To­dos pre­sos

Los de­ten­cio­nes de sin­di­ca­lis­tas, más los avan­ces so­bre Me­nem y Cris­ti­na, ge­ne­ran eu­fo­ria en el ofi­cia­lis­mo.

Perfil (Sabado) - - POLITICA - RO­BER­TO GAR­CÍA

Cues­ta pre­ci­sar el ca­li­bre de la úl­ti­ma de­ten­ción del sin­di­ca­lis­ta Pa­ta Me­di­na. Pe­ro se su­po­ne que, en tér­mino de votos, se­rá un mi­sil aún más fa­vo­ra­ble al Go­bierno de lo que fue­ron los car­tu­chos por el en­car­ce­la­mien­to del due­ño de La Sa­la­da an­tes de las PA­SO. Nun­ca más opor­tu­nas las dos di­li­gen­cias de una de­ni­gra­da Jus­ti­cia y la coin­ci­den­cia en el ca­len­da­rio: am­bas, pre­vias a los co­mi­cios. Pe­ro cual­quier sos­pe­cha ve­ro­sí­mil so­bre un plan par­ti­da­rio se de­rrum­ba an­te un fe­nó­meno no cal­cu­la­do: la con­tri­bu­ción es­can­da­lo­sa de los dos en­cau­sa­dos, quie­nes pro­mo­vie­ron un al­bo­ro­to in­sen­sa­to fren­te a la aparición po­li­cial, uno ti­ro­tean­do a los efec­ti­vos, el otro con sus ba­rras bra­vas anun­cian­do que in­cen­dia­ría la pro­vin­cia si se les ocu­rría es­po­sar­lo.

Ho­ras de te­le­vi­sa­ción en di­rec­to pa­ra ob­ser­var el sal­va­jis­mo de los acu­sa­dos, sus os­ten­ta­cio­nes, la ri­que­za inex­pli­ca­ble y, fi­nal­men­te, una re­sis­ten­cia de uti­le­ría. Ni Du­ran Bar­ba po­día ima­gi­nar el desa­tino de es­tos per­so­na­jes, me­nos el ser­vi­cio que le brin­dó a su cam­pa­ña ofi­cial el Pa­ta Me­di­na, un es­pon­tá­neo ému­lo de Jo­sé López y sus bol­sos en el mo­nas­te­rio. Agra­de­ci­da, Ma­ría Eu­ge­nia Vidal: ella es­ti­mu­ló las in­ves­ti­ga­cio­nes de la Jus­ti­cia, no ca­sual­men­te se eje­cu­ta­ron en su te­rri­to­rio. A su vez, Ma­cri co­bra de­re­chos de au­tor y pro­pa­ga un slo­gan in­cues­tio­na­ble: es­ta in­mun­di­cia ma­fio­sa no se des­man­te­ló en el go­bierno de Cris­ti­na, me­nos se hu­bie­ra ex­pues­to en una ad­mi­nis­tra­cion de Scio­li. Yo lo hi­ce.

