Des­de el cen­tro de es­tu­dian­tes nie­gan ha­ber que­ri­do ocul­tar la si­tua­ción

Perfil (Sabado) - - SOCIEDAD - NADIA GALAN

El pre­sun­to abu­so de la me­nor du­ran­te la to­ma del Co­le­gio Na­cio­nal de Bue­nos Ai­res se ha­bría pro­du­ci­do en­tre el 7 y 8 de sep­tiem­bre cuan­do co­men­zó la to­ma en ese co­le­gio.

“En nin­gún mo­men­to fue in­ten­ción del Cen­ba ocul­tar es­ta in­for­ma­ción: lo que se hi­zo fue res­pe­tar los tiem­pos de la víc­ti­ma pa­ra sa­lir a ha­blar, sin ex­po­ner­la a una si­tua­ción de la que ella no que­ría ser par­te”, des­ta­ca­ron los in­te­gran­tes del Cen­tro de Es­tu­dian­tes de ese co­le­gio, en un co­mu­ni­ca­do que pu­bli­ca­ron el jue­ves en las re­des so­cia­les, lue­go de que el rec­tor Gus­ta­vo Zor­zo­li hi­cie­ra pú­bli­co lo su­ce­di­do. Ade­más in­for­ma­ron que en aquel en­ton­ces, ha­bla­ron con “el abu­sa­dor pa­ra pe­dir­le que no vi­nie­ra más a la to­ma”.

“Ape­nas se su­po de la si­tua­ción, se res­guar­dó la in­te­gri­dad de la es­tu­dian­te, ha­blan­do con el abu­sa­dor pa­ra pe­dir­le que no vi­nie­ra más a la to­ma pa­ra no ge­ne­rar una si­tua­ción in­có­mo­da pa­ra ella. Ade­más, al día si­guien­te de lo su­ce­di­do em­pe­za­mos a re­dac­tar un Pro­to­co­lo con­tra la Vio­len­cia de Género pa­ra el co­le­gio”, ex­pli­ca­ron. Fue lue­go la pro­pia jo­ven la que posteó en un gru­po ce­rra­do de Fa­ce­book de com­pa­ñe­ros el abu­so que ella ha­bía su­fri­do.

L os m iem­bros del Cen­ba cri­ti­ca­ron al rec­tor: “Nos ape­na que el rec­tor del co­le­gio y va­rios me­dios de co- tu­tor; pe­ro en ca­so de que ellos no lo hi­cie­ran y siem­pre que la edad sea arri­ba de los 13 años, el me­nor pue­de inicar una de­nun­cia so­lo. La pue­de ha­cer cual­quie­ra”, ex­pli­ca a PER­FIL Yael Ben­der, ase­so­ra ge­ne­ral tu­te­lar por­te­ña.

Ayer, las de­cla­ra­cio­nes de Zor­zo­li en cuan­to a si el co­le­gio po­día o no de­nun­ciar lo su­ce­di­do den­tro del es­ta­ble­ci­mien­to ge­ne­ró con­fu­sión. Se­gún se es­ta­ble­ce en ca­sos de abu­so o mal­tra­to den­tro del co­le­gio, el pri­mer pa­so es la in­ter­ven­ción del Con­se­jo de De­re­chos de Ni­ños, Ni­ñas y Ado­les­cen­tes, que es la en­ti­dad que de­be ase­so­rar a la víc­ti­ma y ve­lar por­que se ga­ran­ti­cen sus de­re­chos. Sin em­bar­go, la ins­ti­tu­ción tam­bién po­dría de­nun­ciar­lo. Con­mo­ción. La ado­les­cen­te fue quien hi­zo pú­bli­ca la de­nun­cia, pri­me­ro en un gru­po de Fa­ce­book a los po­cos días de que hu­bie­ra ocu­rri­do una de mu­ni­ca­ción es­tén in­ten­tan­do usar es­te re­cla­mo con fi­nes po­lí­ti­cos de des­le­gi­ti­mar la lu­cha de los es­tu­dian­tes de Ca­pi­tal. No con­sen­suar con la víc­ti­ma, so­bre to­do sien­do és­ta una me­nor de edad, la di­fu­sión de su si­tua­ción es un abu­so a su in­ti­mi­dad. Es es­ta in­ti­mi­dad la que el Cen­tro de Es­tu­dian­tes ha de­ci­di­do res- las pri­me­ras no­ches, cuan­do otro es­tu­dian­te de quin­to año y ma­yor de edad pre­sun­ta­men­te abu­só de ella. Tam­bién lo ha­bía con­ta­do en un gru­po en­tre los com­pa­ñe­ros del Cen­tro de Es­tu­dian­tes; y lue­go lo ra­ti­fi­có an­te las au­to­ri­da­des del co­le­gio, quie­nes to­ma­ron co­no­ci­mien­to es­ta se­ma­na y lo di­fun­die­ron a tra­vés de un co­rreo elec­tró­ni­co en­via­do por Zor­zo­li.

“(…) fue una si­tua­ción de mier­da y una ex­pe­rien­cia ho­rri­ble que no es que pu­de ol­vi­dar y se­guir ade­lan­te. Es al­go que te de­ja he­cha mier­da y rom­pe un mon­tón de co­sas den­tro tu­yo. Yo só­lo les cuen­to pe­tar y el rec­tor vio­lar”.

La pu­bli­ca­ción les va­lió tam­bién a los es­tu­dian­tes va­rios comentarios en con­tra, don­de se los cri­ti­ca­ba por no ha­ber de­nun­cia­do el he­cho ape­nas se en­te­ra­ron de lo ocu­rri­do –ha­ce dos se­ma­nas–, ya que ellos mis­mos ad­mi­ten que le pi­die­ron al pre­sun­to abu­sa­dor no asis­tir más a la to­ma.

“Fue una si­tua­ción de mier­da que no pu­de ol­vi­dar y se­guir ade­lan­te”, es­cri­bió la chi­ca

mi ex­pe­rien­cia pa­ra que pun­tual­men­te se­pan que es­ta per­so­na es un abu­sa­dor y eso no se po­ne en dis­cu­sión”, es­cri­bió en un posteo, don­de ade­más di­jo que lo que le pa­só “no fue un ca­so ais­la­do. Es par­te de una reali­dad que vi­vi­mos to­dos los días. Den­tro del co­le­gio no es el pri­mer ca­so, y se­gu­ra­men­te no se­rá el úl­ti­mo, y no po­de­mos se­guir ha­cién­do­nos los boludos”.

Ayer, la po­lé­mi­ca se co­ló tam­bién en­tre los pa­dres, con crí­ti­cas que apun­ta­ron so­bre to­do a Zor­zo­li, por ha­ber he­cho pú­bli­co lo su­ce­di­do y ha­ber con­vo­ca­do a los me­dios. Tam­bién ha­bla­ban acer­ca del víncu­lo en­tre la víc­ti­ma, que cur­sa se­gun­do año, y el alumno de quin­to año, com­pa­ñe­ros de mi­li­tan­cia, se­gún di­je­ron va­rios de sus hi­jos. PER­FIL in­ten­tó ha­blar con los in­te­gran­tes del Cen­tro de Es­tu­dian­tes pe­ro se re­mi­tie­ron a los co­mu­ni­ca­dos don­de se re­fi­rie­ron al tema (ver apar­te).

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

ME­DI­DA. Al en­te­rar­se pi­die­ron al acu­sa­do que de­je de ir a la to­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.