­pios de es­te año con­tán­do­le que era due­ño de su pro­pio ne­go­cio de cor­te de cés­ped y que se­ría un “ho­nor” pres­tar­le sus ser­vi­cios.

La Ca­sa Blan­ca acep­tó su ofer­ta y Frank fue in­vi­ta­do a cor­tar el pas­to del Jar­dín de las Ro­sas. Con unas an­ti­pa­rras, ca­mi­sa ro­ja, pan­ta­lo­nes cor­tos de co­lor ca­qui, za­pa­ti­llas ne­gras y guan­tes es­pe­cia­les, el niño tra­ba­jó y dia­lo­gó con la pren­sa, a la que con­fió que era “ca­si el me­jor día” de su vi­da.

Trump pal­meó con su mano ex­ten­di­da la del niño, “cho­can­do los cin­co”, y le di­jo que ha­bía he­cho un “gran tra­ba­jo”, fren­te a los flas­hes de los fo­tó­gra­fos.

“La prohi­bi­ción de via­je a EE.UU. de­be­ría ser mu­cho más am­plia, du­ra y es­pe­cí­fi­ca”

TRA­BA­JO IN­FAN­TIL. Un niño cor­tó el cés­ped de la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.