Más pre­pa­ra­dos pa­ra en­fren­tar al te­rro­ris­mo

Perfil (Sabado) - - IDEAS - SYBIL RHODES*

En to­do el mun­do, so­bre to­do en las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les, los pú­bli­cos creen que el te­rro­ris­mo es­tá en au­men­to. Un re­cien­te son­deo rea­li­za­do por Ga­llup en 14 paí­ses eu­ro­peos re­ve­ló, con una me­dia­na de 66%, que los re­si­den­tes creen que el te­rro­ris­mo es un gra­ve pro­ble­ma ac­tual. En Es­ta­dos Uni­dos tam­bién los es­tu­dios han de­mos­tra­do que el te­rro­ris­mo ocu­pa un lu­gar des­ta­ca­do en las lis­tas de los te­mo­res del pú­bli­co. En las re­cien­tes elec­cio­nes ale­ma­nas fue la preo­cu­pa­ción prin­ci­pal pa­ra mu­chos vo­tan­tes.

¿Es­te mie­do es vá­li­do? Y si es así, ¿qué po­lí­ti­cas de­be­rían lle­var­se a ca­bo al res­pec­to?

En pri­mer lu­gar, hay que ser rea­lis­tas. El te­rro­ris­mo ha es­ta­do con la hu­ma­ni­dad siem­pre, y nun­ca pue­de ser com­ple­ta­men­te erra­di­ca­do. En es­te sen­ti­do, de­cla­rar “la gue­rra con­tra el te­rro­ris­mo” es un ges­to inú­til. La con­ten­ción den­tro de un área geo­grá­fi­ca li­mi­ta­da es un ob­je­ti­vo un po­co más rea­lis­ta que la des­truc­ción de to­dos los gru­pos. Otra no­ti­cia so­bria es que los te­rro­ris­tas re­li­gio­sos asig­nan una ma­yor prio­ri­dad que otros gru­pos a “ma­xi­mi­zar las ba­jas”. De he­cho, si se mi­de en tér­mi­nos de muer­tes, el te­rro- ris­mo ha au­men­ta­do en las úl­ti­mas dé­ca­das.

La bue­na no­ti­cia es que to­das las “olas” te­rro­ris­tas an­te­rio­res han aca­ba­do even­tual­men­te. La ma­yo­ría de los gru­pos te­rro­ris­tas fra­ca­san, cuan­do fi­nal­men­te su ideo­lo­gía se vuel­ve me­nos atrac­ti­va. Es­te pa­so ideo­ló­gi­co es esen­cial: de otro mo­do, in­clu­so an­te la de­rro­ta mi­li­tar, un gru­po ter­mi­na, pe­ro otro to­ma su lu­gar.

Ha­ce más de 16 años que Es­ta­dos Un idos ha lle­va­do a ca­bo una “gue­rra” con­tra el te­rro­ris­mo en Me­dio Orien­te, pre­do­mi­nan­te­men­te des­de el ai­re. Las in­ter­ven­cio­nes en Irak y Af­ga­nis­tán han te­ni­do al­gu­nos éxi­tos, pe­ro no han lo­gra­do des­truir la ideo­lo­gía del is­lam mi­li­tan­te. Si bien Al Qae­da ya no es una or­ga­ni­za­ción es­tre­cha­men­te or­ga­ni­za­da, se ha vuel­to mu­cho más des­cen­tra­li­za­da y si­gue sien­do mor­tal. La coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra de­te­ner sus prin­ci­pa­les fuen­tes de fi­nan­cia­mien­to de Es­ta­do Is­lá­mi­co ha te­ni­do al­gu­nos éxi­tos tam­bién. A pe­sar de to­dos es­tos lo­gros, sus miem­bros y ad­mi­ra­do­res son ca­pa­ces de pro­du­cir im­por­tan­tes fa­ta­li­da­des a ba­jo cos­to, fue­ra del área de su­pues­ta con­ten­ción. Los re­cien­tes ata­ques en Bar­ce­lo­na y Cam­brils, Londres, París, Man­ches­ter y Es­to­col­mo fue­ron ba­ra­tos y sen­ci­llos. La es­tra­te­gia de con­ten­ción ha fun­cio­na­do me­jor pa­ra los Es­ta­dos Uni­dos, más pro­te­gi­do por la geo­gra­fía, que pa­ra Eu­ro­pa.

El res­pe­to por los de­re­chos hu­ma­nos y la li­ber­tad de ex­pre­sión pue­de ha­cer que las de­mo­cra­cias sean más vul­ne­ra­bles al te­rro­ris­mo que los paí­ses au­to­crá­ti­cos. Pa­ra abor­da r la a me­na za do­més­ti­ca den­tro de los paí­ses de­mo­crá­ti­cos, la com­pren­sión de las cau­sas y can­ti­dad de te­rro­ris­mo im­por­ta pa­ra lle­var a ca­bo una po­lí­ti­ca apro­pia­da de ges­tión de ries­gos.

De­sa­for­tu­na­da­men­te, la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción y otros as­pec­tos de nues­tra so­cie­dad glo­ba­li­za­da, com­bi­na­dos con ló­gi­cas po­lí­ti­cas a cor­to pla­zo, di­fi­cul­tan la lu­cha in­te­li­gen­te en con­tra del te­rro­ris­mo. Los po­lí­ti­cos es­tán ten­ta­dos a par­ti­ci­par en el “tea­tro de la se­gu­ri­dad”, echan­do la cul­pa a sec­to­res de la so­cie­dad en lu­gar de de­di­car re­cur­sos a la re­co­lec­ción de prue­bas y la pre­ven­ción de la ofer­ta.

Los paí­ses de­mo­crá­ti­cos de­ben en­con­trar un ca­mino pa­ra que las ma rav illas de las co­mu­ni­cac io­ne s mo­der na s coex i sta n si n per­mi­tir que el pá­ni­co do­mi­ne. Las es­tra­te­gias prác­ti­cas pa­ra ello van des­de me­jo­res ser­vi­cios de sa­lud men­tal a ni­vel de las co­mu­ni­da­des lo­ca­les has­ta un re­no­va­do én­fa­sis en las ar­tes li­be­ra­les y la edu­ca­ción cí­vi­ca, y na­rra­ti­vas de es­toi­cis­mo y va­len­tía.

Más im­por­tan­te aún, de­ben de­mos­trar que la de­mo­cra­cia li­be­ral es más atrac­ti­va que el ex­tre­mis­mo re­li­gio­so. Si re­cor­da­mos que otras ideo­lo­gías aso­cia­das con el te­rro­ris­mo en el pa­sa­do, ta­les co­mo el na­cio­na­lis­mo y el co­mu­nis­mo, úl­ti­ma­men­te per­die­ron la ca­pa­ci­dad de ins­pi­rar, se pu­de ima­gi­nar que la mis­ma co­sa le pa­sa al te­rro­ris­mo ac­tual.

Se de­be de­mos­trar que la de­mo­cra­cia es más atrac­ti­va que el ex­tre­mis­mo re­li­gio­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.