Dis­cu­tir con se­rie­dad la pa­ri­dad de género

Perfil (Sabado) - - IDEAS - SE­BAS­TIAN GUIDI* *Abo­ga­do y do­cen­te de de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal (UBA). Ma­gís­ter en De­re­cho (Ya­le Uni­ver­sity).

Un vie­jo chis­te en Ita­lia atri­bu­ye al go­bierno to­do lo ma­lo que pa­sa: Pio­ve, go­verno la­dro! Los abo­ga­dos te­ne­mos una ver­sión pro­pia: to­do lo que no nos gus­ta es in­cons­ti­tu­cio­nal. Al in­ter­ve­nir en el de­ba­te pú­bli­co, a me­nu­do nos ve­mos ten­ta­dos a tra­du­cir dis­cu­sio­nes hon­da­men­te po­lí­ti­cas al su­pues­to len­gua­je de la ley. El de­re­cho es una cons­truc­ción co­lec­ti­va y una fuen­te va­lio­sa pa­ra nues­tra dis­cu­sión de te­mas pú­bli­cos; pe­ro caer en ese re­duc­cio­nis­mo nos lle­va a sos­la­yar la sus­tan­cia de los va­lo­res en jue­go. Peor aún, arries­ga (¿in­ten­ta?) alie­nar a quie­nes le­gí­ti­ma­men­te par­ti­ci­pan en el de­ba­te sin do­mi­nar esa gra­má­ti­ca.

Re­cien­te­men­te, las co­mi­sio­nes de Dipu­tados apro­ba­ron un pro­yec­to lla­ma­do “de pa­ri­dad de género”. Hoy, se­gún la lla­ma­da Ley de Cu­po, por lo me­nos el 30% de los lu­ga­res en las lis­tas de can­di­da­tos a le­gis­la­do­res de­be ser ocu­pa­do por mu­je­res. Se­gún el nue­vo pro­yec­to, en cam­bio, las lis­tas de­be­rán al­ter­nar unas y otros en mis­mo nú­me­ro. En­tre las crí­ti­cas al pro­yec­to, una muy al­ti­so­nan­te tie­ne que ver, jus­ta­men­te, con su su­pues­ta in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad.

El ar­gu­men­to, en­tien­do, es que se­gún la Cons­ti­tu­ción el úni­co re­qui­si­to pa­ra ac­ce­der a em­pleos pú­bli­cos es la “ido­nei­dad”. Al ver­se obli­ga­dos a al­ter­nar mu­je­res y va­ro­nes, se di­ce, los par­ti­dos no ten­drán más op­ción que de­sig­nar a mu­je­res me­nos idó­neas que sus com­pa­ñe­ros só­lo pa­ra cum­plir con es­ta con­di­ción. Es elo­cuen­te que na­die men­cio­ne el es­ce­na­rio in­ver­so, tam­bién po­si­ble: po­dría pa­sar que lo que el par­ti­do de­ba in­cluir a su pe­sar son va­ro­nes no idó­neos, de­jan­do afue­ra a mu­je­res que sí lo son. De he­cho, el PJ, la UCR, el PS, PRO, la CC, GEN, el PO y el PTS tie­nen más afi­lia­das que afi­lia­dos. La con­clu­sión es inevi­ta­ble: si quie­nes in­te­gran las lis­tas fue­ran sim­ple­men­te la me­jor (la “más idó­nea”) ex­trac­ción de la ba­se del par­ti­do, ¡la ley de pa­ri­dad fa­vo­re­ce­ría a los va­ro­nes!

Sa­be­mos que es­to no es así. Hoy, a me­di­da que es­ca­la­mos en los car­gos par­ti­da­rios, las mu­je­res van au­sen­tán­do­se has­ta vol­ver­se una ex­cep­ción. Pa- ra mues­tra un bo­tón: mien­tras tu­vi­mos una pre­si­den­ta, to­das las au­to­ri­da­des na­cio­na­les de su par­ti­do eran va­ro­nes. (Pa­ra otra mues­tra, goo­glée­se el ga­bi­ne­te na­cio­nal). Pa­re­ce­ría que la ex­pli­ca­ción de es­ta dis­mi­nu­ción de pre­sen­cia fe­me­ni­na tie­ne que ser otra que la ido­nei­dad, a me­nos que crea­mos que los va­ro­nes de to­dos los par­ti­dos son abru­ma­do­ra­men­te más idó­neos que sus co­rre­li­gio­na­rias o com­pa­ñe­ras. Es­ti­mo que ni los más fé­rreos opo­si­to­res a la ley de pa­ri­dad pien­san es­to y, por eso, es­tá le­jos de ser ob­vio que el pro­yec­to aten­te con­tra la ido­nei­dad de al­gún mo­do.

De to­dos mo­dos, no me pro­pon­go aquí de­fen­der el pro­yec­to de ley de pa­ri­dad sino re­ti­rar un ar­gu­men­to que no de­be­ría en­tor­pe­cer es­te de­ba­te: de nin­gún mo­do es in­cons­ti­tu­cio­nal. El asun­to es que va­lo­res cons­ti­tu­cio­na­les co­mo los que aquí es­tán en jue­go (igual­dad, ido­nei­dad) son lo su­fi­cien­te­men­te abier­tos co­mo pa­ra que ca­da uno les asig­ne un sen­ti­do con­sis­ten­te con la pro­pia ideo­lo­gía, y es­tá bien. La bús­que­da de su equi­li­brio, se­gún có­mo plan­tee­mos la dis­cu­sión, se­rá una cues­tión po­lí­ti­ca o cons­ti­tu­cio­nal. Vis­to así, no hay tan­ta di­fe­ren­cia.

Lo que im­pi­de la dis­cu­sión es im­pug­nar la va­lo­ra­ción del otro acu­sán­do­la de in­cons­ti­tu­cio­nal. De he­cho, tal vez al­gu­nas de las crí­ti­cas sean acer­ta­das y ha­ya re­dac­cio­nes al­ter­na­ti­vas que re­suel­van al­gu­nos de los pro­ble­mas prác­ti­cos que al­gu­nos per­ci­ben (co­mo las po­si­bles di­fi­cul­ta­des en ar­mar lis­tas des­pués de las elec­cio­nes pri­ma­rias). Pe­ro pa­ra tra­tar de en­con­trar es­te equi­li­brio en­tre los va­lo­res en jue­go hay que re­co­no­cer que la pro­pues­ta del otro bus­ca res­pon­der de­man­das le­gí­ti­mas me­dian­te me­dios le­gí­ti­mos y que, en de­fi­ni­ti­va, los desacuer­dos ra­zo­na­bles se re­suel­ven vo­tan­do.

Con lo in­cons­ti­tu­cio­nal, en cam­bio, no se ne­go­cia: se lo re­sis­te. En có­mo des­cri­bi­mos nues­tras dispu­tas po­lí­ti­cas, en par­te, an­ti­ci­pa­mos nues­tra vo­lun­tad de re­sol­ver­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.