Rin­den es­tos ope­ra­ti­vos de ín­do­le sindical de­bi­do al des­pres­ti­gio de la ac­ti­vi­dad: en las ur­nas y, so­bre to­do, en la re­pen­ti­na cal­ma ino­cu­la­da a sus di­ri­gen­tes, quie­nes pa­sa­ron de pro­pi­ciar una huel­ga a pe­dir en­tre­vis­tas –las otras fi­lia­les bo­nae­ren­ses de la Cons­truc­ción, por ejem­plo– pa­ra ju­rar que no son igua­les a Me­di­na. Por lo vis­to, des­de que una de las pre­fe­ri­das mi­li­tan­tes de Ma­cri, Gladys Gon­zá­lez, in­ter­vino al Ca­ba­llo Suá­rez en Ma­rí­ti­mos, es­tos pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les re­sul­tan más lu­cra­ti­vos que in­ver­tir en Le­bacs. De ahí que res­tan in­cóg­ni­tas so­bre el fu­tu­ro ju­di­cial de or­ga­ni­za­cio­nes flo­jas de pa­pe­les co­mo Por­te­ros (por una com­pa­ñía adhoc de se­gu­ros) y Me­ta­lúr­gi­cos (por unas pis­tas es­ca­bro­sas que re­ve­ló un abo­ga­do al que de­tu­vie­ron con un abul­ta­do pa­que­te de dó­la­res rumbo a Mon­te­vi­deo). Sin em­bar­go, es­ta va­ra de lim­pie­za y de­pu­ra­ción que pro­ta­go­ni­za una Jus­ti­cia de­nun­cia­da por ve­nal, in­ten­ta un desafío de ma­yor en­ver­ga­du­ra en lo po­lí­ti­co: po­ner en la su­per­fi­cie, en­jui­ciar, des­pla­zar y has­ta en­car­ce­lar a dos ex pre­si­den­tes de la Ar­gen­ti­na, Carlos Me­nem y Cris­ti­na de Kirch­ner, am­bos de una mis­ma ex­trac­ción. No se sa­be aún si el spread a ga­nar en es­tos pro­ce­sos se­rá tan ju­go­so co­mo el que has­ta aho­ra ha pro­vis­to la co­rrup­ción en los sin­di­ca­tos y en el mer­ca­do ne­gro.

Si uno atien­de la eu­fo­ria de cier­tos co­la­bo­ra­do­res di­rec­tos del Eje­cu­ti­vo, es­cu­cha: “Van a ir to­dos pre­sos”. De los ex man- da­ta­rios a co­la­bo­ra­do­res cer­ca­nos (De Vi­do, Bou­dou y per­so­na­jes de me­nor cuan­tía). Ha­blan, cla­ro, co­mo si le en­dul­za­ran los oí­dos a Eli­sa Ca­rrió, inau­gu­ra­ran un nue­vo ci­clo de vi­da y nun­ca hu­bie­sen es­ta­do en el po­der. No han ele- gi­do un cam­po de ba­ta­lla fá­cil, el Se­na­do, cá­ma­ra que de­be­ría ex­pe­dir­se en un ple­na­rio con­tra la in­cor­po­ra­ción del le­gis­la­dor rio­jano y la le­gis­la­do­ra bo­nae­ren­se qui­tán­do­le los fue­ros. Allí el Go­bierno ca­re­ce de ma­yo­ría, man­tie­ne una com­ple­ja re­la­ción de bi­lle­te­ra con las pro­vin­cias, y

sus em- ba­ja­do­res (Mi­chet­ti, Pi­ne­do) a lo su­mo co­se­chan más sa­lu­dos que in­fluen­cias. Pa­ra col­mo, la re­cien­te de­ser­ción del so­cio ra­di­cal An­gel Ro­zas, ex go­ber­na­dor del Cha­co, re­ve­la que has­ta la tie­rra es­cri­tu­ra­da tam­bién apa­re­ce mi­na­da. Aún así, el ca­mino co­rrec­to que se atri­bu­ye el Go­bierno re­cla­ma que ese cuer­po no sea cóm­pli­ce ni en­cu­bra a quie­nes han si­do con­de­na­dos en la Jus­ti­cia. De ahí que tan­to Me­nem co­mo la viu­da de Kirch­ner hoy no só­lo es­tán en cam­pa­ña pa­ra con­se­guir una ban­ca, tam­bién pa­ra de­fen­der­la an­tes de ocu­par­la.

