De Vi­do, en­tre el jui­cio de On­ce y otra cau­sa sen­si­ble que se reac­ti­va

Perfil (Sabado) - - POLITICA - PA­TRI­CIA BLAN­CO

In­có­mo­do, Ju­lio De Vi­do so­por­tó la fo­to que que­ría el Go­bierno: sen­ta­do en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos por la tragedia de On­ce. En si­len­cio y de es­pal­das a los fa­mi­lia­res de las 51 víc­ti­mas que mos­tra­ban car­te­les pi­dien­do “Ju5T1cia”. Pe­ro su odi­sea con­ti­nua­rá es­ta se­ma­na en los tri­bu­na­les de Co­mo­do­ro Py: el mar­tes se reac­ti­va­rá la cau­sa de Río Tur­bio por la que co­rre ries­go la li­ber­tad del dipu­tado, mien­tras que el miér­co­les en­fren­ta­rá la se­gun­da au­dien­cia del jui­cio.

Su de­fen­sa re­cla­ma­rá al Tri­bu­nal Oral Fe­de­ral 4 la nu­li­dad del de­ba­te. Di­rá que hay “fa­len­cias es­truc­tu­ra­les” en la acu­sa­ción por es­tra­go do­lo­so y ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta. “Ya tie­nen un au­tor de la im­pru­den­cia: el mo­tor­man –ad­vir­tió días atrás el fla­man­te abo­ga­do Ma­xi­mi­li­ano Rusconi–. ¿De Vi­do hu­bie­ra po­di­do evi­tar el re­sul­ta­do? Y la res­pues­ta es no”.

Pe­ro si la es­tra­te­gia fra­ca- sa, De Vi­do se­rá lla­ma­do al es­tra­do y le ofre­ce­rán dar su ver­sión –en in­da­ga­to­ria– so­bre lo que pa­só aquel 22 de fe­bre­ro de 2012 en la es­ta­ción de On­ce. Se­rá su reapa­ri­ción lue­go del res­pal­do que le brin­dó la ex pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner cuan­do, en una en­tre­vis­ta con Sa­muel “Chi­che” Gel­blung, di­jo que la cul­pa la tu­vo el ma­qui­nis­ta Marcos Cór­do­ba.

Sin em­bar­go, el tri­bu­nal tie­ne en su po­der una ar­ti­lle­ría de do­cu­men­ta­ción ofi­cial que lle­gó en los úl­ti­mos días y que tan­to la Fis­ca­lía co­mo la Ofi­ci­na An­ti­co­rrup­ción y las que­re­llas usa­rán pa­ra de­mos­trar que la res­pon­sa­bi­li­dad lle­ga­ba has­ta el en­ton­ces mi­nis­tro. “Cór­do­ba fre­nó pe­ro el tren no reac­cio­nó. Hay una sen­ten­cia en el pri­mer jui­cio que lo es­ta­ble­ce”, sos­tu­vo an­te PER­FIL el abo­ga­do Leo­nar­do Meng­hi­ni, que­re­llan­te y tío de Lu­cas, una de las víc­ti­mas. Y agre­gó: “El tren de­be­ría ha­ber te­ni­do cua­tro sis­te­mas de freno. Al en­trar a On­ce, el freno de ser­vi­cio no se ac­ti­vó y el de emer­gen­cia, de­gra­da­do, se apli­có tar­de. To­do fue cul­pa de la fal­ta de man­te­ni­mien­to. Co­mo el Es­ta­do no con­tro­ló, fue el res­pon­sa­ble”. RíoTur­bio. Al com­pás del jui­cio de On­ce, un pe­li­gro in­mi­nen­te avan­za so­bre la li­ber­tad de De Vi­do. Es por los ca­si $ 265 mi­llo­nes de so­bre­pre­cios que se pa­ga­ron por la mina de Río Tur­bio. Es­te mar­tes, el juez Luis Ro­drí­guez co­men­za­rá la ron­da de in­da­ga­to­rias en el ca­so, en don­de al ex mi­nis­tro le de­sig­na­ron un de­fen­sor ofi­cial. En si­mul­tá­neo, la Cá­ma­ra Fe­de­ral fi­jó la au­dien­cia cla­ve pa­ra ana­li­zar las prue­bas y ar­gu­men­tos del fis­cal Ger­mán Moldes, con vis­tas al arresto del ex mi­nis­tro. Si el tri­bu­nal in­sis­te con los ries­gos que tie­ne un ex fun­cio­na­rio pa­ra en­tor­pe­cer una cau­sa de co­rrup­ción, an­tes de las elec­cio­nes De Vi­do po­dría ser el cen­tro de otra se­sión en el Con­gre­so, en la que se di­ri­ma si pier­de el res­pal­do po­lí­ti­co y tam­bién los fue­ros.

TELAM

EN EL BAN­QUI­LLO. El dipu­tado po­dría brin­dar es­te miér­co­les de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria por la tragedia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.