Pe­se a Mer­kel, Ale­ma­nia por fin es­tre­na el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual

Perfil (Sabado) - - INTERNACIONALES - DAVID COURBET (AFP)

Ale­ma­nia se con­ver­ti­rá ma­ña­na en el de­ci­mo­quin­to país eu­ro­peo en per­mi­tir el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, un de­re­cho con­ce­di­do a re­ga­ña­dien­tes por la re­elec­ta can­ci­ller An­ge­la Mer­kel tras años de opo­ner­se a la ini­cia­ti­va.

El 1º de oc­tu­bre mar­ca­rá la en­tra­da en vi­gor de una ley pro­mul­ga­da en ju­lio. Va­rios mu­ni­ci­pios del país ce­le­bra­rán las pri­me­ras unio­nes en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo. “Es una jornada his­tó­ri­ca que de­be ce­le­brar­se a la al­tu­ra de su im­por­tan­cia”, afir­mó Knut Mild­ner-Spind­ler, a lca lde ad­jun­to de Frie­drichs­hai­nK­reuz­berg, el ba­rrio de mo­da de la ca­pi­tal ale­ma­na.

En Ber­lín, Bo­do Men­de y Karl Krei­le, una pa­re­ja de ho­mo­se­xua­les fa­mo­sos que ya ha­bían si­do los pri­me­ros en se­llar un con­tra­to de unión ci­vil, tam­bién se­rán los pri­me­ros en ca­sar­se. Las pri­me­ras bo­das se rea­li­zan en una at­mós­fe­ra pa­cí­fi­ca, a pe­sar de la opo­si­ción de la de­re­cha na- cio­na­lis­ta de Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia (AfD), que ob­tu­vo un re­sul­ta­do his­tó­ri­co en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, con una lis­ta en­ca­be­za­da por la ac­ti­vis­ta Ali­ce Wei­del, quien cu­rio­sa­men­te es les­bia­na. Di­ver­gen­cias. Ac­tual­men­te, más del 75% de los ale­ma­nes son fa­vo­ra­bles al ca­sa­mien­to ho­mo­se­xual, seg ún las en­cues­tas. Sin em­bar­go, las opi­nio­nes no son uná­ni­mes. Du­ran­te mu­cho tiem­po, Mer­kel pos­ter­gó la de­ci­sión pa­ra no po­ner­se en con­tra a la ra­ma más con­ser­va­do­ra de su pri­me­ra fa­mi­lia po­lí­ti­ca, el par­ti­do so­cial­cris­tiano bá­va­ro CSU, muy ape­ga­do a los su­pues­tos va­lo­res fa­mi­lia­res “tra­di­cio­na­les”.

“Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, fue la re­li­gión la que abrió la puer­ta al avan­ce ac­tual: sin el res­pal­do de la Igle­sia pro­tes­tan­te, que des­de ha­ce años ya ha­bía de­ci­di­do ce­le­brar ca­sa­mien­tos ho­mo­se­xua­les re­li­gio­sos en al­gu­nas re­gio­nes, el pro­ce­so po­dría ha­ber si­do más lar­go”, se­ña­la Joerg Stei­nert, res­pon- sa­ble ber­li­nés de la Aso­cia­ción de Gays y Les­bia­nas.

Fue la pro­xi­mi­dad de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de sep­tiem­bre lo que pre­ci­pi­tó la apro­ba­ción del ca­sa­mien­to ho­mo­se­xual. Ini­cial­men­te rea­cia a la ley, Mer­kel sor­pren­dió en ju­nio pa­sa­do al au­to­ri­zar a sus dipu­tados a pro­nun­ciar­se en fun­ción de sus pro­pias con­vic­cio­nes, qui­tan­do a sus ri­va­les so­cial­de­mó­cra­tas la po­si­bi­li­dad de usar el tema co­mo ar­ma elec­to­ral.

Días más tar­de, los re­pre­sen­tan­tes de izquierda –so­cial­de­mó­cra­tas, eco­lo­gis­tas y ra­di­ca­les– le to­ma­ron la pa­la­bra y so­me­tie­ron a vo­ta­ción un pro­yec­to que es­ta­ba blo­quea­do en el Par­la­men­to des­de ha­cía años. El tex­to fue apro­ba­do por am­plia ma­yo­ría, con el res­pal­do de una par­te de los re­pre­sen­tan­tes con­ser­va­do­res tam­bién par­ti­da­rios de la me­di­da.

Mer­kel, en cam­bio, vo­tó en con­tra, y ex­pli­có que pa­ra ella, “el ma­tri­mo­nio es, se­gún nues­tra Cons­ti­tu­ción, la unión de un hom­bre y una mu­jer”.

AFP

CELEBRACION. Una pa­re­ja gay fes­te­ja la apro­ba­ción de la ley en la fa­mo­sa Puer­ta de Bran­de­bur­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.