Mar­cha y ten­sión por la grie­ta en Ca­ta­lu­ña

Tes­ti­mo­nios de una so­cie­dad di­vi­di­da.

Perfil (Sabado) - - PORTADA - AGUS­TI­NA GRASSO

Ma­ña­na es el gran día. To­dos los ojos es­tán pues­tos en lo que su­ce­de­rá en el referéndum in­de­pen­den­tis­ta de Ca­ta­lu­ña. La Ge­ne­ra­li­tat ca­ta­la­na in­for­mó ayer que es­tán lla­ma­dos a vo­tar 5.343.358 ca­ta­la­nes, en un ac­to con­si­de­ra­do ile­gal por el go­bierno de Es­pa­ña.

La Agen­cia Es­ta­tal de Pro­tec­ción de Da­tos ad­vir­tió ayer a los ca­ta­la­nes lla­ma­dos a for­mar las me­sas elec­to­ra­les de la con­sul­ta que se ex­po­nen a san­cio­nes de has­ta 600 mil eu­ros si per­sis­ten en su in­ten­ción de sos­te­ner un referéndum que ya fue de­cla­ra­do in­vá­li­do por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal es­pa­ñol.

Es­ta di­vi­sión de pos­tu­ras a ni­vel le­gal y po­lí­ti­co tam­bién re­per­cu­te en la so­cie­dad: se­gún las úl­ti­mas en­cues­tas, el 50,1% de los ca­ta­la­nes es­tá a fa­vor de la in­de­pen­den­cia, mien­tras que el 45,7% se pro­nun­cia en con­tra y el res­to, in­de­ci­so. Es­ta “grie­ta” en los son­deos se re­pli­ca, a su vez, en el ám­bi­to co­ti­diano: ami­gos, fa­mi­lias, pa­re­jas y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo se en­fren­tan hoy en torno a la con­ve­nien­cia o no de lle­var a ca­bo la con­sul­ta po­pu­lar. Mu­chas de es­tas di­vi­sio­nes se vi­ven in­clu­so en­tre pa­dres e hi­jos. El apo­yo a la se­ce­sión en­tre los me­no­res de 30 años lle­ga al 60%, se­gún una encuesta de So­cio­mé­tri­ca.

“Yo no soy in­de­pen­den­tis­ta y no quie­ro una Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te, pe­ro es­toy ab­so­lu­ta­men­te a fa­vor de que nos tie­nen que de­jar vo­tar –ex­pli­ca a PER­FIL Adria­na Diez, psi­có­lo­ga ca­ta­la­na de 31 años, que vi­ve en Bar­ce­lo­na–. Y el he­cho de que yo no sea in­de­pen­den­tis­ta crea un po­co de con­tro­ver­sia en mi círcu­lo. Por ejem­plo, mi no­via Sa­lut es to­tal­men­te in­de­pen­den­tis­ta. En eso cho­ca­mos un po­co. Yo con la gen­te que ha­blo del tema, choco. En mi ca­sa no son in­de­pen­den­tis­tas y mi pa­dre es más cha­pa­do a la an­ti­gua, es más ex­tre­mis­ta”.

Da­niel To­maino na­ció en Uru­guay. Cuan­do te­nía un año, sus pa­dres se mu­da­ron a Bue­nos Ai­res. Aho­ra ha­ce quin­ce que vi­ve en Es­pa­ña. Ase­gu­ra: “¡Hom­bre! En cual­quier par­te don­de sa­ques el tema ya tie­nes un de­ba­te mon­ta­do. En una reunión fa­mi­liar, en un bar to­man­do un ca­fé, con un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo. Los me­dios só­lo ha­blan de qué pa­sa­rá el do­min­go, en­ton­ces el tema es­tá ins­ta­la­do en to­das par­tes”.

To­maino, de 55 años, tie­ne en cla­ro por qué el tema ge­ne­ra tan­to de­ba­te: “Yo me pe­leo con to­do el mun­do por­que di­go lo que pien­so. Pe­ro hay gen­te más ce­rra­da que ha­bla por lo ba­jo por te­mor a lo que opi­nen los de­más. Hay co­mo un me­dio en­cu­bier­to a qué pen­sa­rá és­te o qué di­rá aquél”.

So­le­dad Balduzzi, pe­rio­dis­ta chi­le­na que vi­ve en Bar­ce­lo­na, cuen­ta que “a las diez de la no­che siem­pre se es­cu­chan ca­ce­ro­la­zos con­tra­rres­ta­dos con la can­ción de Se­rrat Me­di­te­rrá-

Es­toy a fa­vor de vo­tar, pe­ro no de la in­de­pen­den­cia. Mi no­via sí. ADRIA­NA DIEZ, PSI­CÓ­LO­GA

neo”. Es que exis­te una ini­cia­ti­va de los par­ti­da­rios del No que se pro­pu­so uti­li­zar la me­lo­día pa­ra neu­tra­li­zar las ca­ce­ro­las in­de­pen­den­tis­tas.

“Tam­bién hay pintadas nue- vas que di­cen ‘Vo­ta­re­mos el 1 de oc­tu­bre pa­ra ser li­bres’ – agre­ga Balduzzi–. Se ve gen­te que pe­ga afi­ches en las ca­lles y otra que los des­pe­ga. La so­cie­dad es­tá di­vi­di­da, pe­ro se sien­te mu­cho más el pul­so del Sí. Se mo­vi­li­zan, pe­ro de ma­ne­ra muy tran­qui­la. No es La­ti­noa­mé­ri­ca. Aho­ra se ve que mu­chos es­tán a fa­vor del referéndum por­que es­tán muy mo­les­tos por có­mo el

El cen­tro de Bar­ce­lo­na fue ayer es­ce­na­rio de una mul­ti­tu­di­na­ria mar­cha de cie­rre a fa­vor de la in­de­pen­den­cia, en la que fla­mea­ron las clá­si­cas s ban­de­ras es­te­la­das y se ex­hi­bie­ron car­te­les y con­sig­nas con­tra el go­bierno es­pa­ñol del pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy.

EL UL­TI­MO AC­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.