“Las socias lo­ca­les no sa­bían qué ha­cía Ode­brecht”

El em­pre­sa­rio ase­gu­ra que la de­ten­ción del Pa­ta Me­di­na y el lla­ma­do a in­da­ga­to­ria de Wag­ner y Rog­gio abren una “de­pu­ra­ción” en la obra pú­bli­ca. “Ha­brá un boom de vi­vien­das”, an­ti­ci­pa.

Perfil (Sabado) - - ECONOMIA - JAI­RO STRACCIA

La in­dus­tria de la cons­truc­ción vue­la y es uno de los mo­to­res de la re­cu­pe­ra­ción 2017. Pe­ro tam­bién, sus prin­ci­pa­les ac­to­res son pro­ta­go­nis­tas de un re­di­se­ño en la for­ma de ha­cer ne­go­cios. Hay po­pes em­pre­sa­rios, co­mo Carlos Wag­ner, de Esu­co, y Al­do Rog­gio, de la fir­ma ho­mó­ni­ma, ci­ta­dos a in­da­ga­to­ria por li­ci­ta­cio­nes ama­ña­das en torno al ca­so Ode­brecht; y hay di­ri­ge­nes gre­mia­les, co­mo Juan Pa­blo “Pa­ta” Me­di­na, de­te­ni­dos por sus ma­ne­jos en el gre­mio. En ese con­tex­to, Gus­ta­vo Weiss, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de la Cons­truc­ción (Ca­mar­co), ad­mi­te que hay una “de­pu­ra­ción” que in­clu­ye a to­dos.

—¿La cons­truc­ción cre­ce o re­bo­ta?

—No­so­tros ve­ni­mos cre­cien­do des­de sep­tiem­bre de 2016. Len­to al prin­ci­pio y con mu­cha fuer­za en los úl­ti­mos me­ses. En 2016, la in­dus­tria ca­yó 12%. Es­te año va­mos a re­cu­pe­rar y cre­cer al­go más. Co­mo al prin­ci­pio fue len­to, aho­ra hay que cre­cer más pa­ra pro­me­diar. Hay mu­cha in­ver­sión en obra pú­bli­ca y pau­la­ti­na­men­te la obra pri­va­da cre­ce. No só­lo los in­mue­bles sino la obra pri­va­da vin­cu­la­da a la ins­ta­la­ción de cen­tra­les tér­mi­cas, eó­li­cas y al em­pu­je de Ede­nor y Ede­sur, que me­dian­te el reaco­mo­da­mien­to ta­ri­fa­rio em­pie­zan a in­ver­tir más. —¿Y 2018? —El año que vie­ne, los pro­yec­tos se tie­nen que ir so­li­di­fi­can­do y se tie­nen que ir em­pe­zan­do a cons­truir los pro­yec­tos de cla­se me­dia. Cuan­do el tema de los cré­di­tos UVA es­té ope­ra­ti­vo y es­té en ple­na eje­cu­ción, va a ha­ber un boom im­pre­sio­nan­te de constr uc­ción de vi­vien­da. —So­mos Ar­gen­ti­na: ¿po­de­mos ir del pa­ra­te a la bur­bu­ja, o

El Pa­ta Me­di­na au­men­ta­ba el cos­to de la vi­vien­da; ese me­ca­nis­mo se re­pro­du­ce en otras sec­cio­na­les.

es ri­dícu­lo pen­sar­lo?

—No es ri­dícu­lo, pe­ro to­da­vía no hay una bur­bu­ja ni mu­cho me­nos. Las bur­bu­jas se ge­ne­ran cuan­do hay mu­cho apa­lan­ca­mien­to de crédito, que hoy no hay. Pe­ro sí em­pie­za a ha­ber suba de pre­cios por fal­ta de ofer­ta. Por eso te­ne­mos que sa­lir a cons­truir.

—¿Fal­ta crédito pa­ra los desa­rro­lla­do­res?

—Los ban­cos es­tán tra­ba­jan­do en mo­di­fi­car la ope­ra­to­ria. Es un pro­ce­so que los ban­cos em­pie­zan a en­ten­der.

