Im­pac­to eco­nó­mi­co de la co­rrup­ción

Perfil (Sabado) - - ECONOMIA - POR ZENON BIAGOSCH / PRE­SI­DEN­TE DE FIDESNET

Co­rrup­ción pro­vie­ne del la­tín co­rrup­tio. El pre­fi­jo “con” sig­ni­fi­ca “jun­to”, el ver­bo “rum­pe­re” es “ha­cer pe­da­zos” y el su­fi­jo “tio” es la “ac­ción y efec­to”. En sín­te­sis es la ac­ción y efec­to de co­rrom­per, de­pra­var, echar a per­der, so­bor­nar, per­ver­tir, da­ñar. Na­da po­si­ti­vo.

Exis­ten equí­vo­cas po­si­cio­nes que sos­tie­nen que cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y co­rrup­ción son cues­tio­nes di­so­cia­das y que una no afec­ta a la otra. Por el con­tra­rio, cree­mos que los flu­jos de di­ne­ro ile­gal que cir­cu­lan en la eco­no­mía mun­dial son de tal mag­ni­tud que otor­gan un po­der co­rrup­tor le­tal ge­ne­ran­do do­mi­na­ción, de­pen­den­cia y con­ta­mi­na­ción.

Do­mi­nan por­que ya de­mos­tra­ron ser ca­pa­ces de do­ble­gar la vo­lun­tad re­pu­bli­ca­na. Con­ta­mi­nan ya que lo­gran aca­llar has­ta a los más de­cen­tes. Y ge­ne­ran de­pen­den­cia por­que las eco­no­mías desa­rro­lla­das ne­ce­si­tan fi­nan­cia­mien­to acu­dien­do qui­zás, sin sa­ber­lo, a di­chos flu­jos.

Fren­te a un PBI mun­dial es­ti­ma­do en unos 75 bi­llo­nes de dó­la­res (mi­llo­nes de mi­llo­nes), dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes cuan­ti­fi­can los flu­jos ge­ne­ra­dos por cier­tos de­li­tos co­mún­men­te lla­ma­dos “gra­ves”, en apro­xi­ma­da­men­te un 20% de di­cho PBI, afec­tan­do obli­ga­da­men­te a la in­te­gri­dad fi­nan­cie­ra glo­bal (ver in­fo­gra­fía).

Aho­ra bien, esos mer­ca­dos só­lo pre- va­le­cen en tan­to exis­ta el peor y más da­ñino de to­dos los mer­ca­dos ile­ga­les, que es el de la com­pra y ven­ta de vo­lun­ta­des, de pú­bli­cos y pri­va­dos. Es­to ge­ne­ra un en­torno de co­rrup­ción en las so­cie­da­des lo que afec­ta la trans­pa­ren­cia y el sano fun­cio­na­mien­to de cual­quier eco­no­mía.

Al ha­blar de co­rrup­ción no de­be­mos só­lo pen­sar en el uso in­de­bi­do de fon­dos pú­bli­cos por par­te de un pu­ña­do de fun­cio­na­rios de turno. El pro­ble­ma es mu­cho más ge­ne­ra­li­za­do ya que, por ca­so, or­ga­ni­za­cio­nes de las ca­rac­te­rís­ti­cas del nar­co­trá­fi­co lo­gran ins­ta­lar­se en una ju­ris­dic­ción a fuer­za de co­rrom­per. Se com­pran, en­tre otras, la vo­lun­tad de quien tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de con­tro­lar­los co­mo tam­bién de aque­llos más vul­ne­ra­bles y que son fun­cio­na­les a sus ne­ce­si­da­des lo­gís­ti­cas. Con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas. Un sano cli­ma de ne­go­cios se crea con cre­ci­mien­to y re­glas cla­ras y am­bas con­di­cio­nes son afec­ta­das en un en­torno co­rrup­to. El ca­pi­tal no es­pe­cu­la­ti­vo es atraí­do cuan­do en­cuen­tra ren­ta y en tan­to la mis­ma se pue­da sos­te­ner. En un en­torno co­rrup­to di­cha ren­ta se ve afec­ta­da por­que hay un cos­to adi­cio­nal y de­ja de dar ga­ran­tías de per­ma­nen­cia por la ines­ta­bi­li­dad de las re­glas de jue­go que pue­den cam­biar con­for­me ha­ya un me­jor pos­tor. Enu­me­ra­mos a con­ti­nua­ción al­gu­nas otras con­se­cuen­cias di­rec­tas:

De­bi­li­ta la ca­pa­ci­dad del Es­ta­do de re­cau­dar im­pues­tos y los con­tro­les so­bre el gas­to pú­bli­co.

Des­alien­ta el desa­rro­llo y la in­clu­sión fi­nan­cie­ra co­mo así los pro­ce­sos de re­cu­pe­ra­ción de deu­das.

In­cre­men­ta el cos­to y la re­duc­ción de la ca­li­dad de la in­ver­sión pú­bli­ca.

Per­ju­di­ca el ac­ce­so de los paí­ses a los mer­ca­dos cre­di­ti­cios in­ter­na­cio­na­les ya que la in­cer­ti­dum­bre au­men­ta el cos­to de ca­pi­tal.

As­fi­xia la pro­duc­ti­vi­dad des­vian­do la asig­na­ción de los re­cur­sos pro­duc­ti­vos.

