Mos­tra­dor in­te­li­gen­te: un soft­wa­re ad­mi­nis­tra las ope­ra­cio­nes con la tar­je­ta

Perfil (Sabado) - - ECONOMIA - MA­TIAS DOUBLIER* *COO de In­crea­se.

Ope­rar con tar­je­ta re­sul­ta muy con­ve­nien­te pa­ra los co­mer­cios ya que con­tri­bu­ye a un au­men­to en las ven­tas. Sin em­bar­go, el con­trol de las ven­tas con tar­je­ta re­sul­ta, en mu­chos ca­sos, un pro­ce­so te­dio­so. Por eso, gran par­te de los ne­go­cios que ope­ran con tar­je­ta no con­tro­lan las li­qui­da­cio­nes y no tie­nen vi­si­bi­li­dad so­bre su flu­jo de efec­ti­vo.

Cuan­do un co­mer­cio rea­li­za una ven­ta con tar­je­ta, no re­ci­be el di­ne­ro co­rres­pon­dien­te a di­cha ven­ta has­ta den­tro de un pla­zo que pue­de va­riar en­tre dos y trein­ta días há­bi­les, se­gún el ti­po de transac­ción y/o tar­je­ta.

Lle­ga­do el día de pa­go, ca­da tar­je­ta ge­ne­ra una li­qui­da­ción don­de se de­ta­llan to­das las ven­tas que es­tán sien­do pa­ga­das, to­dos los des­cuen­tos que se apli­can so­bre las mis­mas y el mon­to ne­to a acre­di­tar­se.

La fal­ta de con­trol de las li­qui­da­cio­nes pue­de des­en­ca­de­nar di­fe­ren­tes he­chos que pro­du­cen una pér­di­da de di­ne­ro:

* Acre­di­ta­ción del di­ne­ro re­tra­sa­da: por fal­ta de con­trol, los co­mer­cian­tes no no­tan que el ban­co les acre­di­ta en va­rias oca­sio­nes el di­ne­ro al­gu­nos días más tar­de de lo que co­rres­pon­de.

* Pér­di­da de di­ne­ro por fal­ta de vi­si­bi­li­dad del flu­jo de efec­ti­vo. Mu­chos co­mer­cios ne­ce­si­tan ha­cer pa­gos en cier­tas fe­chas, y an­te la in­cer­ti­dum­bre de cuán­do van a co­brar re­cu­rren al pa­go ade­lan­ta­do o “pron­to pa­go” del di­ne­ro que tie­nen a co­brar por el cual ter­mi­nan pa­gan­do un ele­va­do in­te­rés, per­dien­do di­ne­ro.

* Fal­ta de con­trol so­bre re­cha­zos y con­tra­car­gos: un con­tra­car­go es un dé­bi­to que rea­li­za la tar­je­ta en la cuen­ta ban­ca­ria del co­mer­cio por una ope­ra­ción que ya le ha­bían acre­di­ta­do. Pue­de de­ber­se a un des­cuen­to por pro­mo­ción o una de­vo­lu­ción (no son re­cla­ma­bles), un des­co­no­ci­mien­to de com­pra por par­te de un clien­te o una so­li­ci­tud del cu­pón fir­ma­do an­te la de­nun­cia de una tar­je­ta per­di­da o ro­ba­da. Es­tos úl­ti­mos ca­sos sí son re­cla­ma­bles. Des­de que el co­mer­cio re­ci­be la li­qui­da­ción, tie­ne 15 días co­rri­dos pa­ra re­cla­mar. Lue­go de es­te pe­río­do, la li­qui­da­ción se da co­mo con­sen­ti­da y se pier­de el di­ne­ro co­rres­pon­dien­te a esa ven­ta.

Un re­cha­zo no ge­ne­ra nin­gún mo­vi­mien­to en la cuen­ta del co­mer­cio; se tra­ta de ope­ra­cio­nes que no se com­ple­ta­ron. Por ejem­plo, cuan­do se tra­ta de un cu­pón de Au­to­ri­za­ción Inválida y hay que vol­ver a ha­cer el co­bro de la ven­ta. Son más que na­da in­for­ma­ti­vos, ya que nun­ca se fi­na­li­zó la transac­ción. * Im­pues­tos y re­ten­cio­nes: las emi­so­ras de las tar­je­tas, al ser agen­tes de re­ten­ción, apli­can re­ten­cio­nes y per­cep­cio­nes, y co­bran im­pues­tos por los ser­vi­cios que pres­tan. El IVA, las re­ten­cio­nes y las per­cep­cio­nes de las ven­tas son crédito fis­cal que ha­ce que se des­cuen­ten de las pre­sen­ta­cio­nes im­po­si­ti­vas men­sua­les.

* Pro­mo­cio­nes: son acuer­dos que el co­mer­cio rea­li­za con una tar­je­ta o un ban­co pa­ra ofre­cer un be­ne­fi­cio ex­tra a sus clientes. Ge­ne­ran un au­men­to drás­ti­co en las ven­tas, pe­ro tie­nen un cos­to pa­ra el co­mer­cio que se le des­con­ta­rá en la ven­ta.

En su­ma, con­tro­lar las ven­tas con tar­je­tas es fun­da­men­tal pa­ra sa­ber cuán­to di­ne­ro ten­dre­mos dis­po­ni­ble y cuán­do lo co­bra­re­mos, pa­ra po­der pla­ni­fi­car y to­mar de­ci­sio­nes.

La fal­ta de con­trol en las li­qui­da­cio­nes pue­de ge­ne­rar pér­di­das

CEDOC PER­FIL

TO­DO AL POSNET. La ex­plo­sión de los plás­ti­cos im­po­ne re­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.