“El go­bierno es­pa­ñol lan­zó una ofen­si­va an­ti­de­mo­crá­ti­ca gra­ve”

Perfil (Sabado) - - INTERNACIONALES - LEAN­DRO DA­RIO

Car­me For­ca­dell es­tá en la pri­me­ra lí­nea de ba­ta­lla del in­de­pen­den­tis­mo. Mi­li­tan­te de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC), es la pre­si­den­ta del Par­la­men­to ca­ta­lán que vo­tó la ley de con­vo­ca­to­ria al referéndum de ma­ña­na. Por eso, fue impu­tada por la Jus­ti­cia por pre­va­ri­ca­ción y desobe­dien­cia, tras in­cum­plir una sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal.

—¿Qué mar­gen de par­ti­ci­pa­ción con­si­de­ran vá­li­do pa­ra de­cla­rar la in­de­pen­den­cia si triun­fa el Sí?

—Los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les re­co­mien­dan no fi­jar nin­gún mí­ni­mo de par­ti­ci­pa­ción, y se ce­le­bra­rá a par­tir de es­ta pre­mi­sa. Aun así, es­toy con­ven­ci­da de que va a ha­ber una gran par­ti­ci­pa­ción, pues­to que hay una vo­lun­tad ma­yo­ri­ta­ria de la so­cie­dad ca­ta­la­na de de­ci­dir su fu­tu­ro en un referéndum.

—¿Pue­de un referéndum ce­le­bra­do en es­tas con­di­cio­nes, con ca­ta­la­nes que no pue­dan vo­tar y un fa­llo de sus­pen­sión del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, dar­les de he­cho la in­de­pen­den­cia?

—Es­toy con­ven­ci­da de que el do­min­go se va a po­der vo­tar en el referéndum. Ha­brá co­le­gios elec­to­ra­les abier­tos, ur­nas, pa­pe­le­tas y, so­bre to­do, co­las de gen­te pa­ra vo­tar. Y, sea cual sea el re­sul­ta­do, los ca­ta­la­nes ha­brán ga­na­do. Nos hu­bie­ra gus­ta­do que el referéndum fue­ra pac­ta­do, y has­ta 18 ve­ces he­mos in­ten­ta­do lle­gar a un acuer­do con los su­ce­si­vos go­bier­nos es­pa­ño­les, pe­ro la res­pues­ta ha si­do siem­pre no al diá­lo­go. Y los úl­ti­mos años, ade­más, ju­di­cia­li­za­ron la po­lí­ti­ca, uti­li­zan­do tri­bu­na­les po­li­ti­za­dos co­mo el Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra coar­tar la vo­lun­tad ma­yo­ri­ta­ria de la so­cie­dad ca­ta­la­na de vo­tar y de­ci­dir su fu­tu­ro. —¿Te­me ser en­car­ce­la­da? —No. Evi­den­te­men­te, es un es­ce­na­rio que no es na­da agra­da­ble, pe­ro no lo con­tem­plo, no creo que el Es­ta­do es­pa­ñol lle­gue a ha­cer­lo. Y si lo hi­cie­ra, tam­po­co me mo­ve­ría ni un mi­lí­me­tro en la de­fen­sa del de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción, de la li­ber­tad de ex­pre­sión y del de­re­cho de ini­cia­ti­va de los dipu­tados. Un con­flic­to po­lí­ti­co co­mo el ca­ta­lán se tie­ne que re­sol­ver con las ur­nas, pa­cí­fi­ca y de­mo­crá­ti­ca­men­te. Y fren­te a es­ta vo­lun­tad, el go­bierno es­pa­ñol só­lo op­ta por la re­pre­sión.

—Vo­ces in­de­pen­den­tis­tas de­nun­cia­ron “prác­ti­cas au­to­ri­ta­rias y dic­ta­to­ria­les” del go­bierno es­pa­ñol. ¿Cree que la ad­mi­nis­tra­ción de Ra­joy se ase­me­ja al fran­quis­mo?

—La­men­ta­ble­men­te, hay ac­ti­tu­des del go­bierno es­pa­ñol que re­cuer­dan a épo­cas pa­sa­das. Se es­tán vul­ne­ran­do de­re­chos fun­da­men­ta­les, co­mo la li­ber­tad de ex­pre­sión o de reunión. Cin­co miem­bros de la me­sa del Par­la­ment es­ta­mos que­re­lla­dos por per­mi­tir que se de­ba­tie­ra so­bre el referéndum. Se han prohi­bi­do ac­tos po­lí­ti­cos, ce­rra­do cien pá­gi­nas webs, en­tra­do en re­dac­cio­nes e im­pren­tas, in­ter­cep­ta­do co­rres­pon­den­cia; se han de­te­ni­do car­gos del go­bierno. Han lan­za­do una ofen­si­va an­ti­de­mo­crá­ti­ca muy gra­ve.

AP

PRESION. Ca­ta­lu­ña fue ayer es­ce­na­rio de va­rios “trac­to­ra­zos” a fa­vor del po­lé­mi­co referéndum pa­ra se­pa­rar­se de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.