Mal­di­to con­tex­to

Perfil (Sabado) - - IDEAS - CECILIA MOS­TO* *Po­li­tó­lo­ga.

La irrup­ción en el es­ce­na­rio na­cio­nal del PRO, ini­cial­men­te, y de Cam­bie­mos a me­di­da que pa­só el tiem­po, re­sul­tó en un ele­men­to dis­rup­ti­vo en la reali­dad po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na im­pul­sa­do, en gran me­di­da, por la inexis­ten­cia de dispu­ta del po­der que, an­tes de ellos, no era un tema pa­ra na­da me­nor en el pro­ce­so de cons­truc­ción de opi­nión del elec­to­ra­do. En es­te sen­ti­do, el re­sul­ta­do elec­to­ral de 2011 fue im­pac­tan­te no só­lo por el 54% de Cris­ti­na sino tam­bién por el va­cío que re­pre­sen­tó el 17% de Bin­ner. Es­te epi­so­dio pu­so de ma­ni­fies­to la inexis­ten­cia de al­ter­na­ti­vas, al­go ca­tas­tró­fi­co cuan­do to­do ma­yor de 16 años es­tá obli­ga­do, un do­min­go, a ele­gir en­tre al­gu­nas de ellas.

Ca­da vez que Cris­ti­na y sus se­gui­do­res re­fe­rían al 54% no re­gis­tra­ban que en el con­cep­to ra­di­ca­ba el ger­men de su ex­tin­ción. Pa­ra gran par­te de la so­cie­dad ese re­sul­ta­do ac­ti­va­ba sin lu­gar a du­das mu­cha an­gus­tia por­que sin op­cio­nes ha­bla­ba de un sis­te­ma que ha­bía de­ja­do de exis­tir y só­lo que­da­ba la as­fi­xian­te or­ga­ni­za­ción en torno al par­ti­do úni­co. En­ton­ces las elec­cio­nes se aso­cia­ban a un sen­ti­mien­to de pér­di­da mu­cho más pro­fun­do que el de un re­sul­ta­do elec­to­ral, ya que re­fe­ría a la des­apa­ri­ción de un sis­te­ma y el vo­to, con to­do su sig­ni­fi­ca­do pa­ra los ar­gen­ti­nos, se con­ver­tía en un ab­sur­do. No obs­tan­te, del otro la­do, es­ta si­tua­ción des­per­ta­ba una per­cep­ción de enor­me ga­nan­cia y po­si­bi­li­dad. Mu­chos pla­ni­fi­ca­ron so­bre ella a lar­go pla­zo sub­es­ti­man­do es­te sen­ti­mien­to y la di­ná­mi­ca que so­bre él ad­qui­rían, otros ac­to­res del es­ce­na­rio com­pe­ti­ti­vo. Esa eva­lua­ción con­ti­nuó aún des­pués de pro­du­ci­do el fra­ca­so de 2015 por­que se con­si­de­ra­ba que los dri­vers del triun­fo de Cam­bie­mos ha­bían si­do plan­ta­dos por ellos mis­mos con las can­di­da­tu­ras de Da­niel Scio­li y Aní­bal Fer­nán­dez. Aun per­dien­do se sen­tían ar­tí­fi­ces de Ma­cri al que ana­li­za­ban co­mo pro­duc­to de una cir­cuns­tan­cia efí­me­ra, co­mo un pre­si­den­te for­mal y tran­si­to­rio. Fue­ron sus crea­do­res, de mo­do que po­dían tam­bién des­ha­cer­se de él en el mo­men­to opor­tuno.

El de­seo se con­fun­dió con la reali­dad, al­go bas­tan­te ha­bi­tual en la di­ri­gen­cia de cual­quier or­ga­ni­za­ción. La au­sen­cia de re­la­ción con el con­tex­to ge­ne­ró un error de cálcu­lo enor­me y el PRO y Cam­bie­mos em­pie­zan, re­cién aho­ra a ser re­gis­tra­dos en ta­ma­ño real. Un ta­ma­ño que los re­ve­la co­mo ac­to­res in­flu­yen­tes en la cons­truc­ción de opi­nión que, si bien, en par­te, con­tri­bu­ye­ron los erro­res no for­za­dos de sus opo­nen­tes, ellos su­pie­ron cons­truir. Exis­ten tres ele­men­tos cla­ves que pu­sie­ron en si­tua­ción com­pe­ti­ti­va al PRO en el pa­sa­do y que, tam­bién, le au­gu­ran un lar­go ca­mino ha­cia el fu­tu­ro. El pri­me­ro, y el más im­por­tan­te y abar­ca­ti­vo, ra­di­ca en re­pre­sen­tar la su­per­vi­ven­cia del sis­te­ma. El se­gun­do en su es­truc­tu­ra de va­lo­res, atrac­ti­va pa­ra una par­te im­por­tan­te de la so­cie­dad que se sien­te na­tu­ral­men­te atraí­da por la for­ma y con­te­ni­do de su dis­cur­so, por su ló­gi­ca de re­so­lu­ción de con­flic­tos y por la pro­pues­ta éti­ca y es­té­ti­ca de aque­llos que la in­te­gran. El ter­cer ele­men­to, na­da me­nor, es la ca­pa­ci­dad par­ti­da­ria de ge­ne­ra­ción de cua­dros que vie­ne en­gan­cha­da a los pri­me­ros. Exis­te más gen­te que quie­re in­gre­sar y per­ma­ne­cer en Cam­bie­mos de la que se quie­re ir de ese es­pa­cio po­lí­ti­co. Go­za de bue­na sa­lud.

La ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción es sin du­das uno de los atri­bu­tos más va­lo­ra­dos a la ho­ra de in­te­grar re­cur­sos a una or­ga­ni­za­ción hoy. No im­por­ta el re­co­rri­do y la tra­yec­to­ria. Na­die quie­re li­diar con per­so­nas po­co fle­xi­bles que ge­ne­ran re­sis­ten­cia an­te la ne­ce­si­dad de mo­di­fi­ca­cio­nes que, es im­por­tan­te de­cir­lo, han ad­qui­ri­do re­le­van­cia por­que son ca­si per­ma­nen­tes.

La fal­ta de lec­tu­ra de los cam­bios de con­tex­to es tan des­truc­ti­va co­mo la más inequi­ta­ti­va com­pe­ten­cia co­mo la que ge­ne­ra­ba la exis­ten­cia de par­ti­do úni­co. Sin em­bar­go, re­sul­ta ha­bi­tual en­con­trar­se con ese error a la ho­ra de ana­li­zar la pér­di­da de po­der o has­ta la ex­tin­ción de ac­to­res que fue­ron cla­ves has­ta po­co tiem­po an­tes. El pe­ro­nis­mo en su con­jun­to no pu­do leer la di­men­sión del cam­bio que se ge­ne­ra­ba en 2015 y que­da por ver si cuen­ta des­pués de dos años, con los re­cur­sos fle­xi­bles su­fi­cien­tes pa­ra li­mi­tar el con­trol de da­ños ha­cia den­tro de su es­truc­tu­ra y so­bre su can­ti­dad de es­pa­cio en el mun­do ex­te­rior.

El pe­ro­nis­mo no pu­do leer la di­men­sión del cam­bio ge­ne­ra­do a par­tir de 2015

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.