El te­rre­mo­to en Mé­xi­co abre sos­pe­chas de co­rrup­ción en el ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio

Tras el desas­tre que pro­vo­có 355 muer­tos, cre­cen las de­nun­cias so­bre vio­la­ción de nor­mas de se­gu­ri­dad y po­ca trans­pa­ren­cia en la in­dus­tria de la cons­truc­ción. Po­lí­ti­cos en la mi­ra.

Perfil (Sabado) - - INTERNACIONALES - JEAN LUIS ARCE (AFP)

Ya re­mo­vi­dos los es­com­bros que de­jó en Mé­xi­co el violento te­rre­mo­to del 19 de sep­tiem­bre, otras grie­tas em­pie­zan a apa­re­cer: las de la ne­gli­gen­cia de au­to­ri­da­des y em­pre­sas cons­truc­to­ras, ba­jo la som­bra de la co­rrup­ción, y la eter­na des­con­fian­za de los me­xi­ca­nos ha­cia sus go­ber­nan­tes.

Ade­más de las 355 muer­tos re­gis­tra­dos has­ta aho­ra, unos 1.800 in­mue­bles de la ca­pi­tal me­xi­ca­na su­frie­ron da­ños sig­ni­fi­ca­ti­vos o gra­ves, mien­tras que me­dios lo­ca­les re­por­ta­ron es­ta se­ma­na que el go­ber­na­dor de Mo­re­los, el se­gun­do es­ta­do con más víc­ti­mas mor­ta­les, ha­bría des­via­do ayu­da mo­ne­ta­ria des­ti­na­da a los damnificados.

Aun­que aún no exis­te un con­teo ofi­cial, se sa­be que unos sie­te edi­fi­cios de de­par­ta­men­tos nue­vos, al­gu­nos en­tre­ga­dos a sus pro­pie­ta­rios es­te año, se de­rrum­ba­ron o que­da­ron in­ha­bi­ta­bles, lo que de­jó en evi­den­cia las fla­gran­tes vio­la­cio­nes a las nor­mas

La es­cue­la que se de­rrum­bó se ha­bía ha­bi­li­ta­do co­mo “es­truc­tu­ral­men­te se­gu­ra” en 2014

de cons­truc­ción de la ciu­dad y la vo­ra­ci­dad de las em­pre­sas cons­truc­to­ras.

“Mi­les de fa­mi­lias se van a que­dar en la ca­lle por­que al­guien no su­per­vi­só ade­cua­da­men­te o al­guien se pu­so de acuer­do pa­ra ob­te­ner ga­nan­cias pri­va­das pa­ra no ha­cer­lo”, ad­vir­tió Max Kai­ser, di­rec­tor an­ti­co­rrup­ción del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad (IMCO).

Se­gún la al­cal­de­sa de Tlal­pan, don­de se ubi­ca­ba una es­cue­la que se de­rrum­bó y en la que mu­rie­ron 19 ni­ños y sie­te adul­tos, és­ta ha­bía si­do de­cla­ra­da “es­truc­tu­ral­men­te se­gu­ra” en 2014, con una cer­ti­fi­ca­ción ofi­cial por cin­co años. La fun­cio­na­ria acla­ró que di­cha apro­ba­ción fue otor­ga­da por la al­cal­día de la ca­pi­tal, que re­cha­za to­da res­pon­sa­bi­li­dad.

Fran­cis­co Fon­ta­na, his­to­ria­dor de 30 años y ve­cino de la es­cue­la, con­tó que uno de los edi­fi­cios ha­bía si­do clau­su­ra­do des­de su inau­gu­ra­ción. Pe­ro, pe­se al im­pe­di­men­to mu­ni­ci­pal, si­guió re­ci­bien­do es­tu­dian­tes. “No sa­be­mos si hu­bo so­borno, pe­ro nun­ca hu­bo un cam­bio en su es­truc­tu­ra”, afir­mó Fon­ta­na. In­vi­si­ble. Pa­ra Mar ia­na Cam­pos, ex­per­ta en gas­to y ren­di­ción de cuen­tas de la or­ga­ni­za­ción Mé­xi­co Eva­lúa, la co­rrup­ción al mo­men­to de cons­truir es un fac­tor a con­si­de­rar pa­ra ex­pli­car có­mo edi­fi­cios que lu­cían re­sis­ten­tes se des­mo­ro­na­ron. Ci­ta el ca­so de uno co­lap­sa­do en el cén­tri­co sec­tor Ro­ma, uno de los in­mue­bles que más víc­ti­mas re­gis­tró en la ca­pi­tal me­xi­ca­na. “Tú no lo ves co­mo un edi­fi­cio que ma­ña­na se va a caer. Se veía bo­ni­to, man­te­ni­do. Y es que la de­fi­cien­cia no es vi­sual y eso fa­ci­li­ta la co­rrup­ción”, di­jo Cam­pos.

Aho­ra vie­ne otro gran desafío: que, en el pro­ce­so de re­cons­truc­ción, el uso de los re­cur­sos y los edi­fi­cios que se cons­tru­yan sean fis­ca­li­za­dos en for­ma trans­pa­ren­te por el Es­ta­do. La la­bor im­pli­ca “gi­gan­tes­cos re­tos de ries­gos de co­rrup­ción que se pue­den dar en el ca­mino”, aler­ta Kai­ser.

El pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to, quien pre­sen­tó es­te miér­co­les el pro­gra­ma de re­cons­truc­ción, con­vo­có al sec­tor pri­va­do a es­ta­ble­cer una me­sa de coor­di­na­ción pa­ra op­ti­mi­zar el des­tino de los re­cur­sos re­cau­da­dos por la so­cie­dad ci­vil. Unos 2.030 mi­llo­nes de dó­la­res se des­ti­na­rán a la re­cons­truc­ción de las zo­nas afec­ta­das por el le­tal te­rre­mo­to.

CEDOC PER­FIL

HO­RROR. Los res­ca­tis­tas si­guen re­cu­pe­ran­do res­tos de víc­ti­mas en­tre los es­com­bros de edi­fi­cios.

VO­LUN­TA­RIOS. Ve­ci­nos so­li­da­rios, pro­ta­go­nis­tas de los res­ca­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.