Ya lo ha­bía ad­ver­ti­do Me­nem an­tes de las PA­SO cuan­do ca­si no pu­do ser can­di­da­to por una con­de­na a pri­sión (cau­sa ar­mas). Pa­ra él, el ex­pe­dien­te fue im­pul­sa­do por el ofi­cia­lis­mo aun­que el pro­ce­so ya lle­va más de 20 años (co­mo otro jui­cio por so­bre­suel­dos del cual fue­ron apar­ta­dos 47 fun­cio­na­rios y aho­ra só­lo que­dan Me­nem y otros dos mi­nis­tros). De ahí la ver­sión de que,

an­gus­tia­da, la hi­ja Zu­le­ma te­le­fo­neó a su ami­ga Ju­lia­na, la es­po­sa del Pre­si­den­te, pa­ra re­cor­dar­le his­to­rias co­mu­nes de amis­tad y pi­car­días, y re­pro­char­le lo que le es­tán ha­cien­do al Pa­pi. Jus­to a él, di­cen, que se preo­cu­pó por cier­tos jui­cios que an­ta­ño pe­sa­ron so­bre la fa­mi­lia de la pri­me­ra da­ma (Awa­da) y, en par­ti­cu­lar, le pun­tua­li­zó pre­sun­tas in­ter­ven­cio­nes de su pa­dre en el pro­ce­so de con­tra­ban­do que pa­de­ció Mau­ri­cio du­ran­te su go­bierno. No ter­mi­nó bien el diá­lo­go, cuen­tan. Tam­po­co el que man­tu­vo, días más tar­de, el pro­pio Me­nem con el man­da­ta­rio, a quien el rio­jano le con­fe­só sus pe­nu­rias con la Jus­ti­cia. –“Pe­ro yo, Carlos, so­bre esos te­mas, no pue­do ha­cer na­da. Es un po­der in­de­pen­dien­te la Jus­ti­cia”, ar­gu­yó Ma­cri ca­si co­mo si ha­bla­ra con la pren­sa y el rio­jano un cro­nis­ta sin for­ma­ción pri­ma­ria.

Esa gen­til in­di­fe­ren­cia, sin em­bar­go, obli­gó –se­gún el re­la­to– a que Me­nem res­pon­die­ra: “Mi­ra, Mau­ri­cio, no te ol­vi­des que yo tam­bién fui Pre­si­den­te. Y por diez años”. Pa­ra agre­gar, an­tes de la fría des­pe­di­da, un re­cuer­do so­bre el ho­rri­ble se­cues­tro que pa­de­ció el in­ge­nie­ro, el es­fuer­zo que él hi­zo pa­ra li­be­rar­lo y des­cu­brir a los au­to­res, aña­dien­do su par­ti­ci­pa­ción co­mo je­fe de Es­ta­do pa­ra pa­gar el res­ca­te. Al mar­gen de la ve­ra­ci­dad so­bre el anec­do­ta­rio (los he­chos ocu­rrie­ron, los con­te­ni­dos siem­pre se in­ter­pre­tan), lo cier­to es que Me­nem ele­gi­do se­na­dor por La Rio­ja el 22 se­rá cues­tio­na­do en sus fue­ros a los po­cos días por una con­de­na efec­ti­va en la cau­sa ar­mas. Le que­da­rá al ple­na­rio del Se­na­do, más tar­de, de­ter­mi­nar si le co­rres­pon­de pri­var­lo de esa co­ber­tu­ra y de­jar que va­ya pre­so. Al­go se­me­jan­te po­dría ocu­rrir con Cris­ti­na y sus fue­ros –que no le al­can­za­rían, ob­vio, a su hi­ja Flo­ren­cia–, un tema que la ob­se­sio­na inun­da­da de cau­sas, y pa­ra quien un Me­nem cas­ti­ga­do po­dría ser un an­te­ce­den­te que cues­tio­na­ra tam­bién su li­ber­tad. Se­ría pa­ra­dó­ji­co que am­bos com­par­tie­ran un mis­mo y des­agra­da­ble sino.

Ni Du­ran Bar­ba po­día ima­gi­nar el ser­vi­cio de Pa­ta Me­di­na a la cam­pa­ña ofi­cial

Di­bu­jo: Pa­blo Te­mes

UNO DE TE­RROR... Carlos Me­nem

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.