Po­lé­mi­ca por las de­cla­ra­cio­nes del rec­tor del co­le­gio

Perfil (Sabado) - - SOCIEDAD - AGENCIAS/J.H.

Las pa­la­bras del rec­tor del Co­le­gio Na­cio­nal Bue­nos Ai­res du­ran­te la con­fe­ren­cia de pren­sa que brin­dó ayer a la ma­ña­na, en el co­le­gio, ge­ne­ra­ron fuer­tes crí­ti­cas, in­clu­so del mi­nis­tro de Edu­ca­ción de la Na­ción, de quien di­jo que no pa­re­cía te­ner “di­men­sión de lo que es­tá pa­san­do” y lo lla­mó a es­tar a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias.

Fue lue­go de que el rec­tor hu­bie­ra di­cho –an­tes de co­no­cer­se la de­ci­sión de apar­tar­lo del co­le­gio– que has­ta que no exis­tie­ra una de­nun­cia for­mal las au­to­ri­da­des só­lo le res­trin­gi­rían al alumno cur­sar en su turno co­rres­pon­dien­te. Tras las crí­ti­cas, se to­mó la de­ci­sión de que sea tras­la­da­do a otra ins­ti­tu­ción.

“Las au­to­ri­da­des no toman di­men­sión de lo que es­tá pa­san­do”, ha­bía di­cho Alejandro Fi­noc­chia­ro en de­cla­ra­cio­nes a Ra­dio Na­cio­nal, don­de ade­más ins­tó a las au­to­ri­da­des a “es­tar a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias”. “Cuan­do hay un no de por me­dio, si uno avan­za eso ya es una si­tua­ción de abu­so. ¿El rec­tor y las au­to­ri­da­des del co­le­gio sa­bían que es­to ha­bía pa­sa­do?”, se pre­gun­tó el mi­nis­tro. A la vez que dio por he­cho que con­ta­ban con las he­rra­mien­tas pa­ra in­ter- ve­nir, ya sea ini­cian­do una in­ves­ti­ga­ción o se­pa­ran­do pre­ven­ti­va­men­te al alumno. De­cla­ra­cio­nes. “Hay dos es­tig­ma­ti­za­cio­nes en pa­ra­le­lo fun­cio­nan­do en es­te mo­men­to. Es­to es un co­le­gio, no se tra­ta de qui­tar es­pa­cios de educar (sus­pen­dien­do o echan­do al alumno) ba­jo la hi­pó­te­sis de que es cul­pa­ble. No hay vic­ti­ma­rio ni víc­ti­ma has­ta que no se prue­be na­da. No le pon­ga­mos ró­tu­los a dos chi­cos de una es­cue­la se­cun­da­ria”, ha­bía di­cho tem­prano Zor­zo­li. A la vez que re­mar­có que era de­ci­sión de los pa­dres de la me­nor de 14 años quie­nes de­bían avan­zar o no con la de­nun­cia, no el co­le­gio. “La es­cue­la tie­ne otra fi­na­li­dad, que es educar, y en to­do ca­so ayu­dar a es­ta ni­ña, pro­te­ger­la de to­das las ma­ne­ras que ten­ga­mos al al­can­ce (...). En prin­ci­pio, hay dos es­tu­dian­tes y el co­le­gio se tie­ne que ha­cer car­go de es­tas dos pro­ble­má­ti­cas”, ha­bía di­cho.

Más tar­de, lue­go de las crí­ti­cas del mi­nis­tro de Edu­ca­ción, y el re­vue­lo que se ge­ne­ró en­tre los pa­dres, las pro­pias au­to­ri­da­des de la UBA in­for­ma­ron que el alumno en cues­tión no con­cu­rri­rá más a la ins­ti­tu­ción, aun­que la fi­na­li­za­ción de sus es­tu­dios es­ta­rá ga­ran­ti­za­da. No hay vic­ti­ma­rio ni víc­ti­ma has­ta que no se prue­be na­da. No le pon­ga­mos ró­tu­los a dos chi­cos de una es­cue­la se­cun­da­ria

TELAM

CON­FE­REN­CIA. Ayer por la ma­ña­na, den­tro del es­ta­ble­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.