Fran­cis­co no ven­drá en 2018, di­jo el Va­ti­cano. Ver­sio­nes de di­fe­ren­cias in­ter­nas.

“No tie­ne pre­vis­to” via­jar a la Ar­gen­ti­na, di­je­ron ayer des­de el Va­ti­cano. Las ra­zo­nes ra­di­ca­rían en di­fe­ren­cias con la di­ri­gen­cia ecle­siás­ti­ca y no con la po­lí­ti­ca na­cio­nal.

Perfil (Sabado) - - PORTADA - AURELIO TO­MAS

Ni la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na ni la agen­da in­ter­na­cio­nal se­rían las ra­zo­nes que con­di­cio­nan la lle­ga­da del pa­pa Fran­cis­co a la Ar­gen­ti­na. Hay un in­sis­ten­te ru­mor, re­pe­ti­do en­tre obis­pos y sec­to­res lai­cos cer­ca­nos al cle­ro lo­cal, que apun­tan en otra di­rec­ción. Se­gún es­ta ver­sión, las di­fe­ren­cias del ex ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res con las au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas argentinas se­rían la ra­zón de fon­do que pos­ter­ga su lle­ga­da.

Ayer, una des­men­ti­da que lle­gó des­de Ro­ma pa­re­ció abo­nar es­te in­sis­ten­te ru­mor. “El pa­pa Fran­cis­co no tie­ne pre­vis­to vi­si­tar la Ar­gen­ti­na el año pró­xi­mo”, afir­mó a Té­lam el por­ta­voz pa­pal Greg Bur­ke. La fra­se des­au­to­ri­za al ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res, Ma­rio Po­li, quien ha­bía an­ti­ci­pa­do el lu­nes su pron­ta lle­ga­da.

“Me pa­re­ce que es­ta­mos pró­xi­mos a es­ta vi­si­ta, y me pa­re­ce que to­da es­ta ten­sión f i na l men­te va a ter m i na r bien”, ha­bía de­cla­ra­do Po­li en un en­cuen­tro con la pren­sa mo­ti­va­do por la peregrinación a Lu­ján. El ar­zo­bis­po no ha­bía aven­tu­ra­do una fe­cha, pe­ro se mos­tró con­fia­do en que no fal­ta­ría mu­cho tiem­po.

Tam­bién con­tó que la má­xi­ma au­to­ri­dad de la Igle­sia Ca- tó­li­ca re­ci­bió in­sis­ten­tes pe­di­dos: “Los obis­pos ar­gen­ti­nos lo in­vi­ta­mos cin­co ve­ces por car­ta y per­so­nal­men­te. La úl­ti­ma vez, los miem­bros de la co­mi­sión eje­cu­ti­va le di­ji­mos: ‘Mi­rá, an­dá pen­san­do cuán­do vas a ve­nir por­que la gen­te va a pen­sar que no nos que­rés’. Ya no sa­be­mos có­mo de­cír­se­lo. Nos lo pre­gun­ta to­do el mun­do”. Elec­ción. La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de­fi­ni­rá es­te año nue­vas au­to­ri­da­des, al­go que po­dría abrir una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad en ca­so de con­fir­mar­se los ru­mo­res que apun­tan a di­fe­ren­cias ecle­siás­ti­cas co­mo la ra­zón de fon­do de­trás de la ne­ga­ti­va tá­ci­ta del Pa­pa. A lgu­nas fuen­tes qui­sie­ron dis­tan­ciar a es­ta ins­ti­tu­ción de las di­fe­ren­cias e in­sis­tie­ron en que las ra­zo­nes pa­san por la agen­da uni­ver­sal del Pon­tí­fi­ce. Sin em­bar­go, otros in­sis­ten en que allí es­tri­ba el ru­mor. Unos y otros pre­fie­ren siem­pre ha­blar en off por­que na­die se atre­ve a pre­sen­tar­se co­mo voz au­to­ri­za­da del Pa­pa en la Ar­gen­ti­na, por­que Ber­go­glio se ha de­di­ca­do la­bo­rio­sa­men­te a de­jar en fue­ra de jue­go a to­dos los que bus­ca­ron an­ti­ci­par sus ac­cio­nes o in­ter­pre­tar sus ges­tos. Tal vez por es­ta ra­zón, el pro­pio Po­li se ha­bía ata­ja­do de la des­men­ti­da que lle­gó ayer: “No­so­tros ado­ra­mos a un Dios trino, a la San­tí­si­ma Tri­ni­dad, que es el gran mis­te­rio, y el otro mis­te­rio es cuán­do vie­ne el Pa­pa a la Ar­gen­ti­na”.

En mar­zo se cum­plie­ron cua­tro años de la asun­ción de Ber­go­glio co­mo má­xi­ma au­to­ri­dad de la Igle­sia Ca­tó­li­ca y aún no ha vi­si­ta­do co­mo Pa­pa la Ar­gen­ti­na.

AP

BER­GO­GLIO. Es­ta se­ma­na cre­cie­ron los ru­mo­res de su vi­si­ta el año pró­xi­mo, pe­ro fue des­men­ti­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.