Pie­dra, pa­pel o ti­je­ra

Perfil (Sabado) - - IDEAS - FE­DE­RI­CO RECAGNO* *Se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Tra­ba­ja­do­res Ra­di­ca­les (OTR-CABA) y se­cre­ta­rio ad­jun­to de la Aso­cia­ción del Per­so­nal de los Or­ga­nis­mos de Con­trol (APOC).

Cuan­do ni­ños, en­con­tra­mos al al­can­ce de la mano al­gu­nos mé­to­dos pa­ra re­sol­ver con­flic­tos que, sin sa­ber de dón­de vie­nen, de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción ad­mi­nis­tran jus­ti­cia o equi­dad con no­ta­ble sen­ci­llez.

El “pie­dra, pa­pel o ti­je­ra” es un ejem­plo de in­me­dia­ta re­so­lu­ción de dispu­tas. El “pi­do” o “pi­do gan­cho” es una petición de tre­gua cla­ra y he­rra­mien­ta de pro­tec­ción en mo­men­tos crí­ti­cos.

Pe­ro des­pués cre­ce­mos y re­cu­rri­mos a to­do un sis­te­ma le­gal que nos per­mi­te vi­vir en co­mu­ni­dad y los ins­tru­men­tos simples de la in­fan­cia se pier­den en un laberinto de tin­ta e in­tere­ses con­tra­pues­tos.

Des­de el re­torno de la de­mo­cra­cia, en 1983, en la que cree­mos con in­que­bran­ta­ble fe, los sis­te­mas elec­to­ra­les se han ido re­for­mu­lan­do, tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo pro­vin­cial, de acuer­do con ne­ce­si­da­des reales y con­ve­nien­cias es­pe­cu­la­ti­vas.

En ca­da oca­sión en que la na­ción, una pro­vin­cia o un mu­ni­ci­pio dis­cu­ten un sis­te­ma elec­to­ral es­ta­mos de­fi­nien­do la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca, los que de­li­be­ra­rán y go­ber­na­rán por no­so­tros, es de­cir, las ma­yo­rías y mi­no­rías en las cá­ma­ras le­gis­la­ti­vas y en los con­ce­jos de­li­be­ran­tes y las po­si­bi­li­da­des de ac­ce­der a la pre­si­den­cia, a las go­ber­na­cio­nes o a las in­ten­den­cias.

Cual­quier mo­di­fi­ca­ción al sis­te­ma elec­to­ral ajus­ta los efec­tos po­lí­ti­cos y pue­de ter­mi­nar in­ter­pre­tan­do, con cal­cu­la­da sub­je­ti­vi­dad, la de­mo­cra­cia que to­dos de­ci­mos de­fen­der.

Es así que cual­quier re­gla o so­por­tes téc­ni­cos que se apli­quen en una elec­ción pue­den con­di­cio­nar no só­lo la ca­li­dad y la can­ti­dad de la re­pre­sen­ta­ción, sino tam­bién la trans­pa­ren­cia del re­sul­ta­do fi­nal. A mo­do de ejem­plo, po­de­mos de­cir que en 1983 la elec­ción pre­si­den­cial fue in­di­rec­ta, con co­le­gio elec­to­ral, con dos se­na­do­res por pro­vin­cia, el pre­si­den­te du­ra­ba seis años en el man­da­to, y los go­ber­na­do­res, cua­tro.

Re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal me­dian­te, se acor­ta el pe­río­do a cua­tro años con po­si­bi­li­dad de re­elec­ción, los se­na­do­res pa­san a ser tres por pro­vin­cia, sus man­da­tos dis­mi­nu­yen de nue­ve a seis años, y el je­fe de go­bierno de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res pa­sa a ele­gir­se de ma­ne­ra di­rec­ta.

Las pro­vin­cias han apli­ca­do, de acuer­do con sus nor­mas te­rri­to­ria­les, di­ver­sos sis­te­mas elec­to­ra­les, en al­gu­nos ca­sos re­elec­cio­nes in­de­fi­ni­das, le­yes de le­mas, vo­ta­cio­nes en si­mul­tá­neo a las na­cio­na­les o no, se­gún con­ven­ga, bo­le­ta úni­ca en pa­pel, lis­tas sá­ba­na, bo­le­ta úni­ca electrónica y de­más.

Te­ne­mos can­di­da­tos que pue­den ser ele­gi­dos in­dis­tin­ta­men­te en di­ver­sas ju­ris­dic­cio­nes; por ejem­plo, Cris­ti­na Fer­nán­dez es can­di­da­ta en un dis­tri­to don­de no pue­de vo­tar y, pa­ra no agrie­tar­nos, Eli­sa Ca­rrió pre­ten­dió ser can­di­da­ta por la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, pe­ro, al ser re­cha­za­da, se pre­sen­tó por la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res con pro­nós­ti­co de im­ba­ti­bi­li­dad.

Te­ne­mos le­gis­la­do­res que han ac­ce­di­do a sus ban­cas por un par­ti­do, pa­ra cam­biar, sin prev io av iso, a otro, fren­tes elec­to­ra­les que du­ra­ron só­lo una cam­pa­ña y las re­cor­da­das can­di­da­tu­ras tes­ti­mo­nia­les, en las que los pos­tu­lan­tes se pre­sen­ta­ban sa­bien­do que nun­ca iban a asu­mir el car­go pa­ra el que se can­di­da­tea­ban.

Aho­ra atra­ve­sa­mos a las PA­SO (pri­ma­rias abier­tas si­mul­tá­neas obli­ga­to­rias), que han ser­vi­do só­lo co­mo una gran encuesta na­cio­nal (en las en­cues­tas téc­ni­cas ya na­die cree), cu­ya im­ple­men­ta­ción nos va lle­van­do a un de­cli­ve de la im­por­tan­cia del vo­to y su con­se­cuen­te im­pac­to en la vi­da de­mo­crá­ti­ca.

Vo­te­mos en oc­tu­bre, elec­ción que en es­ta oca­sión es la que va­le, sin pen­sar que ga­na el que más votos sa­ca, sino que ga­na­mos si quie­nes lle­gan a las cá­ma­ras y con­ce­jos real­men­te se po­nen la ro­pa de una re­pre­sen­ta­ción ge­nui­na.

Y un día des­pués re­fle­xio­ne­mos y con­sen­sue­mos un sis­te­ma elec­to­ral que afian­ce la de­mo­cra­cia y el vo­to co­mo he­rra­mien­tas de un país más equi­ta­ti­vo.

Si no lo lo­gra­mos, re­gre­se­mos a la in­fan­cia y, co­mo me­ca­nis­mo de elec­ción, acu­da­mos a la “pi­sa­di­ta del pan y que­so” y que la inocen­cia de la ni­ñez nos ayu­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.