Li­mi­ta el desa­rro­llo de buen ca­pi­tal hu­mano por fal­ta de in­ver­sión en edu­ca­ción pro­mo­vien­do la emi­gra­ción del ta­len­to.

Res­pues­ta lo­cal e in­ter­na­cio­nal. Las re­la­cio­nes en­tre los paí­ses se en­cuen­tran ca­da vez más con­di­cio­na­das por los te­mas de agen­da ne­ga­ti­va sien­do las po­lí­ti­cas an­ti­co­rrup­ción una de las prio­ri­da­des. Mues­tra de ello es el aún no sus­crip­to Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te, co­no­ci­do co­mo Naf­ta, don­de la dis­cu­sión de cláu­su­las in­cor­po­ra­das en es­ta ma­te­ria re­tar­dan la re­no­va­ción del acuer­do, ya en la era Trump.

En ese mar­co vie­ne al ca­so re­fe­ren­ciar, en­tre otras ini­cia­ti­vas, el do­cu- men­to Re­com­men­da­tion of the Coun­cil for De­ve­lop­ment Co-ope­ra­tion Ac­tors on Ma­na­ging the Risk of the Co­rrup­tion, pu­bli­ca­do por la OCDE en 2016, el cual ins­ta al mun­do cor­po­ra­ti­vo a apli­car po­lí­ti­cas de ad­mi­nis­tra­ción de ries­go e im­ple­men­tar los co­no­ci­dos pro­gra­mas de in­te­gri­dad pa­ra evi­tar ver­se in­vo­lu­cra­dos en es­tas ac­cio­nes.

Tam­bién con­si­de­ra­mos re­le­van­te el do­cu­men­to del FMI, del mis­mo año pa­sa­do, Co­rrup­tion: Costs and Mi­ti­ga­ting Stra­te­gies, don­de apar­te de rea­li­zar un cla­ro de­cá­lo­go de las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de es­te de­li­to, ex­trac­ta­das en par­te en el pre­sen­te ar­tícu­lo, da cuen­ta de cier­tas re­co­men­da­cio­nes pa­ra los go­bier­nos a fin de me­jo­rar los ni­ve­les de trans­pa­ren­cia, fortalecer el Es­ta­do de de­re­cho, dar­le cre­di­bi­li­dad a las ins­ti­tu­cio­nes y me­jo­rar cier­tas re­gu­la­cio­nes que le dan mar­co a las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas y fi­nan­cie­ras.

A ni­vel lo­cal des­ta­ca­mos la ne­ce­si­dad de con­tar con el tan dis­cu­ti­do pro­yec­to de ley, con re­cien­te apro­ba­ción del Se­na­do, so­bre res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal pa­ra per­so­nas ju­rí­di­cas por de­li­tos de co­rrup­ción. Es­to im­po­ne al mun­do em­pre­sa­rio la ne­ce­si­dad de adop­tar for­mas de or­ga­ni­za­ción pa­ra pre­ve­nir es­te ti­po de he­chos y no in­cu­rrir en con­duc­tas pu­ni­bles. Só­lo si es­ta­ble­cen co­rrec­tos pro­gra­mas de in­te­gri­dad y de­mues­tran una ac­ti­tud proac­ti­va pa­ra im­pe­dir la ocu­rren­cia de un he­cho irre­gu­lar o pa­ra in­ves­ti­gar­lo en ca­so que acon­tez­ca, ha­brán de es­tar exen­tos de res­pon­sa­bi­li­dad.

Ape­la­mos a la pru­den­cia y sen­ti­do co­mún del le­gis­la­dor pa­ra que di­cha norma cum­pla con el es­tán­dar glo­bal re­co­men­da­do y nos fa­ci­li­te el ca­mino pa­ra que nues­tro país lo­gre ser miem­bro pleno de la OCDE, por­que te­ner di­cha ley es re­qui­si­to esen­cial pa­ra de­ten­tar tal con­di­ción.

Al res­pec­to, el pa­pa Fran­cis­co ya nos ad­vir­tió que “la co­rrup­ción no es un vi­cio ex­clu­si­vo de la po­lí­ti­ca. Exis­te tam­bién en las em­pre­sas, en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en las igle­sias, en las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y los mo­vi­mien­tos po­pu­la­res” (...) “es la peor pla­ga so­cial y es­tá ge­ne­ra­da por la ado­ra­ción del di­ne­ro y vuel­ve al co­rrup­to, pri­sio­ne­ro de esa mis­ma ado­ra­ción. Es un frau­de a la de­mo­cra­cia, y abre las puer­tas a otros ma­les te­rri­bles co­mo la dro­ga, la pros­ti­tu­ción y la tra­ta de per­so­nas, la es­cla­vi­tud, el co­mer­cio de ór­ga­nos, el trá­fi­co de ar­mas, etc.”

Ta­les im­por­tan­tes re­fle­xio­nes nos per­mi­ten ase­ve­rar que si no des­te­rra­mos lo que po­de­mos dar en lla­mar el mal de to­dos los ma­les, cual­quier cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que lo­gre­mos con­se­guir siem­pre se­rá de co­yun­tu­ra y nun­ca ha­brá de con­ver­tir­se en un ver­da­de­ro desa­rro­llo sus­ten­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.