—¿Có­mo to­mó la de­ten­ción del Pa­ta Me­di­na?

—El pro­ble­ma del Pa­ta Me­di­na, que se re­pro­du­ce en otras sec­cio­na­les del in­te­rior de la Uocra, es que au­men­ta­ba el cos­to de la vi­vien­da. En cons­truc­ción, el 50% de los cos­tos es mano de obra. Si ten­go que pa­gar sa­la­rios más ca­ros, ca­te­ri­ng más ca­ro, to­mar más gen­te de la pre­vis­ta que tra­ba­ja me­nos de lo que de­be­ría, el con­jun­to de au­men­to de cos­to la­bo­ral más la im­pro­duc­ti­vi­dad in­cre­men­ta el cos­to de la vi­vien­da.

—¿Es un fe­nó­meno ge­ne­ra­li­za­do?

—La Uocra tie­ne un co­man­do cen­tral con Ge­rar­do Mar­tí­nez pe­ro tie­ne dis­tin­tas sec­cio­na­les en to­do el país. Una era la del Pa­ta Me­di­na en La Pla­ta, otra era la de Bahía Blan­ca, en Co­mo­do­ro Ri­va­da­via es­tán Los Dra­go­nes. Pe­ro no es to­do el país. En el grue­so del país la Uocra se com­por­ta en tér­mi­nos ra­zo­na­bles.

—En di­ciem­bre es­tán ci­ta­dos a in­da­ga­to­ria Wag­ner y Rog­gio, dos miem­bros pro­mi­nen­tes de la Cá­ma­ra.

—La ins­ti­tu­ción no de­fien­de ni de­fen­dió na­da que no es­tu­vie­ra fue­ra de la ley. Lo que ha­gan las em­pre­sas es apar­te. Si hay em­pre­sas que tie­nen pro­ble­mas con la Jus­ti­cia, de­be­rán eva­luar su pro­ble­ma con la Jus­ti­cia. Des­co­noz­co ab­so­lu­ta­men­te más allá de lo que leo en los dia­rios, las prue­bas y qué su­po­ne el juez so­bre el lla­ma­do a in­da­ga­to­ria. Sí pue­do de­cir que Ode­brecht y Ca­mar­go Co­rrea ha­cían y des­ha­cían, eran amos y se­ño­res de esos con­sor­cios. Mu­chas ve­ces las socias lo­ca­les no sa­bían qué ha­cían los bra­si­le­ños. Y eso lo sé por­que eran que­jas de las em­pre­sas an­tes de que sur­gie­ran los es­cán­da­los. Pe­ro por fue­ra de eso, ha­brá que ver qué prue­bas hay pa­ra pro­du­cir los he­chos.

—¿La Cá­ma­ra pue­de ex­pul­sar a las em­pre­sas im­pli­ca­das?

—Te­ne­mos un có­di­go de éti­ca por el que an­te de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias se ac­túa, con un pro­ce­so o tri­bu­nal que pue­de ter­mi­nar con una ex­pul­sión de una em­pre­sa, pe­ro tie­ne que ha­ber una con­de­na.

—¿Hay una de­pu­ra­ción de los em­pre­sa­rios de la obra pú­bli­ca?

—No so­la­men­te del sec­tor em­pre­sa­rio, tam­bién del sec­tor sindical, de los po­lí­ti­cos, de la Igle­sia, de la so­cie­dad en su con­jun­to, don­de los di­ri­gen­tes son más cul­pa­bles que Do­ña Ro­sa, pe­ro es un cam­bio de to­da la so­cie­dad. Ha ha­bi­do un cam­bio drás­ti­co en la trans­pa­ren­cia con es­te go­bierno y lo ce­le­bra­mos.

En la Cá­ma­ra de la Cons­truc­ción te­ne­mos un có­di­go de éti­ca por el que an­te de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias pue­de ex­pul­sar­se a una em­pre­sa, pe­ro tie­ne que ha­ber una con­de­na.

Juan Pa­blo Me­di­na

Carlos Wag­ner

Al­do Rog­gio

PRE­SI­DEN­TE. Weiss ase­gu­ra que hoy hay más trans­pa­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.